comscore¿Por qué existen tantos tipos de tratamiento del cáncer de mama?

¿Por qué existen tantos tipos de tratamiento del cáncer de mama?

 

Para tratar el cáncer de mama y obtener resultados favorables, es necesario eliminar el cáncer o controlarlo durante un período prolongado. Pero, debido a que el tumor está compuesto de una diversidad de tipos de células cancerosas, es necesario disponer de diferentes clases de tratamiento para poder eliminar todas esas células.

El plan de tratamiento puede incluir una combinación de los siguientes tratamientos:

Es necesario pensar en todas las alternativas hasta idear una estrategia de tratamiento personalizada para tratar el cáncer de mama. El plan de tratamiento ideal funciona contra todo lo que haya en el interior de las células que causaron la generación del cáncer, hacen que crezca y que pudiera permitir la diseminación a otras partes del cuerpo.

 

Cada tipo de cáncer es diferente

Las células son las unidades estructurales de todos los seres vivos, desde los tomates y las mariquitas hasta los salmones y las personas. Las instrucciones que le indican a una célula lo que debe hacer se encuentran en los genes ubicados en el centro de la célula. Esos genes están hechos de ácido desoxirribonucleico (ADN), que puede modificarse o dañarse con el tiempo. Algunas modificaciones del ADN son inofensivas, pero otras pueden causar enfermedades. Las células cancerosas “nacen” cuando las modificaciones anómalas del ADN le dicen a las células que deben multiplicarse más rápido y comportarse de un modo diferente al habitual. A medida que estas células cancerosas se multiplican para formar un tumor, continúan modificándose y tornándose cada vez más distintas entre sí.

Mientras el cáncer se forma, se generan nuevos y diferentes tipos de células cancerosas de cáncer de mama dentro de ese mismo tumor. La combinación de células que se acumula con el tiempo se vuelve cada vez más compleja. Por ende, aunque cada célula de un cáncer esté relacionada con la misma célula “madre” original, todas las células que forman un tumor maligno no son iguales. La idea de que un tumor maligno está formado por diferentes clases de células se denomina “heterogeneidad tumoral”.

Cuando un tumor de cáncer de mama mide 1 centímetro (menos de media pulgada), los millones de células que forman el bulto son muy diferentes entre sí. Además, cada cáncer tiene su propia identidad (o huella) genética, creada por el ADN de sus células. Por lo tanto, dos personas que recibieron un diagnóstico de cáncer de mama que tienen la misma edad, altura, peso y origen étnico, y que tienen antecedentes médicos similares, casi con seguridad tienen dos tipos muy diferentes de cáncer. El único aspecto en común de ambos tipos de cáncer es que se iniciaron a partir de una célula del tejido mamario.

 

Las células cancerosas necesitan distintos tratamientos

Las diferencias entre las células cancerosas (heterogeneidad tumoral) son el motivo de que el informe patológico, los análisis de sangre y otras pruebas puedan ser complicados, y de que existan numerosos tratamientos para el cáncer de mama. Las células cancerosas pueden ser tan diferentes que lo que destruye un tipo de célula puede ser inofensivo para otro.

El mejor tratamiento general implica obtener lo mejor de cada especialidad. La cirugía, la radiación, la quimioterapia, la terapia hormonal y las terapias dirigidas funcionan de diferentes formas por sí solas; además, pueden ser más eficaces cuando se las administra en conjunto.

Se han aprobado más de cien medicamentos para tratar el cáncer y se están desarrollando muchos más. Algunos tratamientos son muy especializados, diseñados para tratar solamente un gen o una proteína particular de las células cancerosas. Esta terapia dirigida puede ser eficaz, pero es solo una parte de la lucha general contra el cáncer. Se necesitan otros tratamientos para combatir otros aspectos de las células cancerosas. Cada tratamiento cumple una función para destruir todo el cáncer. Por eso algunos tratamientos son más eficaces en combinación con otros, o bien, antes o después de otras terapias.

