comscoreMastectomía preventiva

Mastectomía preventiva

 

La mastectomía preventiva es una cirugía para extirpar una o ambas mamas con el fin de reducir el riesgo de padecer cáncer de mama. Según el Instituto Nacional del Cáncer, la mastectomía preventiva en mujeres que son portadoras de una mutación en los genes BRCA1 o BRCA2 puede disminuir el riesgo de padecer cáncer de mama en un 95 %. En mujeres con un fuerte historial familiar de cáncer de mama, la mastectomía preventiva puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama en un 90 %.

 

¿La mastectomía preventiva es la opción correcta en tu caso?

Si tienes alto riesgo de padecer cáncer de mama, quizá estés pensando en distintas formas de poder reducir este riesgo. Si bien la mastectomía preventiva puede disminuir considerablemente el riesgo de padecer cáncer de mama, esta cirugía supone una gran decisión que puede repercutir profundamente en tu vida.

Existen muchos factores que se deben tener en cuenta para optar por una estrategia de reducción de riesgos, así que tómate el tiempo que necesites para hablar con tu médico y tus familiares sobre las distintas alternativas con las que puedes disminuir tu riesgo.

Es posible que pienses en medidas de reducción del riesgo como la mastectomía preventiva, en los siguientes casos:

  • Si tienes antecedentes familiares marcados de cáncer de mama: Si más de un pariente, incluidas tu madre, hermana o hija, han padecido cáncer de mama, especialmente antes de los 50 años

  • Si el análisis de mutaciones de los genes BRCA1, BRCA2, PALB2, CDH1, PTEN, o TP53 dio positivo, lo que aumenta el riesgo de aparición de cáncer de mama

  • Si tienes antecedentes personales patológicos de cáncer de mama, lo que hace que tengas más probabilidades de padecer cáncer de nuevo en la otra mama, en comparación con alguien que nunca se enfrentó a la enfermedad

  • Si recibiste un diagnóstico de carcinoma lobular in situ (CLIS), respecto del cual se comprobó que aumenta el riesgo de aparición de cáncer de mama invasivo

  • Si recibiste radioterapia en el tórax antes de los 30 años, lo que aumenta el riesgo de aparición de cáncer de mama en algún momento de tu vida

  • Si tienes amplia propagación de microcalcificaciones de mama (pequeños depósitos de calcio en el tejido mamario) Si tu médico encuentra un grupo de microcalcificaciones en la mama, lo que, algunas veces, puede indicar la presencia de cáncer de mama Si alguien debe someterse a múltiples biopsias por numerosas microcalcificaciones, el tejido cicatricial resultante puede dificultar la mamografía y el examen físico. Aunque no sea lo más frecuente, algunas mujeres con repetidas incidencias de grupos de microcalcificaciones deciden someterse a la mastectomía preventiva.

 

Mastectomía preventiva: qué puedes esperar

A las personas que se sometan a una mastectomía preventiva se les practicará una de las siguientes intervenciones:

  • Mastectomía simple o total: durante una mastectomía simple o total, se extirpan el pezón, la areola y todo el tejido mamario. No se practica disección de ganglio linfático axilar (extirpación de ganglios linfáticos de la axila), ni se extirpan músculos.

  • Mastectomía con preservación de la piel: durante una mastectomía con preservación de la piel, el cirujano extirpa solo la piel del pezón, la areola y la cicatriz de la biopsia original. Luego, extirpa el tejido mamario a través del pequeño orificio que se crea. El saco de piel restante brinda la mejor forma y estructura para insertar un implante o permitir una reconstrucción con el tejido propio de la paciente. Se puede llevar a cabo como parte de una mastectomía simple o total con el fin de brindar la piel necesaria para una reconstrucción inmediata.

  • Mastectomía con preservación de pezón: durante una mastectomía con preservación del pezón, se extirpa todo el tejido mamario, pero se conserva el pezón.

 

Riesgos de la mastectomía preventiva

La cirugía de mastectomía preventiva, al igual que la mastectomía para tratar el cáncer de mama, conlleva algunos riesgos:

Riesgos inmediatos posteriores a la cirugía:

Riesgos a largo plazo:

  • La mastectomía preventiva es permanente e irreversible.

  • Esta cirugía causa notable pérdida de sensación en la mama, lo que puede afectar a la sexualidad.

  • Las mujeres que se someten a una mastectomía preventiva ya no podrán amamantar con la mama afectada.

  • Después de la mastectomía preventiva, algunas mujeres sufren ansiedad o depresión relacionada con la imagen corporal.

  • Si bien la mastectomía preventiva puede reducir el riesgo de padecer cáncer de mama en un 90 % aproximadamente, no es garantía de que el cáncer de mama nunca ocurrirá. El tejido mamario puede, en ocasiones, extenderse hasta la clavícula y la axila, de modo que no es posible que el cirujano extirpe hasta la última célula. El cáncer de mama puede generarse hasta en una pequeña cantidad de tejido que haya quedado.

Si tienes alto riesgo de desarrollar cáncer de mama, es importante analizar todas las opciones de reducción de riesgo con tu médico y tus seres queridos. También es importante buscar una segunda opinión para determinar si la mastectomía preventiva es una estrategia que pueda funcionar para ti de forma integral, es decir en cuanto a tu situación médica y tu calidad de vida.

— Se actualizó por última vez el 10 de febrero de 2022 23:08