Colgajo SIEA

Colgajo SIEA

El colgajo SIEA (sigla en inglés) recibe su nombre de la arteria epigástrica superficial inferior, vaso sanguíneo que pasa justo por debajo de la piel en la parte inferior del abdomen. Los colgajos SIEA se consideran un tipo de colgajo sin afectación de músculo.
 

El colgajo de arteria epigástrica superficial inferior (SIEA, sigla en inglés) recibe su nombre del vaso sanguíneo de la arteria epigástrica superficial inferior que pasa justo por debajo de la piel en la parte inferior del abdomen. También se lo denomina colgajo SIEP (sigla en inglés de perforante de la arteria epigástrica superficial inferior). Este colgajo es muy similar al Colgajo DIEP, excepto que se traslada una sección distinta de los vasos sanguíneos del abdomen junto con la grasa y la piel. Además, mientras que el colgajo DIEP requiere que se realice una pequeña incisión en la capa que recubre el músculo recto del abdomen (llamada “fascia”), el colgajo SIEA no requiere esa incisión.

Los colgajos SIEA se consideran un tipo de colgajo sin afectación de músculo. De hecho, no se toca el músculo para nada, y eso es bueno. En una reconstrucción con colgajo SIEA, se corta una sección de grasa, piel y vasos sanguíneos de la pared del bajo vientre y se traslada al pecho para reconstruir la mama. El cirujano une cuidadosamente los vasos sanguíneos del colgajo a los vasos sanguíneos en el pecho mediante microcirugía. Debido a que no se afecta el músculo, la mayoría de las mujeres se recuperan más rápidamente y tienen un menor riesgo de perder la fuerza muscular abdominal con un colgajo SIEA que en cualquiera de los procedimientos con Colgajo TRAM.

La mayoría de las mujeres no son elegibles para una reconstrucción con colgajo SIEA por distintas razones, entre ellas, las siguientes:

  • Los vasos sanguíneos superficiales suelen ser demasiado pequeños para brindar un flujo de sangre adecuado al colgajo.

  • Los vasos sanguíneos necesarios se cortaron en una cesárea o en una histerectomía.

  • No existen los vasos sanguíneos necesarios.

Durante la cirugía, el cirujano analizará los vasos sanguíneos que pueden proporcionar un flujo de sangre adecuado al colgajo: los vasos sanguíneos de un colgajo SIEA y los de un Colgajo DIEP. El cirujano optará por un colgajo SIEA o por un colgajo DIEP en función de los vasos sanguíneos que brinden el mejor flujo sanguíneo al colgajo.

Dado que el procedimiento de colgajo SIEA requiere capacitación quirúrgica especial y especialización en microcirugía, no todos los cirujanos pueden realizar este procedimiento, y no se encuentra disponible en todos los hospitales. Si estás pensando en someterte a un procedimiento de colgajo SIEA, es posible que debas realizar una investigación para encontrar a los cirujanos y los centros de salud que ofrecen lo que buscas. Es posible que el médico te derive a cirujanos plásticos que se especialicen en reconstrucción con colgajo SIEA.

Puede tomarse tejido del abdomen para la reconstrucción mamaria solo una vez. Por lo tanto, si estás considerando someterte a una extirpación preventiva y reconstrucción de la otra mama, es recomendable que tomes esa decisión antes de decidir sobre la primera reconstrucción. Si te sometes a una reconstrucción con colgajo SIEA en una mama y, posteriormente, necesitas realizarte una reconstrucción en la otra mama, el tejido para la segunda reconstrucción deberá tomarse de las nalgas o de la espalda. O bien podrás realizarte la reconstrucción con un implante.

Debido a que la piel, la grasa y los vasos sanguíneos se trasladan del abdomen al pecho, la realización de un colgajo SIEA significa que el abdomen quedará más firme (como si te hubieses sometido a una cirugía estética abdominal). Por otra parte, el colgajo SIEA deja una larga cicatriz (de un hueso de la cadera al otro) que se encuentra aproximadamente a un tercio de distancia entre la parte superior del vello púbico y el ombligo. En la mayoría de los casos, la cicatriz se encuentra por debajo de la línea del bikini. Después de extraer piel y grasa del abdomen, se cierra la incisión. No se necesita ningún tipo de red como apoyo para la pared abdominal, aunque sí puede ser necesario en una reconstrucción con colgajo de músculo recto transverso del abdomen (TRAM, sigla en inglés). Luego, se hace otra incisión para recuperar el ombligo y volver a darle forma.

