comscoreMastectomía

Mastectomía

La mastectomía es una cirugía en la que se extirpa todo el tejido mamario para tratar o prevenir el cáncer de mama.

La mastectomía es una cirugía en la que se extirpa todo el tejido mamario para tratar o prevenir el cáncer de mama.

En algunos tipos de mastectomía se extirpa toda la mama, mientras que en otros se pueden mantener intactas una parte o la totalidad de la piel de la mama, el pezón y la areola.

 

¿Qué es la mastectomía?

La mastectomía es una cirugía en la que se extirpa todo el tejido mamario, ya sea para tratar el cáncer de mama o para evitar que se desarrolle en personas con riesgo alto.

La extirpación quirúrgica de una mama se denomina mastectomía unilateral (o simple). La extirpación de ambas mamas se denomina mastectomía bilateral (o doble).

Por lo general, también se extirpan algunos ganglios linfáticos axilares del lado del tumor para ver si el cáncer se extendió más allá de la mama. Sin embargo, no se suelen extirpar ganglios linfáticos cuando se realiza una mastectomía para prevenir el cáncer de mama.

Tras la mastectomía, se puede realizar una cirugía de reconstrucción mamaria para restaurar la forma y el aspecto de las mamas. La reconstrucción mamaria se puede realizar al mismo tiempo que la mastectomía (reconstrucción inmediata) o en una fecha posterior (reconstrucción diferida).

Si te hacen una reconstrucción inmediata, es posible que puedas elegir un tipo de mastectomía que deje la mayor parte de la piel del seno intacta (mastectomía con conservación de la piel) o un tipo que deje la piel de la mama, el pezón y la areola intactos (llamada mastectomía con conservación del pezón).

Si no quieres que te hagan una reconstrucción mamaria, puedes optar por el “pecho plano” después de la mastectomía. Puedes pedirle al cirujano que realice un procedimiento llamado cierre plano estético, el cual crea una pared torácica lisa y plana. Las prótesis son una opción para las mujeres que no se hacen una reconstrucción pero siguen queriendo la apariencia de tener mamas.

Después de una mastectomía, la mayoría de las mujeres pierden la sensibilidad en la zona de las mamas. Esto se debe a que, durante una mastectomía, se dañan o se extirpan los nervios de la piel de la mama, el pezón y la areola.

Es importante tener en cuenta que es posible que las mamas no queden simétricas (en cuanto a tamaño, forma y posición) si se extirpa y reconstruye una sola mama, o si se reconstruyen ambas y después se recibe radioterapia en una de ellas. Por lo general, la cirugía para hacer que las mamas se parezcan más en tamaño, forma o posición es optativa.

Tómate el tiempo que necesites para reunir información sobre todas las opciones quirúrgicas, obtener respuestas a tus preguntas por parte de los médicos y realizar tu propia investigación. Puede que sientas que debes comenzar el tratamiento lo antes posible pero, en la mayoría de los casos, tienes tiempo para pensar detenidamente en las opciones. Tú y tus médicos podéis determinar qué es lo mejor para ti. 

 

¿Es la mastectomía la opción correcta en tu caso?

Algunas mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en estadio temprano pueden elegir entre una mastectomía (en la que se extirpa todo el tejido mamario) o una lumpectomía (en la que solo se extirpa el tumor y una pequeña cantidad de tejido circundante). En general, después de una lumpectomía, se recomienda radioterapia.

La mastectomía puede ser la opción recomendada en los siguientes casos:

  • El tumor mide más de 5 centímetros

  • Hay dos o más tumores en diferentes partes de la mama

  • Tienes una mutación genética heredada que aumenta el riesgo de desarrollar un segundo cáncer de mama, como una mutación de los genes BRCA1 o BRCA2

  • Tienes cáncer de mama
    inflamatorio
     

  • Tienes varias áreas o áreas muy grandes de carcinoma
    ductal in situ (CDIS)

  • La mama es pequeña y una lumpectomía te dejaría muy poco tejido mamario

  • El cirujano ya intentó extirpar el tumor con lumpectomía en varias ocasiones, pero no logró extirpar el cáncer por completo y obtener márgenes limpios

  • El médico te recomienda evitar la radioterapia porque ya recibiste radiación en la misma mama, tienes una enfermedad que te hace sensible a los efectos secundarios de la radiación (como esclerodermia o lupus), o estás embarazada

  • Ya tuviste cáncer de mama previamente en la misma mama

  • Crees que te quedarás más tranquila con una mastectomía que con una lumpectomía

En algunos casos, la mastectomía implica que puedes evitar la radioterapia.

Es importante saber que, si te diagnostican cáncer de mama en estadio temprano, la mastectomía no siempre te da más probabilidades de supervivencia a largo plazo en comparación con la lumpectomía seguida de radiación. Las investigaciones demuestran que las tasas de supervivencia son similares en ambos casos. 

Obtén más información sobre la elección entre mastectomía frente a lumpectomía.

 

Tipos de mastectomía

Existen diferentes tipos de mastectomía. Tú y tus médicos decidiréis qué tipo es mejor en tu caso.

Obtén más información sobre los tipos de mastectomía.

 

Sí o no a la reconstrucción mamaria

Cuando tomes tus decisiones acerca de la mastectomía, deberás pensar si quieres una reconstrucción mamaria o no.

Algunas personas optan por una cirugía de reconstrucción mamaria para restaurar la forma y el aspecto de una o ambas mamas.

Otras deciden no someterse a una reconstrucción, y pueden optar por un cierre plano estético (un procedimiento quirúrgico que crea una pared torácica lisa y plana). Las prótesis son una opción para las mujeres que no se hacen una reconstrucción pero siguen queriendo la apariencia de tener mamas.

Tu equipo médico hablará contigo sobre las opciones de reconstrucción mamaria y te derivarán a un cirujano plástico antes de la mastectomía. Es recomendable que te reúnas con un cirujano plástico antes de la mastectomía incluso si crees que vas a esperar para hacerte una reconstrucción, te inclinas más por no hacértela o aún no lo tienes claro.

Si no te ofrecen una derivación a un cirujano plástico cuando planifiques la mastectomía, asegúrate de pedirla. También puedes buscar por tu cuenta cirujanos plásticos especializados en reconstrucción mamaria con los que consultar.

En la mayor parte de los casos, los procedimientos de reconstrucción mamaria están incluidos en los seguros médicos. La Ley de Derechos sobre la Salud y el Cáncer de la Mujer (Women’s Health and Cancer Rights Act) de 1998 requiere que todos los planes médicos grupales y las aseguradoras de salud de EE. UU. que cubren el costo de la mastectomía también cubran todas las etapas de la reconstrucción mamaria. Veintiocho estados han aprobado leyes adicionales que les exigen a las aseguradoras cubrir la reconstrucción mamaria. Además, Medicare cubre la reconstrucción mamaria, mientras que la cobertura de Medicaid varía de estado a estado.

La mayoría de las mujeres que se someten a una mastectomía pueden optar por la cirugía de reconstrucción mamaria, aunque no todas las mujeres son candidatas para todos los tipos de reconstrucción. 

La reconstrucción mamaria se puede realizar al mismo tiempo que la mastectomía (“reconstrucción inmediata”) o en una fecha posterior (“reconstrucción diferida”). Tus opciones dependerán de la situación particular, por ejemplo, la reconstrucción inmediata puede no ser posible si tienes una enfermedad avanzada o si el cáncer afecta a una gran parte de la piel.

Existen varias técnicas para reconstruir las mamas, incluido el uso de implantes mamarios o tejido trasplantado de otra parte del cuerpo (llamada reconstrucción autóloga o “con colgajo”).

Obtén más información sobre los siguientes temas:

 

Elección del equipo quirúrgico para la mastectomía

Antes de someterte a una mastectomía, tendrás que seleccionar al equipo quirúrgico. Es conveniente consultar con más de un cirujano de mamas que acepte tu seguro médico antes de elegir al que realizará la mastectomía.

Busca un cirujano de mamas o un cirujano general certificado especializado en procedimientos mamarios. El papel del cirujano de mamas es extirpar el cáncer y todo el tejido mamario, además de extirpar ganglios linfáticos de las axilas para examinarlos en busca de células cancerosas.

Asegúrate de que los cirujanos con los que consultes tengan experiencia en los tipos de cirugía que estés sopesando. Por ejemplo, si crees que tal vez quieras una mastectomía con conservación del pezón, asegúrate de que el cirujano tenga mucha experiencia en ese procedimiento. El cirujano deberá explicarte las ventajas y desventajas de cada una de tus opciones quirúrgicas.

También es importante que te sientas cómoda con la forma en que el cirujano se comunica contigo. Elige uno que dedique tiempo a responder a tus preguntas y se preocupe por tus preferencias y objetivos.

Antes de la mastectomía, también es útil reunirse con uno o varios cirujanos plásticos certificados especializados en reconstrucción mamaria que acepten tu seguro. El cometido del cirujano plástico es realizar la reconstrucción mamaria durante la mastectomía o en una fecha posterior. Si optas por el “pecho plano” (no someterte a una reconstrucción mamaria), un cirujano plástico puede ayudarte a obtener un buen resultado estético mediante la realización de un procedimiento llamado cierre plano estético.

Si vas a someterte a una reconstrucción mamaria a la vez que te realicen la mastectomía (reconstrucción inmediata) o a un cierre plano estético en ese mismo momento, deberás elegir un cirujano plástico que pueda colaborar con tu cirujano de mamas y que realice la cirugía en el mismo hospital. Busca un cirujano plástico que tenga experiencia con todo tipo de reconstrucciones y que te pueda asesorar sobre todas tus opciones.

No dudes en obtener una segunda o tercera opinión si el primer cirujano de mamas o cirujano plástico con los que te reúnas no te parecen adecuados. Es posible que tengas que hablar con varios cirujanos para hacerte una idea completa de cuáles son tus opciones.

Las consultas no tienen que ser en persona. En la actualidad, muchos cirujanos ofrecen consultas de telemedicina por teléfono o videollamada, y Medicare, Medicaid y la mayoría de las aseguradoras privadas ahora cubren las teleconsultas.

Pero ten en cuenta que, según las normas del estado donde vivas, pueden existir algunas limitaciones para buscar una segunda opinión o recibir atención continua en la modalidad de telemedicina con un médico que se encuentre en otro estado. Es posible que necesites una derivación por escrito de un médico del estado donde vives o tal vez no puedas consultar a un médico que no esté autorizado para ejercer en tu estado.

Si es posible, pídele a un familiar, un amigo o alguien que se preocupe por tu bienestar que te acompañe en las consultas (ya sea en persona, por teléfono o por videollamada) para tomar notas, hacer preguntas y ayudarte a formarte una impresión de cada cirujano. También puedes preguntarle al cirujano si puedes grabar la consulta virtual o presencial para escucharla más adelante.

Para encontrar cirujanos de mamas y cirujanos plásticos con quienes consultar, pide recomendaciones a personas de confianza, tales como tu médico de cabecera, ginecólogo/obstetra, oncólogo, familiares, amigos y personas que conozcas que hayan tenido cáncer de mama. También puedes obtener recomendaciones mediante foros en línea y grupos de apoyo para personas diagnosticadas con cáncer de mama.

Cuando te reúnas con un cirujano de mamas o un cirujano plástico, pide ver fotos del antes y el después de los procedimientos que realizaron y pregunta si puedes hablar con algunas de las pacientes que se sometieron al tipo de cirugía que estás considerando.

 

Mastectomía: qué puedes esperar

Averigua lo que puedes esperar el día de la mastectomía y durante el periodo de recuperación en las semanas posteriores a la cirugía.

Lee Mastectomía: qué puedes esperar.

 

Riesgos de la mastectomía

Antes de que decidas someterte a una mastectomía, asegúrate de entender los riesgos, las ventajas y si en su lugar podrías someterte a una lumpectomía en tu situación concreta.

La mastectomía implica muchos de los mismos riesgos que otras cirugías de mama, por ejemplo:

  • Hemorragia

  • Problemas con la anestesia

  • Infección en el área de la cirugía

  • Problemas relacionados con la cicatrización de heridas como hematomas (acumulación de sangre en una herida quirúrgica) o seromas (acumulación de líquido transparente en una herida quirúrgica)

  • Cicatrices inesperadas

También existen otros riesgos exclusivos de la mastectomía. Por ejemplo:

Necrosis de la piel de la mama

Después de una mastectomía, existe el riesgo de que la piel de la mama no cicatrice correctamente. En ocasiones, se dañan los vasos sanguíneos que irrigan sangre al tejido. A menudo, esto sucede porque la piel de la mama queda demasiado delgada después de extirpar tejido durante la mastectomía. Sin la suficiente irrigación sanguínea, podrían atrofiarse zonas de la piel en una o en las dos mamas y cubrirse de costras. Esta degradación y la consecuente muerte del tejido se denominan "necrosis".

Algunos signos de que padeces de necrosis de la piel de la mama incluyen el cambio de color y aspecto de la piel: se pone azul oscura o negra, y se cubre de costras o heridas abiertas. También puedes tener fiebre o náuseas. Mantén informado a tu equipo de atención médica para asegurarte de recibir el tratamiento correcto si desarrollas necrosis.

Si presentas necrosis en un área muy pequeña de la piel, el médico puede quitar parte del tejido muerto o tratar la zona con medidas básicas de atención de heridas. Si presentas necrosis en un área más grande de piel y no se cura, por lo general necesitarás cirugía para extirpar el tejido muerto. El cirujano plástico tal vez tenga que reemplazar algo de la piel por un autoinjerto (piel extraída de otra parte del cuerpo). Si te hicieron una reconstrucción al mismo tiempo que la mastectomía y el tejido mamario está infectado, es posible que el cirujano también tenga que extirpar los implantes o los expansores de tejido durante la cirugía. 