Las diferencias en las células cancerosas son el motivo por el cual dos personas que recibieron un diágnostico de cáncer de mama pueden tener planes de tratamiento completamente distintos. Es posible que conozcas a otras mujeres en la sala de espera, antes de los exámenes o tratamientos. Es muy común compartir historias sobre diagnósticos y tratamientos. Sin embargo, recuerda que cada cáncer tiene una personalidad diferente y tendrá un plan de tratamiento diferente. Cuando hablas con otra mujer, es difícil saber si su situación es similar o distinta a la tuya. Por ende, no es recomendable que tomes decisiones sobre tu tratamiento en función del tratamiento de otra persona. Lo que a ella le funciona podría ser distinto de lo que funciona en tu caso.

Un panorama más completo

Los tratamientos que atacan características específicas de las células cancerosas, como una proteína que permite que dichas células se multipliquen rápidamente o de forma anormal, condujo al desarrollo de varios tratamientos nuevos. Por ejemplo:

  • Los medicamentos de terapia hormonal atacan receptores hormonales que estimulan el crecimiento de células de cáncer.

  • Los inhibidores del HER2 actúan contra tumores de cáncer positivo para HER2 al bloquear la capacidad de las células cancerosas de recibir las señales que activan su crecimiento.

  • Los inhibidores de CDK4/6 actúan contra tumores por cáncer de mama metastásico positivo para receptores de hormonas y negativo para HER2, ya que evitan que las células cancerosas se dividan y crezcan.

  • Los inhibidores de PARP actúan contra el cáncer de mama metastásico negativo para HER2 con una mutación del gen BRCA1 o BRCA2, ya que dificultan la tarea de las células cancerosas de reparar el daño en el ADN.

  • Los inhibidores de PI3K actúan contra tumores por cáncer de mama negativos para HER2 con una mutación en el gen PIK3CA.

Los investigadores sospechan que se pueden identificar otros genes específicos en casos individuales de cáncer de mama. Una vez que se descubran, posiblemente se puedan desarrollar tratamientos dirigidos a esos genes específicos.

Mediante los análisis genómicos se analizan determinados genes en las células de cáncer de mama. Mediante la medición de los niveles de actividad de genes específicos, estos análisis calculan una puntuación de recurrencia. Cuanto más alta es esta puntuación, más probabilidades existen de que vuelva a presentarse el cáncer. Tener en cuenta otras características del cáncer Y los resultados de los análisis genómicos puede ayudar a prever el riesgo de recurrencia del cáncer. Esta información puede ayudar a las mujeres y los médicos a decidir si hay otros tratamientos que podrían resultar útiles después de la cirugía.

Los investigadores esperan desarrollar análisis que puedan brindar un panorama más completo de la composición genética de los tumores cancerosos. De esa forma, se podrán recetar tratamientos personalizados para cada tipo de cáncer.

 

Resistencia del tumor

Con el tiempo, es posible que un tumor maligno desarrolle resistencia al tratamiento. Esto ocurre cuando las células cancerosas descubren una forma de sobrevivir a los tratamientos. Puede manifestarse cuando diversos tratamientos destruyen las células a los que están dirigidos, pero no tienen efecto sobre todas las células de cáncer. Las células que escapan a estos efectos de un tratamiento previo se denominan células resistentes. Sobreviven al ataque previo y finalmente logran crecer. Así se produce la recurrencia.

Para eliminar estas células cancerosas resistentes, deben administrarte nuevas formas de tratamiento que funcionen de manera distinta de las anteriores. Algunas veces, una segunda ronda de tratamientos puede ser capaz de eliminar todas las células cancerosas que hayan sobrevivido. Sin embargo, en otras situaciones, se requiere una mayor cantidad de ciclos de tratamiento.

— Se actualizó por última vez el 21 de enero de 2022 17:27