comscoreLumpectomía: Qué puedes esperar

Lumpectomía: Qué puedes esperar

Si estás pensando en someterte a una lumpectomía para extirpar el cáncer de mama o si ya lo decidiste, esto es lo que puedes esperar que suceda antes, durante y después de la cirugía.
 

Si estás pensando en someterte a una lumpectomía para extirpar el cáncer de mama o si ya lo decidiste, esto es lo que puedes esperar que suceda antes, durante y después de la cirugía.

 

Antes de la lumpectomía

En el hospital, el día de la cirugía, debes llevar una bata suministrada por el hospital, y esperar en el área prequirúrgica.

Antes de la cirugía, un radiólogo localizará el tumor por medio de una mamografía o una ecografía, y lo marcará con un pequeño chip, un alambre delgado o una aguja para guiar al cirujano.

Es posible que el cirujano o personal de enfermería te hagan marcas en la mama para saber dónde se debe realizar la incisión. Por lo general, esto se hace con un marcador.

Luego, te llevarán a la sala de anestesia, donde el personal de enfermería colocará una vía de infusión intravenosa en la mano o el brazo y la sujetará con cinta adhesiva. Poco después, te administrarán un tranquilizante a través de la vía IV. A la mayoría de las personas que se someten a una lumpectomía se les administra anestesia general, aunque algunas pueden recibir anestesia local para adormecer el área de la cirugía.

 

Qué sucede durante la lumpectomía

La lumpectomía dura entre 15 y 40 minutos, aproximadamente. Sin embargo, el procedimiento puede tomar más tiempo si te realizas una lumpectomía oncoplástica.

El cirujano, probablemente, operará con un electrocauterizador, un tipo de bisturí eléctrico que utiliza calor para minimizar la hemorragia. La mayoría de los cirujanos realizan incisiones curvas (como una sonrisa o una mueca) que siguen la curva natural de la mama y permiten una mejor sanación. Puedes pedirle a tu cirujano que ubique la cicatriz de forma estética, para que la haga a lo largo de la areola (la piel oscura que rodea el pezón) o bajo el pliegue de la mama.

El cirujano extirpará el tumor del cáncer de mama y un borde del tejido sano que lo rodea (denominado “margen”). Además, colocará unos pequeños clips para marcar el lugar donde se encontraba el cáncer originalmente, para ayudar al oncólogo radioterápico a dirigir tus tratamientos de radiación.

Es posible que se deban extirpar entre uno y tres ganglios linfáticos, para que puedan examinarse y determinar si el cáncer se ha propagado (procedimiento denominado biopsia de ganglio linfático centinela). El cirujano inyectará un líquido radiactivo o una tintura azul en la mama para identificar el primero o los dos primeros ganglios linfáticos que drenan líquido del área donde se detectó el cáncer. Esos ganglios linfáticos se extirpan por medio de una pequeña incisión que se realiza debajo de la axila; luego, se envían al laboratorio de patología para su evaluación.

A veces, pero no siempre, se inserta quirúrgicamente un tubo de goma, denominado tubo de drenado, en el área de la mama o la axila para recoger el exceso de líquido que se puede acumular en el espacio donde se encontraba el tumor. El tubo de drenaje se conecta con un balón de plástico que crea succión para ayudar a extraer el líquido. Por último, el cirujano cerrará la incisión con puntos y vendará la herida.

 

Después de la lumpectomía

Después de la lumpectomía, te llevarán a la sala de recuperación, donde el personal controlará tu ritmo cardíaco, temperatura y presión arterial. Por lo general, no es necesario pasar la noche en el hospital después de la lumpectomía, a menos que te extirpen más que unos pocos ganglios linfáticos (disección de los ganglios linfáticos axilares). También es posible que debas quedarte a pasar la noche en el hospital si te sometes a una lumpectomía oncoplástica que incluye una reducción o un levantamiento de mamas, ya que estas son cirugías más amplias.

Cuando te sientas más despierta, el cirujano o el personal de enfermería te darán información sobre la recuperación en el hogar, como la siguiente:

  • Administración de analgésicos: es posible que te administren medicamentos para aliviar el dolor en la sala de recuperación, y el cirujano probablemente te dará una receta para cuando salgas del hospital. Es recomendable que los compres antes de llegar a tu casa, o que un amigo o familiar lo haga en cuanto llegues a tu casa. Quizás los medicamentos no sean necesarios, pero es mejor tenerlos a mano en caso de que los necesites.

  • Cuidado de la venda (o vendaje) en el sitio de la incisión: pregúntale al cirujano cómo debes cuidar el vendaje que te colocaron después de la lumpectomía. En ocasiones, el cirujano te indicará que esperes hasta la primera consulta de seguimiento para que él te quite el vendaje. Si te sometiste a una lumpectomía oncoplástica, es probable que tengas vendajes más grandes y un sostén reforzado especial, según el alcance de la cirugía.

