comscoreAntes de la mastectomía: diez consejos para la estancia en el hospital y la recuperación

Antes de la mastectomía: diez consejos para la estancia en el hospital y la recuperación

Integrantes de la comunidad de Breastcancer.org comparten diez consejos previos a la mastectomía que te permitirán estar preparada para la recuperación en el hospital y en tu casa.
 

Si te vas a someter a una mastectomía, pasarás una o varias noches en el hospital. La duración de la estancia dependerá de si te van a extirpar ganglios linfáticos (disección de ganglios linfáticos axilares) o te van a hacer una reconstrucción mamaria. Luego, te recuperarás en casa durante varias semanas.

Por lo general, se te indicará que no levantes más de 4 kg durante algunas semanas. Cuanto más complicada sea la cirugía, más larga será la recuperación y más restricciones tendrás en cuanto a actividades físicas, tales como empujar, tirar y levantar los brazos sobre la cabeza. En la visita previa a la cirugía, habla con tu equipo de tratamiento sobre qué puedes esperar. Pregunta cuántas incisiones y drenajes quirúrgicos tendrás, cómo cuidarlos y si limitarán actividades como ducharte y hacer ejercicio ligero.

A continuación, algunas integrantes de la comunidad de Breastcancer.org comparten diez consejos sobre lo que puedes hacer antes de la mastectomía para estar preparada para la recuperación en el hospital y en casa.

 

Preparación para la hospitalización

1. Prepara ropa cómoda y fácil de poner: aunque te quedes una sola noche, necesitarás algo de ropa para volver a casa. Si te quedas más tiempo, es probable que te canses de la bata del hospital. Elige algunas chaquetas deportivas, o camisetas de algodón o franela que se cierren fácilmente con cremallera, lazos o botones; nada que se ponga metiendo la cabeza. Nuestra comunidad también recomienda pantalones anchos con cintura elástica de algodón o tejidos suaves. Es especialmente importante que no te aprieten si te hacen una reconstrucción con tejido del abdomen, ya que esa área estará sensible. (Y nada demasiado elegante o caro, ya que las incisiones pueden supurar al principio).

Llévate ropa interior cómoda y calcetines mullidos antideslizantes (si no quieres usar los que proporciona el hospital) o zapatillas/mocasines con suela antideslizante. No necesitarás sostenes: te despertarás con un sostén quirúrgico que tendrás que llevar durante un tiempo.

Durante tu estancia, pregunta si te pueden proporcionar un segundo sostén quirúrgico para llevártelo a casa y así poder alternarlos mientras los lavas.

2. Llévate artículos que puedan ayudarte a sentirte limpia sin ducharte: puede que no sea recomendable ducharte durante varios días después de la cirugía, pero los hospitales suelen proporcionar jabón, toallas y desinfectante de manos. Es posible que prefieras usar tus propios artículos de aseo; algunas de las integrantes de nuestra comunidad también recomiendan llevar toallitas húmedas para refrescarse. No olvides un cepillo para el pelo, gomillas si tienes el pelo largo, champú seco y quizá una cinta elástica para mantener el cabello sin lavar bajo control. Deja el desodorante y las cremas corporales en casa, a menos que se te realice una mastectomía en un solo lado y el equipo de tratamiento apruebe su uso en el otro lado.

3. Incluye otros artículos para tu comodidad, pero sin pasarte: piensa en qué te hará sentirte cómoda durante tu estancia. Las integrantes de nuestra comunidad recomiendan una almohada de viaje para el cuello, gafas de lectura, libros y revistas, cuadernos de pasatiempos o de colorear para adultos, y tu teléfono u otro dispositivo electrónico con cargador y auriculares. Otras sugerencias: bálsamo labial, gotas para los ojos, crema hidratante para la cara y las manos, y caramelos o pastillas para chupar. Puede que quieras tener tu propia botella de agua. Si tienes el sueño ligero, una máscara para los ojos y tapones para los oídos podrían ser útiles.

4. Prepara un plan para mantener informados a tus seres queridos: durante y después de la cirugía, tu equipo se comunicará con una persona de contacto para proporcionarle información sobre tu progreso y resultados. Planifica cómo esa persona informará a los demás y quién debería estar en la lista. Un correo electrónico o un mensaje de texto de grupo suele ser lo más cómodo. Si la persona de contacto tiene que hacer llamadas telefónicas, trata de limitarlas a una o dos personas que luego puedan llamar a otras. Si te quedas más de uno o dos días, puedes decidir después de la cirugía si quieres o no visitas. Usa el mismo sistema para informar a la gente.

5. Planifica con antelación la vuelta a casa: ten pequeños cojines en el coche para poder colocarlos debajo del cinturón de seguridad a lo largo del pecho y en el regazo (si te hacen cirugía abdominal como parte de la reconstrucción). Algunas integrantes de la comunidad también recomiendan una manta para el regazo. Si te recetan analgésicos, toma algunos antes de salir del hospital. Nuestra comunidad también sugiere comprarlos antes de que te den el alta o que alguien vaya a tu farmacia habitual a recogerlos. Esto evitará la necesidad de parar de camino a casa.

