La adición de una cirugía al plan de tratamiento ofrece una mejor supervivencia a ciertas mujeres diagnosticadas con cáncer de mama (seno) en estadio IV

La adición de una cirugía al plan de tratamiento ofrece una mejor supervivencia a ciertas mujeres diagnosticadas con cáncer de mama (seno) en estadio IV

En lugar de su administración independiente, el tratamiento sistémico combinado con una cirugía puede mejorar la supervivencia de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en estadio IV con un estado conocido respecto de los receptores de hormonas y un estado conocido para HER2.
20 sept 2021.
 

Según un estudio, en lugar de su administración independiente, el tratamiento sistémico combinado con una cirugía puede mejorar la supervivencia de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en estadio IV con un estado conocido respecto de los receptores de hormonas y un estado conocido para HER2.

Esta investigación se publicó en la edición de mayo de 2021 de la revista sobre registros anuales de cirugía oncológica, Annals of Surgical Oncology. Lee el resumen del estudio disponible en inglés: “Benefits of Surgical Treatment of Stage IV Breast Cancer for Patients With Known Hormone Receptor and HER2 Status” (Beneficios del tratamiento quirúrgico para pacientes con un diagnóstico de cáncer mama en estadio IV, con un estado conocido respecto de los receptores de hormonas y un estado conocido para HER2).

Los tratamientos sistémicos viajan por el organismo y destruyen las células cancerosas. La quimioterapia, la terapia hormonal y la terapia dirigida son tipos de tratamientos sistémicos. Sin embargo, en el marco de este estudio, los investigadores solo consideraron la quimioterapia y la terapia hormonal como tratamientos sistémicos.

 

Cáncer en estadio IV frente a cáncer metastásico

El estadio IV describe un caso de cáncer de mama invasivo que ha hecho metástasis más allá de la mama y los ganglios linfáticos circundantes en otros órganos del cuerpo más alejados, como los pulmones, los huesos, el hígado o el cerebro. Si un caso de cáncer de mama se clasifica como de estadio IV en un primer diagnóstico, los médicos lo denominan “de novo”. Alrededor del 6 % de los casos de cáncer de mama son de novo.

“Cáncer metastásico” o “cáncer en estadio avanzado” son otros términos utilizados para describir al cáncer de mama en estadio IV.

Sin embargo, ciertos grupos distinguen entre el cáncer de mama en estadio IV y el cáncer de mama metastásico. La Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, sigla en inglés) y el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, sigla en inglés) afirman que el estadio de un caso de cáncer no se modifica después de determinar el diagnóstico por primera vez. Entonces, si una persona recibe un diagnóstico de cáncer de mama en estadio II y, luego, unos años después, el cáncer vuelve a aparecer en los huesos, técnicamente el diagnóstico es de cáncer de mama en estadio II con recurrencia metastásica en los huesos.

Sin embargo, esta no es la manera en la que la mayoría de las personas, incluso la mayoría de los oncólogos, piensan y hablan sobre el cáncer. Cuando una persona recibe un diagnóstico de cáncer de mama que vuelve a aparecer en alguna parte del cuerpo alejada de la mama, las personas y los médicos suelen considerar que se trata de un caso de cáncer metastásico o en estadio IV.

Tanto la ACS como el NCI afirman que el estadio de un caso de cáncer no se modifica cuando se produce una recurrencia, de manera que se puedan registrar estadísticas sobre los resultados de los diagnósticos de cáncer. Estas organizaciones hacen un seguimiento de las personas a lo largo del tiempo y registran lo siguiente:

  • el número de personas diagnosticadas con cáncer en un estadio en particular que padecen un episodio de recurrencia

  • el tipo de recurrencia

En Breastcancer.org, hablamos sobre el cáncer de mama de la misma forma en que lo hacen la mayoría de los médicos. Tal como lo hace la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, sigla en inglés), utilizamos los términos “estadio IV” y “metastásico” de manera indistinta. También consideramos que una persona que atraviesa una recurrencia metastásica padece cáncer en estadio IV.