  • Cuidado del tubo de drenaje quirúrgico: si tienes un tubo de drenado en el área del pecho o la axila, debe quitarse antes del alta. Sin embargo, algunas veces es necesario dejarlo hasta la primera consulta de seguimiento con el médico, que suele ser una o dos semanas después de la cirugía. Si te envían a tu casa sin quitarte el tubo de drenaje, debes vaciar el líquido del recipiente de drenaje unas veces por día. Asegúrate de que el cirujano te indique, antes del alta, las instrucciones necesarias para cuidar el tubo de drenaje.

  • Puntos de sutura y grapas: la mayoría de los cirujanos usan suturas (puntos) que se disuelven con el tiempo, de modo que ya no es necesario quitarlas. Pero de vez en cuando, verás el extremo de la sutura que asoma del corte, como un filamento. De ser así, el cirujano puede quitar el punto fácilmente. Las grapas quirúrgicas, otra forma de cerrar la herida, se quitan durante la primera consulta posterior a la cirugía.

  • Ejercicios de brazos: es posible que el cirujano te indique una rutina de ejercicios que puedes realizar después de la cirugía para evitar la rigidez del brazo y el hombro del lado en que te realizaron la lumpectomía. Generalmente, comenzarás a practicar los ejercicios la mañana siguiente a la cirugía. Algunos se deben evitar hasta que se quite el tubo de drenaje. Pregúntale al cirujano todo lo que necesites saber para asegurarte de que la rutina de ejercicios sea adecuada. El cirujano también debe proporcionarte instrucciones escritas y detalladas sobre cómo hacer los ejercicios.

  • Reconocimiento de indicios de infección: el cirujano debe explicarte cómo puedes saber si tienes una infección en la incisión y cuándo debes llamar al consultorio.

Recuperación en el hogar después de la lumpectomía

Después de una lumpectomía, te recuperarás durante unos días en tu hogar. Si te sometiste a una lumpectomía oncoplástica más extensa, la recuperación puede tomar varias semanas.

Estas son algunas recomendaciones que debes seguir para recuperarte de una lumpectomía:

  • Descansa. Cuando llegues a tu casa desde el hospital, es posible que te sientas cansada. Descansa el tiempo suficiente para que puedas retomar tu rutina habitual después de unos días. Existen diversas formas de controlar la fatiga.

  • Toma los analgésicos según sea necesario. Puedes sentir una mezcla de adormecimiento y dolor alrededor del área de la cirugía en la mama (y en la incisión de la axila si te extirparon ganglios linfáticos). Si sientes la necesidad de hacerlo, toma medicamentos para el alivio del dolor según las instrucciones del médico. Conoce más sobre cómo controlar el dolor y el malestar en la axila.

  • Toma baños de esponja hasta que el médico retire el tubo de drenaje o los puntos de sutura. Puedes ducharte cuando te hayan retirado el tubo de drenaje y todas las grapas o suturas. Puedes refrescarte con un baño de esponja hasta que el médico te permita ducharte.

  • Usa un buen sostén deportivo o reforzado (pero pídele aprobación a tu médico antes). Es recomendable que uses un sostén reforzado, durante el día y la noche, por un tiempo para minimizar los movimientos que pueden causar dolor. Si tienes mamas grandes, posiblemente te resulte más cómodo dormir del lado opuesto al de la cirugía, con la mama operada apoyada en una almohada frente a ti. Si te sometiste a una lumpectomía oncoplástica, pregúntale a tu cirujano en qué momento debes volver a usar un sostén.

  • Comienza a hacer ejercicios de brazos. La mañana posterior a la cirugía, comienza a hacer ejercicios con los brazos si el cirujano así te lo indicó.

 

Semanas y meses posteriores a la lumpectomía

A medida que los nervios vuelven a crecer, es posible que tengas una sensación rara de hormigueo, comezón o mucha sensibilidad al tacto.

El paracetamol o los antinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, generalmente, pueden aliviar el dolor relacionado con este tipo de lesión de los nervios. También se pueden utilizar opioides para tratar este tipo de dolor.

El malestar puede desaparecer por sí solo, o bien persistir hasta convertirse en una afección llamada “síndrome de dolor posmastectomía”.

Si las molestias persisten, habla con tu médico al respecto. Otros medicamentos, como los antidepresivos y la capsaicina tópica, pueden ser de ayuda. La fisioterapia y los masajes terapéuticos también brindan algo de alivio.

Revisado por 2 advisers médicos
 
Anne Peled, MD
Sutter Health California Pacific Medical Center, San Francisco, CA
Stephanie Valente, DO
Cleveland Clinic Moll Cancer Center at Fairview Hospital, Cleveland, OH
Conoce más sobre el Comité de Asesoría

— Se actualizó por última vez el 24 de junio de 2022 20:01