Técnica y tipos de mamografía

Técnica y tipos de mamografía

Existen dos tipos principales de mamografía: mamografías digitales bidimensionales (2D) y mamografías tridimensionales (3D), también denominadas tomosíntesis digital de mama, tomosíntesis digital o simplemente tomosíntesis. Ambos tipos de mamografía se realizan mediante la misma técnica.
 
 

Técnica de la mamografía

Cuando te realizas una mamografía, te desvistes de la cintura para arriba y te paras frente a una máquina especial. El técnico de la mamografía acomoda y comprime tu mama entre dos placas plásticas transparentes y toma dos radiografías: una desde arriba y otra desde el costado. Luego, el técnico repite el procedimiento en la otra mama. En algunos casos son necesarias más de dos imágenes para incluir la mayor cantidad de tejido posible.

Las mamografías pueden ser dolorosas para algunas personas. A la mayoría de las mujeres y los hombres les resultan incómodas. Aun así, la molestia no dura mucho tiempo. Cada mama es comprimida durante pocos segundos a la vez. En total, el procedimiento dura 20 minutos aproximadamente.

Las mamografías involucran una cantidad muy pequeña de exposición a radiación. La Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, sigla en inglés) indica que la dosis de radiación que recibe una persona durante una mamografía de detección es aproximadamente la misma que recibe en su hábitat natural (radiación de fondo) en un período de tres meses.

Las imágenes de la mamografía se guardan en archivos digitales.

Un radiólogo interpreta las imágenes de tu mamografía, por lo general, poco después de tu consulta. El radiólogo es un médico que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades y lesiones por medio de técnicas de imágenes médicas.

Los radiólogos utilizan software de detección asistida por computadora (DAC) que resalta áreas potencialmente anómalas en una mamografía. Estas áreas resaltadas ayudan a los radiólogos a decidir si es necesario realizar otros análisis.

 

Tipos de mamografía:

En los Estados Unidos, hay disponibles dos tipos de mamografías: las mamografías 3D, también denominadas tomosíntesis digital de mama, tomosíntesis digital o simplemente tomosíntesis, o las mamografías digitales 2D.

Tanto las mamografías 2D como las 3D se realizan de la misma manera y tardan la misma cantidad de tiempo.

Una mamografía 3D genera una imagen tridimensional de cada mama a partir de varias imágenes radiográficas tomadas desde distintos ángulos alrededor de la mama.

Una mamografía digital 2D genera una imagen bidimensional de cada mama a partir de dos imágenes radiográficas de cada mama.

En 2011, la mamografía 3D fue aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, sigla en inglés) de los Estados Unidos y más adelante se convirtió en el estándar de atención para la detección del cáncer de mama. De todos modos, es posible que la mamografía 3D no esté disponible en todos los hospitales y centros de mamografías.

Para comenzar a ofrecer mamografías tridimensionales, los centros deben comprar nuevos equipos o actualizar los equipos existentes para que puedan ofrecer imágenes 3D. No todos los centros pudieron hacer el cambio a las mamografías 3D debido a los grandes costos iniciales del equipo. En otros casos, los centros que tienen acuerdos de alquiler de equipos para mamografía 2D deben esperar a que esos acuerdos finalicen antes de poder hacer el cambio.

Según las estadísticas de la FDA del 1 de junio de 2022, cerca del 83 % de los centros de diagnóstico estadounidenses ahora ofrecen mamografías 3D en, al menos, uno de sus locales, pero en realidad menos de la mitad de todos los centros acreditados tienen la capacidad de ofrecer imágenes tridimensionales.

En varios estudios se demostró que las mamografías 3D son capaces de detectar más tumores malignos que las bidimensionales, y también reducen la cantidad de falsos positivos.

“Falso positivo” se refiere a lo que sucede cuando una mamografía muestra un área anormal que parece un tumor maligno, pero resulta ser un área sana. En definitiva, la noticia es buena: no es cáncer de mama. Sin embargo, el área sospechosa suele requerir un seguimiento con varios médicos y análisis y procedimientos adicionales que incluyen una posible biopsia. Un falso positivo implica costos psicológicos, físicos y económicos.

Muchos médicos recomiendan realizarse una mamografía 3D de ser posible.

Es importante saber que no todos los planes de seguro médico cubren las mamografías 3D, así que es conveniente preguntar si tu plan médico las cubre. Tanto Medicare como Medicaid ahora cubren las mamografías 3D.

En algunos estados, como Washington, hay leyes que les impiden a los centros cobrar más por realizar mamografías 3D de lo que cobran por las mamografías 2D. Por lo que, incluso si tu plan de seguro no las cubre, puedes realizarte una mamografía 3D por el costo de una 2D, que es gratuita en casi todos los estados. En otros estados, como Nueva Jersey y Pensilvania, hay leyes que obligan a las compañías de seguro médico a cubrir las mamografías 3D sin costo para las mujeres.

Si no sabes cuánto deberías pagar, en caso de que debas hacerlo, por una mamografía 3D, llama al centro y pregunta.

— Se actualizó por última vez el 5 de agosto de 2022, 20:11