Qué revelan las mamografías: calcificaciones, quistes, fibroadenomas

Qué revelan las mamografías: calcificaciones, quistes, fibroadenomas

 

La mayoría de las mamografías de detección incluyen dos vistas de cada mama, tomadas desde diferentes ángulos. En las mamografías de diagnóstico se toman más vistas que en las mamografías de detección. Aun cuando tengas un bulto en una sola mama, se tomarán fotografías de ambas mamas. De ese modo, se pueden comparar las dos mamas y se puede verificar la presencia de anomalías en la otra mama. Si te han hecho una mamografía antes, el radiólogo debe comparar tu mamografía antigua con la nueva para buscar cambios.

Mientras buscan un posible cáncer, tus médicos también pueden encontrar masas o estructuras en la mama que merezcan una investigación adicional, como por ejemplo:

  • Calcificaciones: las calcificaciones son pequeños puntos de calcio (parecidos a granos de sal) en el tejido blando que a veces indican la presencia de un cáncer de mama en estadio temprano. Las calcificaciones generalmente no se perciben al tacto pero sí aparecen en una mamografía. Dependiendo del modo en que estén agrupadas y su forma, tamaño y cantidad, puede que el médico solicite realizar más análisis. Usualmente las calcificaciones grandes, "macrocalcificaciones", no se asocian con cáncer. En cambio, los grupos de calcificaciones pequeñas apiñadas, llamadas "grupo de microcalcificaciones", se asocian con un aumento de la actividad celular mamaria. Casi siempre se trata de un crecimiento celular adicional no canceroso. No obstante, los grupos de microcalcificaciones pueden aparecer en áreas con estadios tempranos de cáncer. Obtén más información sobre 

    calcificaciones.

  • Quistes: a diferencia de los tumores cancerosos, que son sólidos, los quistes aparecen en la mama como tumores llenos de líquido. Los quistes son muy comunes y raramente están asociados con cáncer. Una ecografía de control constituye la mejor forma de distinguir un quiste de un cáncer, ya que las ondas sonoras atraviesan fácilmente un quiste lleno de líquido. En cambio, los bultos sólidos rebotan las ondas directamente hacia la película. Obtén más información sobre quistes mamarios.

  • Fibroadenomas: los fibroadenomas son bultos móviles, sólidos y redondos formados por células mamarias normales. Si bien no son cancerosos, es posible que estos bultos crezcan. Y, tradicionalmente, cualquier bulto sólido que aumente de tamaño debe extirparse para garantizar que no se trate de un cáncer. Los fibroadenomas constituyen la clase más común de tumores mamarios, especialmente en mujeres jóvenes. Obtén más información sobre fibroadenomas.

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:09