comscoreFatiga

Fatiga

La fatiga es el efecto secundario más común del tratamiento contra el cáncer de mama. Algunos médicos calculan que 9 de cada 10 personas experimentan cierto grado de fatiga durante el tratamiento.

La fatiga es difícil de describir. Sientes cansancio y falta de energía durante todo el día, pero esto no tiene una causa específica. No estuviste haciendo diligencias todo el día, entrenando ni haciendo alguna tarea agotadora. Cuando sientes cansancio a causa del esfuerzo, dormir lo suficiente durante la noche suele hacerte sentir mejor al otro día. Si tienes fatiga, por lo general, sientes cansancio todo el día y pierdes interés en las personas y las cosas que normalmente te gustan.

La fatiga es el efecto secundario más común del tratamiento contra el cáncer de mama. Algunos médicos estiman que 9 de cada 10 personas experimentan cierta fatiga en algún momento del tratamiento. La fatiga debida al tratamiento puede aparecer repentinamente y en cualquier momento, y suele ser abrumadora. El descanso no alivia la fatiga y puede prolongarse muchos meses después de terminar el tratamiento.

En esta sección, puedes leer sobre cómo reconocer la fatiga, los posibles factores que la causan y las medidas que puedes tomar para sobrellevarla.

 

Reconocer la fatiga

Tal vez pienses que es solo cansancio, pero si tus sentimientos de apatía y desinterés duran semanas, probablemente tengas fatiga. Los siguientes son síntomas de fatiga:

  • falta de energía

  • dormir más

  • no querer o no poder hacer actividades normales

  • prestar menor atención al aspecto personal

  • sentir cansancio incluso después de dormir

  • dificultad para pensar o concentrarse

  • dificultad para hallar las palabras o hablar

 

Posibles causas de la fatiga

Muchos tratamientos contra el cáncer de mama pueden causar fatiga.

La cirugía puede afectar el ritmo normal del cuerpo y, en muchos casos, puede causar fatiga durante más tiempo del que esperabas. La anestesia general, el malestar posterior a la cirugía, los medicamentos para el dolor y la actividad restringida también pueden causar fatiga.

Los medicamentos de quimioterapia suelen disminuir el recuento de glóbulos rojos, las células inmunitarias y las plaquetas (células de coagulación) que produce la médula ósea. También pueden dañar algunas células o limitar su capacidad para funcionar. Un valor bajo en el recuento de células sanguíneas puede contribuir a la fatiga. Por ejemplo, si tienes un recuento bajo de glóbulos rojos (las células sanguíneas que llevan el oxígeno desde los pulmones a las células), una afección conocida como anemia, es probable que tengas menos energía. Si tu recuento de células inmunitarias es bajo, tienes más dificultad para combatir las infecciones. Las infecciones y la fiebre pueden causar fatiga. La quimioterapia también puede causar una menopausia precoz, la cual cambia el equilibrio hormonal del cuerpo y puede producir fatiga.

La radiación suele producir fatiga que puede durar algunas semanas o meses. Cuando recibes radiación puedes sentirte débil debido a una cirugía o quimioterapia anteriores. Las exigencias diarias de la radioterapia cambian tus horarios y te hacen sentir incluso con menos energía y el resultado puede ser la fatiga. La radioterapia sobre una superficie grande de hueso puede disminuir tu recuento de glóbulos rojos y células inmunitarias, especialmente si estás recibiendo quimioterapia al mismo tiempo. Un valor bajo en el recuento de células sanguíneas puede contribuir a la fatiga.

La terapia hormonal reduce el efecto del estrógeno en el cuerpo, como si la persona entrara a la menopausia, y esto puede producir cansancio y debilitamiento. Muchas mujeres premenopáusicas tienen efectos secundarios menopáusicos mientras reciben la terapia hormonal, como bochornos, que pueden perturbar el sueño y causar fatiga. Las terapias hormonales incluyen lo siguiente:

Los medicamentos de terapia dirigida, como la quimioterapia, pueden disminuir el recuento de células inmunitarias que produce la médula ósea. Un valor bajo en el recuento de células sanguíneas puede contribuir a la fatiga. Si el recuento de células inmunitarias es bajo, el cuerpo tiene más dificultad para combatir las infecciones. Las infecciones y la fiebre pueden causar fatiga. Los medicamentos de terapia dirigida que pueden causar fatiga son los siguientes:

Medicamentos de inmunoterapia

Muchos medicamentos para tratar el dolor, como la codeína y la morfina, también pueden causar fatiga. Los esteroides, que pueden formar parte de tu plan de tratamiento, pueden afectar la capacidad de conciliar el sueño profundo que necesitas para sentirte descansada. Aunque duermas 8 horas, puede que sigas sintiendo cansancio. Los esteroides también pueden causar aumento de peso y pérdida muscular, lo que puede hacer que te sientas cansada. Cuando dejes de tomar estos medicamentos, comenzarás a sentir menos fatiga.