En el estudio que se analiza en este artículo, todas las mujeres que participaron padecían cáncer de mama de novo, es decir, cáncer en estadio IV en un primer diagnóstico. Por lo tanto, los resultados se aplican solo a este tipo de cáncer de mama.

 

Tratamiento del cáncer de mama en estadio IV

Los tratamientos sistémicos, como la quimioterapia, la terapia hormonal y las terapias dirigidas, se administran frecuentemente como tratamientos del cáncer de mama en estadio IV. Las características del tipo de cáncer determinan cuál de estos tratamientos resulta más conveniente.

Casi todos los casos de cáncer de mama en estadio IV se tratan con algún tipo de quimioterapia. Si el cáncer es positivo para receptores de hormonas, suele administrarse terapia hormonal en casi todos los casos. Como lo indica su nombre, las terapias dirigidas sirven para atacar características específicas de las células cancerosas, como la proteína HER2, que transmite a estas células la orden de crecer de forma rápida o anormal. Por lo tanto, si un caso de cáncer es positivo para HER2, casi siempre suele tratarse con terapia dirigida contra esta proteína.

Ya se ha evaluado en estudios anteriores si la adición de una cirugía al plan de tratamiento de la enfermedad en estadio IV podía mejorar las circunstancias. Sin embargo, los resultados fueron muy variados.

Los investigadores que se encargaron de realizar este estudio quisieron evaluar si la supervivencia de las mujeres diagnosticadas con tipos específicos de cáncer de mama en estadio IV podría mejorarse mediante la adición de una cirugía a su tratamiento sistémico.

 

Sobre el estudio

Los investigadores utilizaron la Base de Datos Nacional del Cáncer (NCDB, sigla en inglés) para identificar a 12.838 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama de novo en estadio IV entre 2010 y 2015. La NCDB es un proyecto conjunto de la Sociedad Americana contra el Cáncer y el Colegio Americano de Cirujanos. En esta base de datos, se incluye información de los establecimientos acreditados por la Comisión de Cáncer, así como el registro de más del 70 % de los nuevos diagnósticos de cáncer en los Estados Unidos.

El estado respecto de los receptores de hormonas y el estado para HER2 eran conocidos para todos los casos de cáncer considerados en el estudio. Todas las mujeres habían recibido tratamiento sistémico, es decir, se habían sometido a quimioterapia, terapia hormonal o ambas.

En este estudio, se excluyó a los siguientes grupos de mujeres:

  • mujeres que murieron durante los primeros 6 meses después de recibir el diagnóstico

  • mujeres que recibieron un diagnóstico de cáncer de mama con un estado incierto respecto de los receptores del hormonas y para HER2

  • mujeres que no se sometieron a tratamientos sistémicos

En general, aproximadamente el 72 % de las mujeres consideradas en el estudio eran blancas y alrededor del 18 % eran negras. La mayoría de las mujeres consideradas en el estudio cumplían con lo siguiente:

  • Tenían seguro.

  • Vivían en el área metropolitana.

  • No padecían otras afecciones médicas, como presión arterial alta o diabetes.

  • Recibieron un diagnóstico de cáncer de mama en estadio IV negativo para HER2 y positivo para receptores de progesterona y para receptores de estrógeno.

Cuando los investigadores observaron los distintos tipos de tratamiento que las mujeres habían recibido, descubrieron lo siguiente:

  • Un total de 6.649 mujeres solo recibieron tratamiento sistémico.

  • Un total de 2.906 mujeres recibieron tratamiento sistémico y radioterapia.

  • Un total de 1.689 mujeres recibieron tratamiento sistémico y se sometieron a cirugía.

  • Un total de 1.594 mujeres recibieron tratamiento sistémico y radioterapia, y se sometieron a cirugía.

En términos generales, a partir de estos resultados, se demostró que las mujeres que se sometieron a cirugía alcanzaron un índice de supervivencia a cinco años más alto que las mujeres que solo recibieron tratamiento sistémico. Las mujeres que se sometieron a una combinación de cirugía con tratamiento sistémico y radioterapia alcanzaron el índice de supervivencia más alto.

