comscoreManejo de la pérdida del cabello causada por la quimioterapia

Manejo de la pérdida del cabello causada por la quimioterapia

Si estás recibiendo medicamentos de quimioterapia que provocan la pérdida del cabello, aquí te contamos qué medidas puedes tomar para sentirte mejor preparada, posiblemente disminuir la pérdida del cabello y proteger el cabello mientras vuelve a crecer.
 

Si los integrantes de tu equipo de tratamiento te informaron que vas a recibir medicamentos de quimioterapia que provocan la pérdida del cabello, aquí te contamos qué medidas puedes tomar para sentirte mejor preparada, posiblemente disminuir la pérdida del cabello y proteger el cabello mientras vuelve a crecer.

 

Cómo prepararte para la pérdida del cabello producto de la quimioterapia

Para que la pérdida del cabello causada por la quimioterapia sea menos estresante, conviene saber qué esperar y prepararse. A continuación, te mostramos algunas maneras de prepararte para la pérdida del cabello causada por la quimioterapia.

  • Investiga sobre los gorros refrigerantes y los sistemas de enfriamiento del cuero cabelludo. Los gorros refrigerantes manuales y los sistemas de enfriamiento del cuero cabelludo son dispositivos similares a sombreros bien ajustados que se rellenan con gel frío o líquido refrigerante y se usan durante las sesiones de quimioterapia por infusión intravenosa. Estos dispositivos han ayudado a muchas personas a conservar un poco o buena parte del cabello durante la quimioterapia. Puedes leer más sobre cómo prevenir la pérdida del cabello en Gorros refrigerantes y sistemas de enfriamiento del cuero cabelludo.

  • Considera cortarte el cabello corto antes de comenzar la quimioterapia. Te ayudará a acostumbrarte a tener menos cabello. Además, cuando se te caiga el cabello, será más fácil de manejar. Si decides conseguir una peluca, será más fácil ajustarla si tienes el cabello corto. Podrías optar por cortarte el cabello más corto antes de que empiece la quimioterapia y luego afeitarte la cabeza a medida que empiece a caerse. En algunos salones de belleza y peluquerías les ofrecen cortes de pelo gratis a las personas que están perdiendo el cabello a causa de la quimioterapia, o a las que les está creciendo el cabello de nuevo. Puedes buscar en Internet para ver si hay peluquerías en tu zona que ofrezcan este servicio. Great Clips es una cadena de peluquerías que ofrece cortes con maquinilla sin cargo a clientes que sufren la pérdida del cabello debido al tratamiento del cáncer.

  • Consigue accesorios para cubrirte la cabeza, como pañuelos, sombreros y turbantes, que te mantendrán la calidez de la cabeza y la protegerán de los rayos del sol, además de disimular la pérdida del cabello si así lo deseas. Es posible que al principio no sepas cuáles accesorios te convienen más, pero puede ser útil tener varios a mano cuando empieces a perder el cabello. Aquí puedes leer más sobre Pañuelos, sombreros y turbantes.

  • Elige una peluca antes de comenzar la quimioterapia. Si crees que te gustaría usar peluca, te conviene elegirla antes de que empieces a recibir quimioterapia. Tendrás más energía, no te sentirás tan presionada por conseguir una y te resultará más fácil encontrar la peluca que mejor se ajuste a tu color natural y a tu estilo de cabello. Lee más sobre Pelucas y entérate dónde comprarlas, cómo conseguir que el seguro cubra el costo, y cómo ponerse y cuidar una peluca.

 

Consejos para manejar la pérdida del cabello causada por la quimioterapia

A continuación, te brindamos algunos consejos para manejar la pérdida del cabello causada por la quimioterapia después de que ocurra:

  • Después de perder el cabello, sigue lavándote el cuero cabelludo con un champú y un acondicionador suaves para eliminar el exceso de aceite y la piel seca.

  • Tal vez descubras que con frecuencia prefieres no usar ningún accesorio que te cubra la cabeza. Pero si sales y te expones al sol, protégete el cuero cabelludo con un sombrero, un pañuelo o un protector solar con un factor de protección (SPF) de 30 o más.

  • Trata con suavidad el cabello que te quede o el que está creciendo de nuevo. Mientras recibas quimioterapia y durante algunos meses después, evita la tintura, el aclaramiento, el agua oxigenada, el alisado y otros tratamientos químicos para el cabello. También es mejor evitar los secadores, los rizadores, las ruleros térmicos y otros utensilios para peinar que emplean calor.