Algunos meses después, una vez que la piel haya cicatrizado y no quede ningún rastro de infección, podrías someterte a otra cirugía para corregir cualquier distorsión o deformidad de las mamas debido a la necrosis de la piel. Por ejemplo, tu cirujano plástico puede recomendar los siguientes procedimientos:

  • realizar de nuevo la reconstrucción si fue necesario extirpar los implantes o los expansores

  • realizar una reconstrucción de los pezones si se vieron afectados por la necrosis

  • trasplantar un colgajo de tejido de otra parte del cuerpo para rellenar un área de la mama en la que perdiste algo de piel y tejido

  • El riesgo de padecer necrosis en la piel de la mama puede ser mayor si el cirujano te colocó un implante muy grande que ejerza una presión excesiva sobre la piel frágil. Además, si fumas, eres obesa o tienes diabetes, pueden reducirse las probabilidades de que la piel cicatrice bien después de una mastectomía. 

Linfedema

Si te sometes a un procedimiento en el que se extirpan ganglios linfáticos axilares o te aplican radiación en el área de las axilas, existe cierto riesgo de desarrollar linfedema. La mayoría de las mastectomías incluyen la extirpación de ganglios linfáticos axilares, a menos que la cirugía se realice para prevenir el cáncer de mama.

El linfedema es una inflamación anormal en el brazo, la mano, el área de la mama, la axila o el torso. El linfedema se produce si se interrumpe el flujo normal de la linfa (un líquido transparente que circula por el cuerpo para eliminar residuos de los tejidos). El líquido linfático normalmente se drena de los tejidos corporales a través de los ganglios y los canales linfáticos. Si se extirpan o dañan algunos ganglios linfáticos durante la cirugía, es posible que el líquido linfático no drene adecuadamente y se acumule en los tejidos del lado del cuerpo donde se extirparon los ganglios linfáticos.

Los síntomas del linfedema incluyen inflamación, dolor, hormigueo, pesadez, opresión o sensación de mayor volumen en la mano, el brazo, el pecho o la zona de la axila.

El linfedema puede ocurrir días, meses o años después del tratamiento del cáncer de mama, y puede ser temporal o continuado. Por lo general, se forma gradualmente con el paso del tiempo, y la inflamación puede ser leve, moderada o grave.

Es posible que corras un mayor riesgo de desarrollar linfedema si te sometiste a una disección de ganglios linfáticos axilares (en la que se extirpan aproximadamente diez o más ganglios linfáticos de la axila) en lugar de a una disección de ganglios linfáticos centinela (en la que se extirpan entre uno y cinco ganglios linfáticos) y luego te sometiste a radioterapia en el área donde se extirparon los ganglios linfáticos. Además, algunas investigaciones sugieren que el riesgo de linfedema es más alto y que cualquier linfedema que se desarrolle es más grave en mujeres con sobrepeso u obesidad. 

Obtén más información sobre el linfedema.

Síndrome de dolor posmastectomía (dolor de mama fantasma)

Durante la recuperación tras una mastectomía, puedes experimentar algo de dolor, molestia y sensaciones como hormigueo en el área de la mama, la axila o el brazo durante los primeros meses. Sin embargo, si el dolor y las sensaciones tales como cosquilleo, ardor, hormigueo y picazón insoportable continúan o aparecen después de la recuperación y se convierten en un problema crónico, es posible que tengas el síndrome de dolor posmastectomía (también conocido como dolor de mama fantasma). Por lo general, se debe al daño en los nervios sensoriales del pecho y la axila que se produce durante la mastectomía.

Es más probable que desarrolles el síndrome de dolor posmastectomía si te sometiste a una mastectomía a una edad temprana, te administraron radioterapia después de la mastectomía o te hicieron una disección de ganglios linfáticos axilares (en la que se extirpan aproximadamente diez o más ganglios linfáticos axilares) en lugar de una disección de ganglios linfáticos centinela (en la que se extirpan entre uno y cinco ganglios linfáticos).

Si crees que podrías tener el síndrome de dolor posmastectomía, habla con tu médico sobre tratamientos. Algunos tratamientos que pueden ayudar son varios tipos de analgésicos, medicamentos estabilizadores de los nervios, como Lyrica (pregabalina) y Neurontin (gabapentina), relajantes musculares, acupuntura y fisioterapia. Puede que te interese consultar con un médico especializado en el dolor tras el tratamiento del cáncer, como un médico de rehabilitación posterior al cáncer, un fisiatra o un especialista en medicina del dolor.

Obtén más información sobre el dolor de mama fantasma.

También existen algunos riesgos que son exclusivos de cada tipo de cirugía de reconstrucción mamaria. Obtén información sobre los riesgos de la reconstrucción
con implante mamario
.

— Se actualizó por última vez el 2 de agosto de 2022, 21:44

Participa en la conversación sobre Cirugía
Conecta con una comunidad de apoyo de personas que tratan miles de temas en todos nuestros foros de discusión. Nuestra comunidad da la bienvenida a todas las personas diagnosticadas con cáncer de mama, preocupadas por una afección mamaria o que cuidan a un ser querido afectado por cáncer de mama.
Obtener más información