6. Si tienes una rutina de belleza, pide citas para la semana anterior a la cirugía: ve a la peluquería para cortarte y teñirte el pelo. Hazte las uñas, pero confirma con tu equipo quirúrgico si puedes usar esmalte (algunos dicen que no, otros que solo colores claros). Depílate las cejas o hazte un tratamiento facial. Las integrantes de la comunidad recomiendan hacer todo esto antes, ya que es posible que después no puedas durante un tiempo.

 

Preparación de la casa

Nuestra comunidad ofrece consejos para preparar tu casa habitación por habitación para que te sientas más cómoda después de la cirugía. Es probable que tengas algo de dolor, fatiga y límites para levantar cosas, por lo que planificar con anticipación puede marcar una gran diferencia.

7. Prepara la cocina: cocina y congela algunos platos por adelantado y ten a mano otros alimentos preparados (sándwiches, ensaladas, etc.). Compra alimentos saludables, tales como frutas y verduras, frutos secos y yogures. Si tus amigos o familiares te ofrecen traerte comida, no seas tímida: diles lo que os gusta comer a ti y a tu familia.

Mueve los utensilios o los platos de uso frecuente que estén en los estantes altos a los estantes inferiores. Compra tamaños más pequeños y ligeros de leche y zumos. Si compras algunas cosas a granel que pesen mucho, como detergente para ropa o comida para mascotas, colócalas en recipientes más pequeños que puedas levantar. Consigue una herramienta para abrir frascos o pide a alguien que los abra en tu lugar.

8. Organiza tu habitación: prepara tu armario de modo que todas las batas, los pijamas, las camisetas y los pantalones fáciles de poner estén en un solo lugar y sean de fácil acceso. Por lo general, los drenajes quirúrgicos se fijan al sostén quirúrgico, así que ten a mano algunos imperdibles adicionales. Algunas personas encuentran útil realizar un corte en el interior de los bolsillos de las sudaderas o las batas para pasar los drenajes quirúrgicos. Algunas de las integrantes de nuestra comunidad también sugieren usar una riñonera o algún otro elemento con bolsillos para sujetar los drenajes quirúrgicos. (En tal caso, ten cuidado con el área abdominal si tienes incisiones). Compra algunos sostenes deportivos cómodos, fáciles de poner y con cierre delantero para usarlos después de dejar de usar el sostén quirúrgico.

Coloca todo lo que puedas necesitar al alcance de la mano, como pañuelos de papel, revistas, almohadas adicionales y el mando a distancia. Almohadas pequeñas, cojines de espuma, un respaldo o incluso una almohada corporal pueden proporcionar apoyo adicional, ya que podría resultarte incómodo acostarte. Antes de salir del hospital, pregúntale al personal de enfermería cómo entrar y salir de la cama para minimizar las molestias. Lava varios juegos de sábanas con antelación para que estén listos para usar.

9. Equipa el cuarto de baño: si se te permite ducharte antes de que te quiten los drenajes, es probable que el equipo de tratamiento te advierta que no los mojes demasiado. Nuestra comunidad recomienda usar un asiento de ducha y un cabezal de ducha manual. Algunas personas utilizan cordones con pinzas metálicas, como los que se usan para llevar una tarjeta de identificación, para sujetar los tubos mientras se duchan. Compra botes más pequeños de champú, acondicionador y gel que sean más fáciles de levantar.

Dependiendo de las recomendaciones del cirujano, otros elementos útiles pueden ser: compresas o discos absorbentes para colocar dentro del sostén quirúrgico en caso de que las incisiones supuren, guantes médicos para manipular los drenajes o cambiar los apósitos, bolsas de basura pequeñas para desechar los apósitos y toallitas con alcohol para presionar los tubos de los drenajes (para ayudar a que el líquido se mueva). También se recomienda usar tapones que no sean a prueba de niños para los medicamentos.

10. Piensa en cualquier otra cosa que puedas necesitar para sentirte cómoda en las semanas posteriores a la mastectomía: algunas de las integrantes de nuestra comunidad compraron uno de esos dispositivos de agarre largos que permiten sujetar cosas sin inclinarse ni levantar el brazo. Compra DVD, suscríbete a Netflix o Hulu, descarga audiolibros o podcasts, o consigue cualquier otra cosa que necesites para entretenerte. Si vives sola o eres la única persona adulta en casa, piensa en cómo hacer las tareas del hogar, como lavar la ropa o sacar la basura, mientras no puedas levantar objetos pesados.

Revisado por 2 advisers médicos
 
Audrey Berry, MSN, RN, CBCN
Fox Chase Cancer Center, Philadelphia, PA
Marcia Boraas, MD, FACS
Fox Chase Cancer Center, Philadelphia, PA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría

— Se actualizó por última vez el 10 de febrero de 2022 20:12