La fatiga puede empeorar por otros efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer de mama, como los siguientes:

La mala alimentación también puede contribuir a las causas de la fatiga. Comer menos y no obtener los nutrientes necesarios por los efectos secundarios del tratamiento pueden causar fatiga. Para obtener más información, consulta Formas de sobrellevar la fatiga.

 

Fatiga y depresión

La depresión puede ser un efecto secundario del cáncer de mama, y la fatiga suele ser un síntoma de la depresión. Algunas personas pueden tener tendencia a la depresión, lo que puede empeorar con el tratamiento. Al mismo tiempo, la fatiga puede llevar a la depresión. Si no sabes por qué te sientes con tan poca energía semana tras semana y no sabes que esta sensación poco común es, de hecho, normal para muchas personas que reciben el mismo tratamiento, puedes experimentar depresión.

El tratamiento contra el cáncer de mama puede despertarte sentimientos de tristeza, cansancio o depresión. Estas sensaciones son estados complejos, causados e influenciados por muchos factores: tu diagnóstico y tratamiento de cáncer, el envejecimiento, los cambios hormonales, tus experiencias de vida y tu genética.

Si la menopausia llegó abruptamente, diez años antes del momento en que naturalmente deberías haber entrado en esa etapa, con una disminución rápida de los niveles hormonales, puedes tener sentimientos similares a los de la depresión posparto.

La tristeza es una reacción natural frente a la experiencia del cáncer de mama, algo que debes expresar y sobrellevar. Si no te permites sentirte triste y afligida, este pesar no resuelto interferirá en tu bienestar y recuperación. Tal vez tengas también bochornos y problemas para dormir, y te sientas abrumada o incluso debilitada. Todos estos factores pueden causar fatiga y depresión.

¿Cómo puedes distinguir la fatiga de la tristeza y la depresión clínica? Los siguientes pueden ser síntomas de depresión clínica:

  • incapacidad para lidiar con las cosas

  • sensación abrumadora de desprotección y desesperanza

  • inercia

  • incapacidad para concentrarse

  • problemas de memoria

  • ataques de pánico

  • pérdida de satisfacción con las cosas que solían hacerte feliz

  • falta de interés en el sexo o la comida

  • problemas de sueño

Si piensas que estás deprimida, habla con tu médico. Si tu médico no tiene experiencia en el tratamiento de la depresión, pídele el nombre de un psicoterapeuta especializado. Juntos pueden determinar si lo que sientes es depresión o cansancio extremo. Con la terapia puedes sentir que cuentas con apoyo y que puedes hablar sobre las cosas que te perturban. Los medicamentos antidepresivos pueden aliviar los sentimientos de tristeza o ansiedad, y ayudarte a que te sientas mejor. Un psicoterapeuta certificado con experiencia en el tratamiento de la depresión puede ayudarte.

 

Formas de sobrellevar la fatiga

Si crees estar experimentando fatiga, habla con tu médico. De ser posible, bríndale a tu médico información específica sobre la fatiga. En lugar de decir esto: "Siento cansancio todo el tiempo", dale un ejemplo como el siguiente: "Me canso cuando subo las cinco escaleras hasta la oficina".

Dado que existen tantas causas de la fatiga, no hay una medicina que pueda aliviarla. Juntos, tú y el médico pueden encontrar modos de reducir o sobrellevar la fatiga.

Aquí puedes conocer formas de sobrellevar la fatiga.

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:04

 
Revisado por 3 advisers médicos
 
Lillian Nail, PhD
Russell Portenoy, MD
Marisa C. Weiss, MD
Centro médico Lankenau Medical Center, Wynnewood, PA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría
Participa en la conversación sobre Fatiga
Conecta con una comunidad de apoyo de personas que tratan miles de temas en todos nuestros foros de discusión. Nuestra comunidad da la bienvenida a todas las personas diagnosticadas con cáncer de mama, preocupadas por una afección mamaria o que cuidan a un ser querido afectado por cáncer de mama.
Obtener más información