  • No esperes que el cabello nuevo luzca exactamente como el anterior cuando recién esté empezando a crecer. Puede tener un color, una textura o un grosor diferentes.

  • Ten en cuenta que, aunque la pérdida del cabello debido a la quimioterapia es una experiencia difícil, algunas personas descubren que pueden divertirse y tener una sensación de control al experimentar con estilos nuevos, ya se trate de probar una peluca con un estilo diferente al que tenían, combinar un gorro con un pañuelo o animarse a llevar el cabello muy corto o la cabeza calva.

  • Si ya terminaste el tratamiento de quimioterapia y el cabello no crece de nuevo o es más fino que antes, considera la posibilidad de consultar a un dermatólogo. El profesional puede evaluar si hay otros factores además de la quimioterapia que puedan provocar la pérdida del cabello, como enfermedad tiroidea, carencia nutritiva, estrés o un trastorno capilar como la alopecia areata o la alopecia cicatricial central centrífuga, y puede recomendarte tratamientos. De ser posible, busca un dermatólogo que se especialice en pérdida del cabello o un “oncodermatólogo” que se centre en los problemas de cabello, piel y uñas que pueden surgir durante el tratamiento del cáncer.

 

Pérdida de cejas y pestañas debido a la quimioterapia

A continuación, te damos algunas ideas para lograr un aspecto de cejas y pestañas más pobladas si se te cayeron o se te afinaron a causa de la quimioterapia:

Para las cejas
  • Utiliza productos de maquillaje como delineadores, polvos, tinte en gel y kits de diseño de cejas para darles a las cejas una forma natural o para rellenar partes despobladas.

  • Prueba cejas postizas o tatuajes de cejas temporales, que vienen de muchos tonos y colores. Por lo general, se aplican a la piel con un adhesivo especial. Si estás pensando en probar cejas postizas o tatuajes de cejas temporales, averigua si tienes piel sensible al adhesivo y ten cuidado cuando te las quites, ya que al hacerlo podrías arrancarte parte del vello restante.

  • Los tatuajes de cejas semipermanentes (creados con una técnica llamada micropigmentación) pueden lucir muy naturales y duran entre 12 y 18 meses. La micropigmentación se hace en salones de belleza especializados, con técnicos autorizados. Si estás pensando en elegir la micropigmentación, consulta a tu oncólogo. El profesional probablemente te recomiende que esperes hasta terminar la quimioterapia antes de hacerte micropigmentación debido al riesgo de infección y de sensibilidad al pigmento.

Para las pestañas
  • Utiliza técnicas de maquillaje que te pueden ayudar a definir mejor los ojos y crear la ilusión de pestañas pobladas, por ejemplo, delinearte los ojos y aplicarte rímel con un cepillo en ángulo a lo largo de la línea de las pestañas.

  • Hay pestañas postizas de muchísimos estilos, largos, colores y grosores diferentes. Si las pruebas, averigua si tienes piel sensible al adhesivo y ten cuidado cuando te las quites, ya que al hacerlo podrías arrancarte las pestañas naturales que te hayan quedado. El tipo de extensiones de pestañas de mayor duración que se aplican en los salones de belleza por lo general no son recomendables para personas que hayan recibido quimioterapia debido al riesgo de reacciones alérgicas, infecciones o la pérdida permanente de las pestañas naturales en caso de continuar aplicándose nuevas extensiones.

  • Latisse (nombre genérico: bimatoprost) es un medicamento de venta con receta aprobado por la FDA que puede aumentar el crecimiento de las pestañas. Se trata de una solución que se aplica a lo largo de la piel en la base de las pestañas superiores, todos los días durante 2 meses por lo menos. Por lo general, un dermatólogo te recetará Latisse una vez que hayas terminado la quimioterapia. Si te interesa probar este medicamento, asegúrate de hablar con tu dermatólogo sobre los posibles efectos secundarios, como el oscurecimiento temporal de la piel del párpado, la erupción cutánea con picazón en los párpados y el aumento permanente de la pigmentación marrón en la parte coloreada del ojo (iris). Este último efecto secundario es raro, pero debe tenerse en cuenta, especialmente si tienes ojos claros.

— Se actualizó por última vez el 27 de julio de 2022 13:46