Sin embargo, la reconstrucción mamaria con colgajo SIEA no es una opción para la mayoría de las mujeres por el tamaño de los vasos sanguíneos que requiere. Tampoco es una buena opción en los siguientes casos:

  • mujeres delgadas que no tienen suficiente tejido abdominal de sobra

  • Mujeres que ya se sometieron a varias cirugías abdominales.

  • Mujeres que ya han tenido alguna cirugía abdominal, como una colostomía (cirugía en la que se une el intestino grueso a una abertura de la pared abdominal) o una abdominoplastia (cirugía estética abdominal). Eso no incluye incisiones en la línea media que vayan del ombligo a la región púbica ni otras operaciones abdominales de rutina.

  • Mujeres que tienen vasos sanguíneos abdominales pequeños o que no están en la mejor ubicación para un colgajo SIEA. (Un nuevo enfoque llamado “APEX FlapCM” puede resultar útil en esta situación, pero la disponibilidad es muy limitada).

 

Reconstrucción con colgajo SIEA: qué puedes esperar

Durante la cirugía de reconstrucción con colgajo de arteria epigástrica superficial inferior (SIEA, sigla en inglés), se realiza una incisión a lo largo de la línea del bikini. Luego, se toma una porción de piel, grasa y vasos sanguíneos de la mitad inferior del abdomen, que se traslada al pecho y se le da forma de mama. En un colgajo SIEA, no se traslada músculo.

Los pequeños vasos sanguíneos del colgajo, que es el tejido que conforma la nueva mama, se hacen coincidir con los vasos sanguíneos en el pecho y se vuelven a unir cuidadosamente con la ayuda de un microscopio.

La cirugía de reconstrucción con colgajo SIEA dura alrededor de seis a ocho horas.

Después de la cirugía de reconstrucción con colgajo SIEA: Te llevarán a la sala de recuperación después de la cirugía, donde el personal del hospital controlará el ritmo cardíaco, la temperatura corporal y la presión arterial. Si sientes dolor o tienes náuseas a causa de la anestesia, comunícalo para que puedan darte medicamentos.

Luego, te llevarán a una habitación del hospital. En el caso de un procedimiento de colgajo SIEA, generalmente debes permanecer en el hospital unos cinco días.

El médico te dará instrucciones específicas que debes seguir a fin de recuperarte. Para obtener información detallada sobre el cuidado de los vendajes, los puntos, las grapas y los tubos de drenado quirúrgicos, visita la página acerca de Mastectomía: qué puedes esperar.

Recuperarse de la cirugía de reconstrucción con colgajo SIEA puede llevar alrededor de seis a ocho semanas. El médico puede recomendar que utilices una faja de compresión durante hasta ocho semanas después de la cirugía. Debido a que se realiza cirugía en dos lugares del cuerpo (el pecho y el abdomen), es posible que te sientas peor que alguien que se sometió solamente a una mastectomía y que tu recuperación lleve más tiempo. Probablemente debas cuidar de tres incisiones: en la mama, en la parte inferior del abdomen y alrededor del ombligo. Si se te realizó una disección axilar debajo del brazo al mismo tiempo, tendrás que ocuparte de una cuarta incisión. Probablemente tengas tubos de drenado en la mama reconstruida y en la zona donante del abdomen (y, si te extirparon ganglios linfáticos, debajo del brazo).

Al igual que con cualquier cirugía de abdomen, puede resultarte difícil o doloroso sentarte o levantarte después de estar sentado. También puede resultarte difícil acostarte y levantarte de la cama. Tu médico o fisioterapeuta pueden mostrarte cómo debes moverte hasta que la zona abdominal cicatrice. Si padeces dolor intenso, pregúntale a tu médico qué medicamentos puedes tomar.

Es importante que te tomes el tiempo necesario para recuperarte. Sigue las recomendaciones del médico con respecto a cuándo comenzar a realizar ejercicios de estiramiento y a retomar las actividades cotidianas. Por lo general, debes evitar levantar objetos pesados, los deportes intensos y la actividad sexual durante alrededor de seis semanas después de la reconstrucción con colgajo SIEA.

En ocasiones, puede llevar un año o más la cicatrización completa del tejido y que desaparezcan las cicatrices. Además, es posible que quieras que se realice trabajo quirúrgico adicional para hacer “retoques”, como el moldeado del colgajo o la reconstrucción del pezón.

 

Riesgo de la cirugía de colgajo SIEA

Como todas las cirugías, la cirugía de colgajo de arteria epigástrica superficial inferior (SIEA, sigla en inglés) tiene algunos riesgos. Muchos de los riesgos asociados a la cirugía de colgajo SIEA son los mismos que los riesgos de la mastectomía. Sin embargo, hay algunos riesgos que son exclusivos de la reconstrucción con colgajo SIEA.

Degeneración del tejido: En casos poco frecuentes, el tejido que se traslada del abdomen al área de la mama no tiene suficiente circulación y es posible que parte del tejido muera. Los médicos denominan “necrosis” a esta degeneración del tejido. Algunos síntomas de la necrosis del tejido incluyen piel de color azul oscuro o negro, sensación de frío o frío al tacto en el tejido o, incluso, la aparición posterior de heridas abiertas. También es posible que tengas fiebre o que te sientas mal si no tratas esos síntomas de inmediato. Si hay una pequeña área donde se observa necrosis, el cirujano puede recortar el tejido muerto. Esto se realiza en el quirófano, con anestesia general o, en algunas ocasiones, en una sala de procedimientos menores. Si aparece necrosis en la mayor parte o la totalidad del tejido del colgajo, el médico tal vez considere que el colgajo fue un fracaso quirúrgico completo, lo que significa que habrá que quitar y reemplazar el colgajo en su totalidad. A veces el colgajo se reemplaza en poco tiempo, aunque en la mayoría de los casos, el equipo quirúrgico quitará todo el tejido muerto y permitirá la recuperación de la zona antes de buscar un nuevo lugar con el propósito de extraer el tejido para el nuevo colgajo.

Bultos en la mama reconstruida: Si se interrumpe la irrigación sanguínea a parte de la grasa usada para reconstruir la mama, dicho tejido se puede reemplazar por tejido cicatricial firme que se sentirá como un bulto. Esto se denomina “necrosis adiposa”. Estos bultos de necrosis adiposa pueden o no desaparecer por sí solos. También pueden causarte cierto malestar. Si los bultos de necrosis adiposa no desaparecen por sí solos, es recomendable que el cirujano los extirpe. Después de someterte a una mastectomía y a una reconstrucción, puede resultar un poco aterrador encontrar otro bulto en la mama reconstruida. Extirparlo puede proporcionarte mayor tranquilidad y aliviar cualquier malestar que puedas tener.

Hernia o debilidad muscular en la zona donante: Una hernia se produce cuando parte de un órgano interno (con frecuencia, una pequeña porción del intestino) sobresale a través de un punto débil en un músculo. La mayor parte de las hernias se producen en el abdomen. Por lo general, se forman cuando una persona que tiene un punto débil en un músculo abdominal fuerza el músculo, tal vez al levantar algo muy pesado.

Si tienes un colgajo SIEA, el riesgo de tener una hernia es bajo. El riesgo de sufrir una hernia es mucho más bajo con un colgajo SIEA que con cualquier tipo de colgajo de músculo recto transverso del abdomen (TRAM, sigla en inglés). Esto se debe a que en el procedimiento de colgajo SIEA no se utiliza músculo para reconstruir la mama. De todos modos, después de cualquier cirugía abdominal, hay cierto riesgo de hernia.

Las hernias pueden causar dolor y un bulto visible en el abdomen. Las hernias suelen tratarse mediante la reparación quirúrgica de la abertura en la pared muscular. Por lo general, la cirugía se realiza de manera ambulatoria.

 
Center for Restorative Breast Surgery

This information made possible in part through the generous support of www.BreastCenter.com.

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:04