Falta de ejercicio

Falta de ejercicio

Las investigaciones muestran una relación entre hacer ejercicio con regularidad a nivel moderado o intenso de 4 a 7 horas por semana y reducir el riesgo de padecer cáncer de mama.
 

Las investigaciones muestran una relación entre hacer ejercicio con regularidad a nivel moderado o intenso de 4 a 7 horas por semana y reducir el riesgo de padecer cáncer de mama. El ejercicio consume y controla el azúcar en la sangre y limita los niveles en sangre del factor de crecimiento de la insulina, una hormona que puede afectar el crecimiento y el comportamiento de las células mamarias. Las personas que hacen ejercicio regularmente tienden a ser más sanas y más propensas a mantener un peso saludable. Además, presentan poco o nulo exceso de grasa en comparación con la gente que no hace ejercicio.

Las células grasas producen estrógeno, entonces, un exceso en células grasas genera un exceso de estrógeno. Como las células mamarias están expuestas a un exceso de estrógeno con el paso del tiempo, el riesgo de padecer cáncer de mama es mayor.

 

Pasos para reducir el riesgo

La actividad física es un componente tan importante de nuestra vida diaria que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos afirmó que todas las personas deben cumplir con las Pautas de actividad física para estadounidenses, incluidas en el Apéndice de las Pautas alimentarias para estadounidenses 2015-2020. La Sociedad Estadounidense contra el Cáncer recomienda que las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama hagan ejercicio con regularidad (entre 4 y 5 horas por semana) para mejorar su calidad de vida y su estado físico, así como para reducir el riesgo de tener tumores nuevos. Las investigaciones demuestran que las mujeres que hacen ejercicios equivalentes a una caminata de 3 a 5 horas por semana a un ritmo promedio después de haber sido diagnosticadas con cáncer de mama pueden aumentar sus probabilidades de sobrevivir a la enfermedad.

Comienza despacio: lo primero que debes hacer es consultar al médico y, posiblemente, a un entrenador físico certificado, acerca de un plan seguro y razonable diseñado específicamente para ti y tus necesidades y capacidades físicas. También es conveniente que le preguntes al médico cuál es el peso saludable según tu edad, estatura, tipo de cuerpo y nivel de actividad.

Quizás desees comenzar de a poco, caminando 15 minutos al día, y luego ir aumentando gradualmente la cantidad de tiempo que dedicas al ejercicio físico y el nivel de intensidad de cada sesión. Tal vez necesites meses para llegar a las 5 horas semanales, pero eso está bien.

Si no estás segura de cómo comenzar a hacer ejercicio, quizá te convenga asistir a un gimnasio o consultar a un entrenador personal certificado para conocer distintas clases de ejercicio. Algunas personas prefieren ejercitar en su casa, mediante videos o DVD. Otras disfrutan mucho haciendo jardinería o construyendo cosas, en lugar del ejercicio organizado. A algunas personas les encanta formar parte de un equipo y jugar fútbol o béisbol. Caminar o trotar con un amigo es una gran forma de hacer vida social Y obtener los beneficios del ejercicio. Bailar al ritmo de buena música es un excelente ejercicio. Con tantas opciones diferentes, seguramente encontrarás una forma de hacer ejercicio que se adecue a tu personalidad y a tus horarios. Si encuentras un ejercicio o una combinación de ejercicios que te parezcan divertidos y no te aburran, será mucho más probable que los sigas haciendo.

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:08