Problemas de fertilidad

Read this page in English


La mayoría de los médicos define la infertilidad como la incapacidad de quedar embarazada después de intentarlo durante un año o la incapacidad de retener un embarazo.

En algún momento de su vida, la mayoría de las personas piensa en tener hijos. Aunque no todas deciden tener niños, la mayoría de las personas quiere contar con la opción. Algunos tratamientos de cáncer de mama pueden causar infertilidad temporal o hacer más difícil que quedes embarazada después de concluir el tratamiento. Otros tratamientos causan menopausia permanente e irreversible, lo que implica esterilidad definitiva.

Existen tres terapias hormonales aprobadas para tratar a mujeres premenopáusicas: tamoxifeno, Evista (nombre genérico: raloxifeno) y Fareston (nombre genérico: toremifeno). Estas terapias hormonales pueden hacer que tu período se vuelva irregular o se interrumpa, y que tus ovarios detengan la producción de óvulos. Muchas mujeres siguen siendo fértiles y comienzan a menstruar de nuevo después de concluir la terapia hormonal. Pero es importante saber que algunas mujeres tienen problemas para quedar embarazadas después de la terapia hormonal.

La supresión de la función ovárica (que se realiza con medicación y extirpación quirúrgica de los ovarios) hace que tu cuerpo detenga la emisión mensual de óvulos, de modo que dejarás de ser fértil. Esta infertilidad es permanente.

La quimioterapia puede dañar algunos de los óvulos de tus ovarios y puede hacer que tus períodos se vuelvan irregulares o se detengan. Si eras premenopáusica antes de comenzar la quimioterapia, es posible que tus períodos se reanuden después de finalizar el tratamiento. Aunque tus períodos no vuelvan, igualmente podrías ser fértil. Si estás cerca de la menopausia al comenzar la quimioterapia, tus períodos tal vez nunca se reanuden y quedes permanentemente estéril.

Cómo tratar los problemas de fertilidad

La mayoría de los médicos considera que el tratamiento de cáncer de mama es más importante que los problemas de fertilidad. Pero quizá no tengas que escoger entre uno y otro. Muchas mujeres logran sobrellevar el tratamiento y luego tienen un bebé sano.

Habla con tu médico acerca de tus opciones de fertilidad:

  • ¿Cuál es tu pronóstico? ¿Qué tan grave es tu afección? ¿Tu pronóstico es bueno? ¿Te animas a ser madre en el futuro? ¿O tu pronóstico hace que no quieras correr nuevos riesgos?
  • ¿Qué tan riesgoso es para ti quedar embarazada? Habla con tu médico sobre los riesgos del embarazo en lo que respecta al tipo de cáncer que tienes. No existen pruebas concluyentes de que el embarazo afecte al pronóstico de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama. Pero cada situación es única y es necesario evaluarla.

Si tu pronóstico es bueno y el embarazo carecería relativamente de riesgos, habla con tu médico y un especialista en fertilidad sobre las opciones que tienes de preservar la fertilidad. Hazlo antes de comenzar el tratamiento. Probablemente desees preguntar lo siguiente:

  • ¿Puedes guardar óvulos fertilizados en un banco, en caso de no poder producirlos después?
  • ¿La estimulación ovárica (con fertilización in vitro) es la única opción realista para obtener suficientes óvulos?
  • ¿Existe otro tipo de tratamiento de fertilidad que pueda ser menos riesgoso para ti?
  • ¿Deberías congelar tejido ovárico además de los óvulos o en lugar de ellos?
  • ¿Deberías pensar en tomar fármacos para suprimir la función ovárica durante la quimioterapia?
  • ¿Cuáles son los requisitos y los costos aparejados (desde el punto de vista médico, financiero y de tiempo) de cada método?
  • ¿Puedes posponer el tratamiento? ¿Sería riesgoso para ti posponer el tratamiento seis semanas para tener tiempo de realizar la estimulación y la fertilización in vitro?
  • ¿Son riesgosos para ti los fármacos para la fertilidad? ¿Las hormonas que se usarán para estimular la ovulación serán inocuas para ti o las concentraciones de estrógeno son riesgosas?
  • ¿De quién será el esperma que utilices? Si tienes una relación estable con un hombre, necesitas estar segura de que tú y tu pareja están comprometidos por igual a tener hijos. Si eres soltera o tienes una relación estable con una mujer, tú, o bien tú y tu pareja tienen que pensar si están dispuestas a conseguir una donación de esperma.
  • ¿Puedes afrontar los tratamientos de fertilidad? Averigua si tu seguro médico cubre los tratamientos de fertilidad y piensa en qué harás si no están completamente cubiertos.

Si tus ovarios dejan de producir óvulos definitivamente, podrás ser madre de todos modos, si estás abierta a la idea de tener un niño sin usar tus óvulos. Existen varias opciones:

  • Donación de óvulos: Los óvulos donados provienen de una mujer que voluntariamente se somete al ciclo de estimulación hormonal y a la que luego se le extraen los óvulos. Después de obtener los óvulos de la donante y de fertilizarlos con esperma de tu pareja (o donado), el embrión se traslada a tu útero.
  • Donación de embriones: Se traslada a tu útero un óvulo fertilizado de otra pareja.
  • Alquiler de vientre: Una mujer queda embarazada mediante inseminación artificial con esperma de tu pareja y lleva el embarazo a término, es decir, hasta que nace el bebé.
  • Adopción: La adopción está disponible para casi cualquier persona que desee tener un hijo. Mientras algunos organismos prefieren un hogar de dos padres, muchos otros se complacen en brindar al niño un hogar con el cariño de una madre soltera. Es útil consultar con un consejero experto en adopción que pueda guiarte a través del proceso.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio