comscoreMamografía: todo lo que necesitas saber sobre beneficios y riesgos

Mamografía: todo lo que necesitas saber sobre beneficios y riesgos

Las mamografías no previenen el cáncer de mama, pero pueden salvar vidas si se detecta el cáncer de mama lo más temprano posible.
 

Las mamografías no previenen el cáncer de mama, pero pueden salvar vidas si se detecta el cáncer de mama lo más temprano posible.

El valor de las mamografías de detección fue cuestionado en noviembre de 2009, cuando el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos recomendó que las mamografías de detección rutinarias en mujeres con riesgo promedio de padecer cáncer de mama deberían comenzar a realizarse a los 50 años, en lugar de a los 40 años. Los cambios recomendados fueron muy controvertidos y no se adoptaron en todo el mundo.

Desde entonces, la Asociación Médica Americana (AMA), el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), el Colegio Americano de Radiología (ACR), la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS), el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y la Red Nacional Integral del Cáncer (NCCN) publican guías que afirman que todas las mujeres deben poder optar a someterse a mamografías de detección a partir de los 40 años.

La detección precoz de casos de cáncer de mama mediante una mamografía también ha significado que una mayor cantidad de mujeres que se encuentran en tratamiento por cáncer de mama pueda conservar sus mamas. Si se detecta en las etapas iniciales, el cáncer localizado se puede extirpar sin necesidad de extirpar la mama (mastectomía).

El principal riesgo de las mamografías es que no son perfectas. El tejido mamario normal puede ocultar un cáncer de mama y hacer que este no se observe en la mamografía. Esto se denomina falso negativo. Por otra parte, la mamografía puede identificar una anomalía que parece un cáncer pero resulta ser normal. Esta "falsa alarma" se denomina falso positivo. Además de la preocupación por tener un diagnóstico de cáncer de mama, un falso positivo implica más pruebas y consultas de seguimiento, lo que resulta estresante. Para compensar estas limitaciones, a menudo se necesita más de una mamografía. Las mujeres también deben hacerse una autoexploración de mamas con regularidad, consultar a un profesional médico experimentado para que le realice un examen de mamas con regularidad y, en algunos casos, obtener también alguna otra forma de imágenes mamarias, como RM o ecografías.

Algunas mujeres dudan acerca de los riesgos de la exposición a la radiación debido a una mamografía. Las mamografías modernas solo utilizan una cantidad minúscula de radiación, incluso menos que una radiografía tradicional de tórax.

 

Datos importantes que saber sobre las mamografías

  • Pueden salvarte la vida. La detección precoz del cáncer de mama reduce el riesgo de morir por la enfermedad en un 25 % a 30 % o más. Las mujeres deberían comenzar a hacerse mamografías a partir de los 40 años de edad, o antes si consideran que están en riesgo alto.

  • No tengas miedo. La mamografía es un procedimiento rápido (alrededor de 20 minutos), y la incomodidad es mínima para la mayoría de las mujeres. El procedimiento es seguro: solo existe una diminuta cantidad de exposición a la radiación en una mamografía. Para calmar la ansiedad de esperar los resultados, ve a un centro donde te den los resultados antes de irte a casa.

  • Consigue la mejor calidad posible. Si tienes mamas densas o menos de 50 años, intenta hacerte una mamografía digital. La mamografía digital se graba en un equipo informático para que los médicos puedan agrandar algunas secciones y observarlas más de cerca.

— Se actualizó por última vez el 1 de febrero de 2022 21:03