Los índices de supervivencia a cinco años de todas las mujeres consideradas en el estudio fueron los siguientes:

  • un 38 % para las mujeres que se sometieron a un tratamiento sistémico, radioterapia y cirugía

  • un 32 % para las mujeres que se sometieron a un tratamiento sistémico y cirugía

  • un 21 % para las mujeres que solo se sometieron a un tratamiento sistémico

  • un 19 % para las mujeres que se sometieron a un tratamiento sistémico y radioterapia

Esta diferencia entre los índices de supervivencia fue considerable a nivel estadístico, lo que significa que, probablemente, se debió a los distintos tratamientos y no fue solo una casualidad.

Luego, los investigadores evaluaron si la cirugía incidía sobre los índices de supervivencia en función del estado para HER2.

En el caso de las 931 mujeres diagnosticadas con una enfermedad positiva para HER2, la cirugía también mejoró su índice de supervivencia. Entre estas mujeres, los índices de supervivencia a cinco años fueron los siguientes:

  • un 48 % para las mujeres que se sometieron a un tratamiento sistémico, radioterapia y cirugía

  • un 41 % para las mujeres que se sometieron a un tratamiento sistémico y cirugía

  • un 29 % para las mujeres que solo se sometieron a un tratamiento sistémico

  • un 21 % para las mujeres que se sometieron a un tratamiento sistémico y radioterapia

Estas diferencias entre los índices de supervivencia también fueron considerables a nivel estadístico.

Los investigadores notaron que los índices de supervivencia de las mujeres diagnosticadas con una enfermedad positiva para HER2 eran más altos que el conjunto de los índices de todas las mujeres consideradas en el estudio.

Por último, en el caso de las 3.283 mujeres que se sometieron a cirugía, los investigadores analizaron si la administración de quimioterapia antes de la cirugía o después de ella afectaba los índices de supervivencia.

Los médicos califican los tratamientos administrados antes de una cirugía como “tratamientos neoadyuvantes” y aquellos administrados después de una cirugía como “tratamientos adyuvantes”. Entonces, cuando la quimioterapia se administra antes de la cirugía, es neoadyuvante y, cuando se administra después, es adyuvante.

En términos generales, los investigadores descubrieron que las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en estadio IV positivo para HER2 y positivo para receptores de hormonas alcanzaban índices de supervivencia más altos si recibían quimioterapia antes de la cirugía en lugar de después de ella.

Específicamente en relación con el estado para HER2, los índices de supervivencia a cinco años fueron los siguientes:

  • un 55% para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad positiva para HER2 que recibieron quimioterapia antes de someterse a cirugía

  • un 35 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad positiva para HER2 que recibieron quimioterapia después de someterse a cirugía

  • un 34 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad negativa para HER2 que recibieron quimioterapia antes de someterse a cirugía

  • un 30 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad negativa para HER2 que recibieron quimioterapia después de someterse a cirugía

Estas diferencias entre los índices de supervivencia fueron considerables a nivel estadístico.

Específicamente en relación con el estado respecto de los receptores de estrógeno, los índices de supervivencia a cinco años fueron los siguientes:

  • un 42 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad positiva para receptores de estrógeno que recibieron quimioterapia antes de someterse a cirugía

  • un 30 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad positiva para receptores de estrógeno que recibieron quimioterapia después de someterse a cirugía

  • un 30 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad negativa para receptores de estrógeno que recibieron quimioterapia antes de someterse a cirugía

  • un 22 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad negativa para receptores de estrógeno que recibieron quimioterapia después de someterse a cirugía

Estas diferencias entre los índices de supervivencia fueron considerables a nivel estadístico.

Específicamente en relación con el estado respecto de los receptores de progesterona, los índices de supervivencia a cinco años fueron los siguientes:

  • un 45 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad positiva para receptores de progesterona que recibieron quimioterapia antes de someterse a cirugía

  • un 32 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad positiva para receptores de progesterona que recibieron quimioterapia después de someterse a cirugía

  • un 32 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad negativa para receptores de progesterona que recibieron quimioterapia antes de someterse a cirugía

  • un 25 % para las mujeres diagnosticadas con una enfermedad negativa para receptores de progesterona que recibieron quimioterapia después de someterse a cirugía

Estas diferencias entre los índices de supervivencia fueron considerables a nivel estadístico.

