Únete

Según un estudio, la testosterona puede contribuir a aliviar los síntomas de la menopausia sin aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama

Read this page in English

Según los resultados iniciales de un estudio, la testosterona implantada debajo de la piel (de forma subcutánea) en miniesferas, cada tres meses, ayudó a aliviar los síntomas de la menopausia sin aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama de una mujer.

Los resultados fueron publicados en línea el 3 de septiembre de 2013, por la revista Maturitas. Lee el resumen de “Reduced breast cancer incidence in women treated with subcutaneous testosterone, or testosterone with anastrozole: A prospective, observational study” (Menor incidencia de cáncer de mama en mujeres tratadas con testosterona subcutánea o testosterona con anastrozol: un estudio observacional y prospectivo) (en inglés).

Los síntomas de la menopausia como los bochornos y el sudor nocturno pueden reducir drásticamente la calidad de vida de algunas mujeres. Algunas mujeres recurren a la terapia de reemplazo hormonal (TRH) para aliviar esos síntomas. Sin embargo, en algunas investigaciones se demostró que la TRH aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama en mujeres sin diagnóstico de este tipo de cáncer. La TRH también aumenta el riesgo de que el cáncer de mama vuelva a aparecer (recurrencia) en mujeres diagnosticadas con la enfermedad. La TRH no se recomienda para mujeres con diagnóstico de cáncer de mama. Las mujeres sin diagnóstico que tienen síntomas menopáusicos graves deben evaluar los beneficios y los riesgos de la TRH.

En investigaciones anteriores, se demostró que es posible que la administración subcutánea de testosterona alivie varios síntomas de la menopausia, como los bochornos, los problemas para dormir, la irritabilidad y la fatiga. Si bien la testosterona se considera una hormona masculina debido a que los hombres la tienen en niveles muchos más altos, las mujeres también tienen testosterona. En los hombres, la testosterona es producida por los testículos, mientras que en las mujeres es producida por los ovarios y las glándulas suprarrenales. La testosterona contribuye a mantener lo siguiente:

  • la densidad ósea
  • la distribución de la grasa
  • la fuerza y la masa muscular
  • la producción de glóbulos rojos
  • el deseo sexual
  • la producción de espermatozoides (solo en hombres)

En las mujeres, la enzima aromatasa convierte una parte de la testosterona en estradiol, un tipo de estrógeno. Debido a que se demostró que la TRH aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, los médicos creen que el estradiol que se obtiene a partir de la testosterona podría afectar dicho riesgo.

En este estudio, denominado “Testosterone Implant Breast Cancer Prevention Study” (Estudio sobre la prevención del cáncer de mama y los implantes de testosterona), los investigadores buscaban determinar si el uso de testosterona en lugar de hormonas en la TRH (estrógeno y progesterona) para tratar los síntomas de la menopausia aumentaría el riesgo de cáncer de mama.

Desde marzo de 2008, se trató a 1.268 mujeres posmenopáusicas, sin antecedentes de cáncer de mama y con síntomas menopáusicos, con una miniesfera de testosterona implantada debajo de la piel cada tres meses. Ninguna de las mujeres recibía TRH. Las mujeres tenían alrededor de 52 años cuando se les implantó la primera miniesfera.

Debido a que los médicos creen que el estradiol que se obtiene a partir de testosterona podría afectar el riesgo de cáncer de mama, a algunas mujeres se las trató con miniesferas que también contenían el inhibidor de la aromatasa Arimidex (nombre genérico: anastrozol). Los inhibidores de la aromatasa son el medicamento de hormonoterapia que se usa más comúnmente para reducir el riesgo de recurrencia del cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas con diagnóstico de cáncer de mama positivo para receptores de hormonas en estadio temprano. Los inhibidores de la aromatasa bloquean la aromatasa. En las mujeres a las que se les implantó la miniesfera de testosterona Arimidex debajo de la piel, se convirtió en estradiol una menor cantidad de testosterona.

Se hará un seguimiento de las mujeres durante 10 años. Los investigadores del estudio informaron resultados de los primeros cinco años de seguimiento.