“En conclusión, en este gran estudio multicéntrico en el que se utilizaron datos de la NCDB, se demostró que, para las pacientes diagnosticadas con cáncer de mama en estadio IV, el tratamiento sistémico combinado con una intervención quirúrgica resultó beneficioso para la supervivencia. Además, la realización de una intervención quirúrgica después de la administración de [quimioterapia neoadyuvante] en pacientes con una enfermedad [positiva para receptores de estrógeno], [progesterona] y HER2 se asoció con un beneficio de supervivencia considerable”, informaron los investigadores.

 

Qué significa esto para ti

Es importante tener en cuenta que, en este estudio, solo se evaluaron mujeres diagnosticadas de novo, es decir, cuyo cáncer de mama se encontraba en estadio IV en el momento del primer diagnóstico. Por lo tanto, los resultados se aplican solo a ese tipo de cáncer de mama. No se conoce con certeza si la cirugía mejoraría el índice de supervivencia en el caso de las mujeres diagnosticadas con una recurrencia metastásica, es decir, un caso de cáncer de mama que hace metástasis en otras partes del cuerpo alejadas de la mama durante el tratamiento de la enfermedad en etapa temprana.

También es importante recordar que este estudio es un estudio de cohortes retrospectivo. En un estudio de cohortes, los investigadores comparan los resultados de dos o más grupos de personas que estuvieron expuestas a distintas cosas. En este caso, los investigadores compararon dos grupos de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama de novo que se habían sometido a distintos tratamientos. En un estudio retrospectivo, el resultado —en este caso, la supervivencia a cinco años— ya se obtuvo. Por lo tanto, los investigadores evaluaron los tratamientos administrados a estas mujeres con el fin de descubrir qué podría haber causado la diferencia en los resultados.

Los médicos y los científicos consideran que los estudios retrospectivos son menos certeros que los estudios prescriptivos, en los cuales se observan las situaciones a futuro en lugar de los resultados ya obtenidos. Los estudios de cohortes también se consideran menos certeros que los estudios aleatorizados, en los que las personas se dividen de forma aleatoria en diferentes grupos de tratamiento. Si este hubiese sido un estudio aleatorizado, los investigadores habrían determinado de forma aleatoria que algunas de las mujeres recibieran otros tratamientos además de la cirugía. Luego, habrían determinado de forma aleatoria que otras mujeres recibieran otros tratamientos sin cirugía. Como las mujeres consideradas en este estudio ya habían recibido su tratamiento, no se conoce con certeza si quienes tuvieron más probabilidades de obtener mejores resultados también se habían sometido a una cirugía, lo cual habría afectado las conclusiones.

Entonces, si bien los resultados de este estudio fueron positivos, estas falencias indican que es probable que la mayoría de las personas diagnosticadas con cáncer de mama en estadio IV continúen recibiendo otros tratamientos que no impliquen cirugía.

Después de un diagnóstico de cáncer en estadio IV, tú y tu médico pueden considerar varias opciones de tratamiento, incluida la quimioterapia, la terapia hormonal, la terapia dirigida, la inmunoterapia, la radiación y la cirugía. Tu plan de tratamiento dependerá de las características del diagnóstico de cáncer, así como de tus preferencias personales y otras afecciones médicas que puedas tener.

Si tu médico no te recomienda la cirugía, tal vez quieras mencionar este estudio y preguntarle por qué este tipo de tratamiento no se incluye en tu plan.

Juntos, tú y tu médico pueden elaborar el mejor plan de tratamiento para tu situación particular.

Para obtener más información, visita Cáncer de mama (seno) metastásico.

— Se actualizó por última vez el 10 de agosto de 2022 15:13

Revisado por 1 adviser médicos
 
Brian Wojciechowski, MD
Sistema de salud Crozer Health, área de Filadelfia, PA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría
Comparte tus comentarios
Ayúdanos a saber cómo podemos mejorar la cobertura de noticias de investigación.