Para el 31 de marzo de 2013, se habían diagnosticado ocho casos de cáncer de mama en las 1.268 mujeres (0,63 %). Esto significa que habría 142 casos de cáncer de mama cada 100.000 años-persona de seguimiento:

  • Seis de los ocho casos de cáncer estaban en estadio I.
  • Cinco de los casos de cáncer en estadio I eran negativos para HER2.

En un estudio como este, se realiza un seguimiento de cada participante durante, al menos, 10 años. Una mujer que no padece cáncer de mama en los 5 años de seguimiento se considera que contribuye 5 años-persona de seguimiento.

En los estudios en los que se analizaron las tasas de cáncer de mama en pacientes en TRH se llegó a las siguientes conclusiones:

  • 380 casos cada 100.000 años-persona de seguimiento en mujeres en TRH, en comparación con los 300 casos cada 100.000 años-persona en mujeres que no someten a TRH (Women’s Health Initiative, Iniciativa sobre la salud de las mujeres)
  • 501 casos cada 100.000 años-persona de seguimiento en mujeres en TRH, en comparación con los 337 casos cada 100.000 años-persona en mujeres que se sometieron a TRH en el pasado y 238 casos cada 100.000 años-persona en mujeres que nunca se sometieron a TRH (Million Women Study, Estudio sobre un millón de mujeres).

Las tasas promedio de cáncer de mama en los Estados Unidos son las siguientes:

  • 234 cada 100.000 años-persona para las mujeres de entre 50 y 54 años
  • 293 cada 100.000 años-persona para las mujeres de entre 55 y 59 años
  • 358 cada 100.000 años-persona para las mujeres de entre 60 y 64 años

Por lo tanto, este estudio parece demostrar que el uso del implante de testosterona, con o sin Arimidex, redujo realmente el riesgo de padecer cáncer de mama. No obstante, los investigadores señalaron que en el estudio no hubo un grupo de referencia de mujeres similares que no recibieron implantes de testosterona. Así que no podemos afirmar con seguridad si el uso de implantes de testosterona para tratar los síntomas de la menopausia reduce el riesgo de padecer cáncer de mama.

Los investigadores también hallaron lo siguiente:

  • Ninguna de las mujeres que tuvieron cáncer de mama mientras se las trató con el implante de testosterona sufrieron una recurrencia del cáncer.
  • El implante de testosterona solo causó efectos secundarios leves en algunas mujeres, como aumento de vello facial, debilitamiento del cabello y aumento leve del acné. Al mismo tiempo, alrededor de la mitad de las mujeres dijo que su piel mejoró mientras estuvo en tratamiento con los implantes.
  • Las mujeres tratadas con el implante de testosterona Arimidex no tuvieron efectos secundarios relacionados con Arimidex.

Si bien estos resultados son prometedores, son resultados INICIALES. Los investigadores continúan con el estudio y tienen planeado informar más resultados a medida que los recopilen. Además, las miniesferas de testosterona no están aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos para tratar los síntomas de la menopausia y no se las usa comúnmente con este fin.

Si tienes problemas con los síntomas de la menopausia, habla con tu médico sobre todas las opciones. Pregúntale cómo puedes minimizar el riesgo de padecer cáncer de mama y aliviar los síntomas al mismo tiempo. Asegúrate de analizar los pros y los contras de las opciones de TRH disponibles en la actualidad. Según la investigación, la TRH solo con estrógeno aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama en menor proporción que la TRH combinada, que contiene estrógeno y progesterona. Si decides tratarte con TRH, pregunta si puedes usar una formulación de dosis más baja e intenta tratarte con ella durante la menor cantidad de tiempo posible. También puedes preguntarle a tu médico acerca de la TRH vaginal o transdérmica.

Se comprobó que algunas técnicas de la medicina complementaria y psicosomática ayudan a aliviar los bochornos, como el ejercicio, el yoga, la terapia cognitivo-conductual y la acupuntura.

Puedes obtener más información sobre la menopausia y las medidas que puedes tomar para aliviar sus molestos síntomas en las páginas de la sección Cómo manejar los síntomas menopáusicos del sitio Breastcancer.org.


Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio