comscoreReconstrucción mamaria en mujeres de color: consejos para obtener la atención que mereces

Reconstrucción mamaria en mujeres de color: consejos para obtener la atención que mereces

En los EE. UU., no todas las mujeres tienen el mismo acceso a la información o a la atención en relación con la reconstrucción mamaria. Las mujeres de raza negra pertenecen a uno de los grupos que enfrenta más obstáculos para obtener una reconstrucción mamaria.
 

Todas las mujeres que deben realizarse una mastectomía deberían contar con la información que necesitan para tomar una decisión fundamentada sobre la reconstrucción mamaria. Lo ideal es que el cirujano mamario te explique todas las opciones de reconstrucción mamaria y te derive a un cirujano plástico antes de la mastectomía. Pero eso no siempre sucede.

En los EE. UU., no todas las mujeres tienen el mismo acceso a la información o a la atención en relación con la reconstrucción mamaria. Las mujeres de raza negra pertenecen a uno de los grupos que enfrenta más obstáculos para obtener una reconstrucción mamaria. Se ha demostrado mediante estudios que el índice de mujeres negras que se someten a la reconstrucción mamaria es mucho más bajo que el de las mujeres blancas. 1

“Mis pacientes de raza negra me dicen que ninguna persona de su equipo médico les mencionó la posibilidad de realizarse una reconstrucción inmediata cuando se sometieron a la mastectomía, y ellas no sabían que podían pedirla. Nunca escucho algo así de la boca de las pacientes de raza blanca”, comenta la Dra. Aisha Baron, cirujana plástica y reconstructiva de Breast Body Beauty Plastic and Reconstructive Surgery en Marietta, Georgia.

“Algunas veces, la reconstrucción mamaria es algo que no se analiza cuando el cáncer de mama está en un estadio avanzado, y las mujeres negras suelen recibir diagnósticos de cáncer de mama en estadios más avanzados”, explica la Dra. Baron. La reconstrucción mamaria puede no incluirse en la conversación cuando la paciente vive en un área donde no hay cirujanos plásticos cerca de su casa. Pero la Dra. Baron dice que, de cualquier forma, esas pacientes deberían saber que pueden asistir a una consulta con un cirujano plástico.

El seguro puede ser otro obstáculo. Las mujeres de raza negra tienen más probabilidades de no tener un seguro médico o de contar con planes de seguro públicos que son aceptados por menos cirujanos plásticos. Y las mujeres negras que sí cuentan con planes privados de seguro, algunas veces, desconocen que el seguro cubrirá la reconstrucción mamaria.

“Desafortunadamente, dentro de la comunidad afroamericana, hay algunos desafíos en relación con la educación básica sobre la salud y la reconstrucción mamaria, y allí es donde se necesita llegar a los pacientes e informarlos”, afirma el Dr. Paris Butler, magíster en Salud Pública, integrante del Colegio Americano de Cirujanos (ACS, sigla en inglés) y profesor asistente de Cirugía Plástica y Reconstructiva del Sistema de Salud de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia, Pensilvania.

Incluso entre las mujeres que cuentan con seguro privado y viven en áreas con mayor presencia de cirujanos plásticos, las mujeres blancas tienen 24 % más probabilidades de someterse a una reconstrucción mamaria que las mujeres negras y 26 % más probabilidades de hacerlo que las asiáticas, las isleñas del Pacífico y las nativas americanas. Además, tienen 19 % más probabilidades de hacerlo que las hispanas, según un estudio del Dr. Butler. 2

Si eres una mujer de color y estás considerando someterte a una reconstrucción mamaria, aquí encontrarás recomendaciones para asegurarte de conocer todas tus opciones, encontrar un cirujano plástico con el que te sientas cómoda y recibir el apoyo que necesitas para tomar una decisión adecuada para ti.

 

Entiende que tienes opciones

La mayoría de las mujeres que se someten a una mastectomía son candidatas para la cirugía de reconstrucción mamaria. La reconstrucción mamaria puede ayudarte a recuperar la apariencia y la forma de las mamas, ya sea que te la realicen al mismo tiempo que la mastectomía o más adelante. Gran parte de las mujeres que optan por la reconstrucción mamaria pueden elegir cómo y cuándo someterse a la cirugía de reconstrucción.

Dependiendo de tu situación, el cirujano plástico puede usar implantes, tejido trasplantado de otra parte del cuerpo (llamada “reconstrucción autóloga”) o una combinación de ambas técnicas para recrear las mamas. Podrían hacerte una mastectomía con preservación de pezón (en la que se mantienen intactos el pezón, la piel y la areola) o realizarte una cirugía de reconstrucción de pezón o un tatuaje en la zona. También podrías decidir “quedarte plana” en lugar de que te reconstruyan las mamas.

Vale la pena tomarse el tiempo para informarse sobre todas las opciones. Puedes hacerlo de la siguiente manera:

  • investigando en Internet

  • hablando con otras mujeres que se sometieron a una mastectomía o que optaron por el pecho plano

  • hablando con el cirujano plástico u otro integrante de tu equipo médico

“Decidir someterse a una reconstrucción mamaria es algo muy personal y no es la opción adecuada para todas las personas, pero mereces la oportunidad de tomar esa decisión. No deberías dejar que el sistema o la falta de información decidan por ti”, afirma el Dr. Frank DellaCroce. Él es cirujano plástico, integrante del ACS y socio fundador del Centro de Cirugía Mamaria Reconstructiva y el Hospital Quirúrgico St. Charles en Nueva Orleans, Luisiana.

 

Visita al menos a uno o dos cirujanos plásticos

“Antes de tomar una decisión sobre la reconstrucción mamaria, asegúrate de reunirte con, como mínimo, uno o dos cirujanos plásticos para analizar tus opciones”, sugiere la Dra. Ruth Celestin, cirujana plástica en Cirugía Plástica y Reconstructiva Celestin de Riverdale, Georgia.

Pídele a tu cirujano mamario, oncólogo o médico de cabecera una derivación a un cirujano plástico. También puedes investigar cirujanos plásticos por tu cuenta. Busca cirujanos plásticos certificados, que se especialicen en reconstrucciones mamarias y tengan experiencia en todos los tipos de reconstrucciones (incluidas las autólogas).

Si evalúas la posibilidad de someterte a una reconstrucción inmediata en el mismo momento en que te realicen la mastectomía, deberías elegir un cirujano plástico que trabaje en el mismo hospital que tu cirujano mamario, para que puedan operar en equipo.

La consulta con el cirujano plástico no tiene que ser en persona. En la actualidad, muchos cirujanos plásticos ofrecen citas virtuales. El Dr. Butler recomienda pedirle a algún amigo, familiar o persona de confianza que te acompañe en la consulta, para tomar notas y hacer preguntas. “Pueden defender tus intereses y prestar su par de oídos”, afirma.

También puedes preguntarle al profesional si te permite grabar la consulta virtual o presencial, para escucharla más adelante.

Estas son algunas preguntas que puedes hacerle al cirujano plástico que estás evaluando:

  • ¿Puedo ver fotos del antes y el después de las reconstrucciones que haya hecho?

  • ¿Cómo lucirán y se sentirán las mamas después de la reconstrucción?

  • ¿Cuánta experiencia tiene en cirugías de mujeres de color?

  • ¿Cuánto durará la cirugía y la recuperación en cada uno de los tipos de reconstrucción que estoy evaluando?

  • ¿Cómo serán las cicatrices?

  • ¿Acepta seguros médicos? ¿Acepta mi seguro médico?

  • ¿Qué llamadas y trámites relacionados con conseguir cobertura del seguro para la cirugía manejará su consultorio y cuáles deberé manejar yo?

Puedes obtener más información en Preguntas que debes hacerle al cirujano sobre la reconstrucción mamaria.

Recuerda que tendrás una relación a largo plazo con el cirujano plástico que elijas, probablemente de años. Por eso, es sensato elegir uno con el que te sientas a gusto.

“Las habilidades de comunicación de un cirujano plástico son casi tan importantes como sus habilidades quirúrgicas”, afirma la Dra. Celestin. Y agrega: “Como la reconstrucción mamaria suele ser un proceso de varias etapas, verás al cirujano plástico mucho más seguido de lo que puedes ver al cirujano mamario o a algún otro integrante del equipo médico”.

Si el primer cirujano plástico al que visitas no te hace sentir bien, sigue tus instintos y concreta una consulta con otro. Es posible que tengas que hablar con varios cirujanos plásticos para tener un panorama completo de cuáles son tus opciones.

“Muchas mujeres que no están satisfechas con los resultados de su reconstrucción son las que nunca buscaron una segunda opinión”, comenta Monique Gary, oncóloga, magíster en Ciencias, integrante de la ACS, oncóloga quirúrgica mamaria y directora del Programa Mamario del Grand View Health en Sellersville, Pensilvania.

 

Busca fotos del antes y el después de mujeres de color que se hayan realizado los procedimientos de reconstrucción que estás evaluando

Puede ser difícil encontrar fotos del antes y el después de mujeres de color que se hayan realizado una reconstrucción mamaria. Los cirujanos plásticos no siempre las publican en sus sitios web. Pero los médicos y los pacientes dicen que es útil ver fotos diversas del antes y el después, que muestren a mujeres de distintas etnias, formas y tamaños que se hayan sometido al tipo de cirugía de reconstrucción mamaria que estás evaluando.

“Ver las fotografías del trabajo del cirujano plástico al cual podrías elegir es particularmente valioso, pero ver otras fotos del antes y el después también puede ser útil. Puede ayudarte a hacerte una idea sobre los distintos procedimientos y cómo te verás y sanarás luego de la reconstrucción. Y también puede ayudarte a saber qué esperar”, afirma la Dra. Gary.

A menudo, los cirujanos plásticos tienen fotos del antes y el después que puedes ver en su consultorio y que no están publicadas en internet.

Cuando a Suzette Simon de la ciudad de Nueva York le diagnosticaron cáncer de mama en enero de 2020, decidió realizarse una mastectomía doble (bilateral) y una reconstrucción inmediata con expansores de tejido, que luego se reemplazarían por implantes mamarios. Se reunió con seis cirujanos plásticos y pidió fotos de su trabajo, incluidas las del antes y después de otras mujeres negras. Esas fotos no estaban disponibles en Internet, por lo que tuvo que ir a los consultorios de los cirujanos plásticos para verlas en persona.

“Para mí era realmente importante ver el nivel de atención que cada cirujano le dedicaba a una operación y la forma en que sanaban las cicatrices. En el trabajo de algunos de ellos, no me gustó la estética ni el resultado final”, relata Simon.

Consultar con distintos profesionales y ver fotos fue lo que, en última instancia, la ayudó a elegir al cirujano plástico con el que está satisfecha.

 

Averigua qué cubrirá el seguro

Algunas mujeres se resisten a siquiera considerar la reconstrucción mamaria porque asumen que es un procedimiento cosmético que no estará cubierto por el seguro y no se podrán costear.

“Algunas de mis pacientes tenían miedo de preguntar sobre la reconstrucción, por lo que podía significar en términos económicos. Cuando les digo que las compañías de seguro están obligadas a cubrir la reconstrucción y que la mayor parte de sus gastos estarán cubiertos si tienen seguro, el alivio que sienten es total”, afirma la Dra. Celestin.

La Ley de Derechos sobre la Salud y el Cáncer de la Mujer (Women’s Health and Cancer Rights Act) de 1998 requiere que todos los planes médicos grupales y las compañías de seguro de salud de EE. UU. que cubren el costo de la mastectomía también cubran todas las etapas de la reconstrucción mamaria. Eso incluye procedimientos que pueden ser necesarios más adelante para mejorar la mama reconstruida o para lograr la simetría (un equilibrio) entre ambas mamas.

Los procedimientos de reconstrucción mamaria cuentan con cobertura, ya sea que decidas hacer la reconstrucción enseguida, muy poco después de la mastectomía/lumpectomía o muchos años después. Veintiocho estados han aprobado leyes adicionales que les exigen a las compañías de seguro cubrir la reconstrucción mamaria.

Además, Medicare cubre la reconstrucción mamaria, mientras que la cobertura de Medicaid varía de estado a estado. Ninguna ley federal les exige a los planes patrocinados por el gobierno o la iglesia que cubran la reconstrucción. Asimismo, no existen leyes federales que requieran que los proveedores de seguro cubran la mastectomía preventiva (profiláctica), pero algunas leyes estatales lo hacen.

“Tomar una decisión fundamentada sobre someterse o no a una reconstrucción mamaria incluye llamar a la compañía de seguro y averiguar exactamente qué está cubierto y qué no”, sugiere la Dra. Celestin.

Las mujeres que tienen planes patrocinados por el estado pueden toparse con más dificultades en el momento de encontrar un cirujano plástico que acepte su seguro.

Sea cual sea tu situación, es buena idea adoptar una actitud proactiva y trabajar con la compañía de seguro y los médicos para conseguir cobertura para la cirugía.

Cuando Tonya Sanders de Monroe, Luisiana, eligió realizarse una mastectomía preventiva y una reconstrucción autóloga en 2016, sabía que iba a tener que convencer a su compañía de seguro de que cubriera la cirugía. Sanders tiene antecedentes familiares de cáncer de mama: sus seis hermanas, así como otras personas de su familia, habían sido diagnosticadas con la afección. Sin embargo, mediante pruebas genéticas se demostró que no tenía la mutación genética vinculada a un mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Además, el cirujano plástico que ella quería que llevara a cabo la cirugía no era parte de la red del plan de seguro. “Ahí me di cuenta de que iba a tener que pelear por mi caso”, dijo.

Le escribió una carta a la compañía de seguro, en la que explicaba por qué tenían que brindarle cobertura para la cirugía y permitir que la atendiera un cirujano plástico que no pertenecía a la red del plan. Adjuntó cartas de su asesor genético, de su radiólogo y de su ginecólogo. Finalmente, la compañía aceptó cubrir la cirugía en su totalidad.

“Si quieres obtener cobertura para tus cirugías, tienes que estar dispuesta a defender tú misma tus intereses, pelear si es necesario, formar un equipo de apoyo y tener documentos de respaldo”, explica Sanders.

Si no tienes seguro médico, puedes hablar con el trabajador social o el consejero en asistencia financiera del hospital o el centro oncológico. Esas personas pueden ayudarte a obtener cobertura o asistencia para el pago de la cirugía. También puedes consultar las Recomendaciones de Breastcancer.org para las personas que no tienen seguro médico.

Otro buen recurso: Las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama que no cuentan con seguro o cuyo seguro es muy limitado pueden acceder a la cobertura de Medicaid en los cincuenta estados de EE. UU. y Washington D. C. a través del Programa Nacional de Detección Temprana del Cáncer de Mama y de Cuello Uterino de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. A la parte del programa que se encarga del acceso a Medicaid algunas veces se la llama Programa de Tratamiento de Cáncer de Mama y Cuello Uterino. Los distintos estados pueden tener requerimientos diferentes respecto de la edad, ingresos y otros requisitos que las mujeres deben cumplir. Para obtener más información, busca en Google el nombre de tu estado, “Medicaid,” y “National Breast and Cervical Cancer Early Detection Program” (Programa Nacional de Detección Temprana del Cáncer de Mama y de Cuello Uterino de los Centros).

 

Entiende que un queloide luego de la cirugía puede ser un problema para algunas mujeres de color

Los queloides son las cicatrices gruesas, abultadas o levantadas que pueden crecer en forma desmedida respecto de la herida que las originó. Las personas negras, asiáticas e hispanas corren más riesgo de desarrollar queloides. Si bien no ocurre con frecuencia, algunas veces, la cicatriz de una cirugía de reconstrucción mamaria puede convertirse en un queloide. La cicatriz podría estar en la zona de las mamas o en otra parte del cuerpo, como el abdomen o la espalda, donde se haya extirpado el tejido para la reconstrucción autóloga.

Si sabes que tienes tendencia a desarrollar queloides, infórmaselo al cirujano plástico antes de la cirugía de reconstrucción. Algunas veces, el cirujano puede darse cuenta de que has tenido algún queloide en el pasado al examinar una cicatriz de cesárea. Incluso aunque no hayas tenido problemas con las cicatrices, te convendría consultar si tu cirujano tiene experiencia con técnicas para prevenir y reducir las cicatrices.

Según el Dr. DellaCroce, si el cirujano plástico cree que podrías desarrollar queloides, entonces empleará técnicas durante la cirugía que pueden ayudar a prevenir la aparición de esas cicatrices. Por ejemplo, puede usar materiales especiales para cerrar la incisión, aplicar terapia de presión, inyectar medicamentos esteroides en la línea de la incisión y aplicar vendas de gel de silicona luego de terminar la sutura.

Si se forma un queloide luego de la cirugía, los tratamientos como los geles de silicona, las láminas de gel de silicona y las inyecciones de esteroides también pueden minimizar la aparición de cicatrices. El cirujano puede recomendar un procedimiento de revisión de la cicatriz, que es un tipo de cirugía que puede mejorar la forma en que se ve y se siente la cicatriz. Sin embargo, ten en cuenta que los queloides pueden volver a aparecer luego del tratamiento.

 

Considera unirte a una comunidad de mujeres que hayan experimentado el tratamiento contra el cáncer de mama y la reconstrucción

Al participar en grupos de apoyo y comunidades virtuales de mujeres afectadas por el cáncer de mama puedes conectarte con otras personas que hayan pasado por una reconstrucción mamaria o hayan elegido el pecho plano y entender mejor tus opciones. Podrás hacer preguntas, recibir consejos y hablar sobre tus sentimientos y experiencias con mujeres que comprenden lo que estás pasando.

Puedes encontrar grupos de apoyo (que se reúnen en persona, por teléfono o por videollamada) y comunidades virtuales en internet o pedirles recomendaciones a tus médicos, trabajadores sociales o a las personas que conoces que hayan tenido cáncer de mama.

Para Jenne Beausoleil de Filadelfia, Pensilvania, a quien le diagnosticaron cáncer de mama en 2015 a los veintisiete años de edad, los grupos de apoyo y las comunidades virtuales le brindaron una manera de conectarse con algunas mujeres más jóvenes que habían atravesado el tratamiento. Se unió a la filial local de Coalición de Supervivencia Joven y habló con otras personas que ya eran parte del grupo en reuniones presenciales sobre sus opciones de reconstrucción. También participó en los foros en línea de Breastcancer.org, pidió consejos y leyó las historias de otras mujeres sobre cirugías, tratamiento y vida después del cáncer.

“Realmente me ayudó a prepararme para saber cómo serían las cosas cuando comenzara el tratamiento. Hablar con otras pacientes de cáncer de mama se convirtió en un lugar de refugio para mí”, explica. Hace poquito descubrió una comunidad virtual para mujeres de color afectadas por el cáncer de mama que se llama For the Breast of Us. “Ojalá hubieran existido cuando me enteré de que tenía cáncer”, exclama Beausoleil.

Estas son algunas comunidades para visitar:

 

Defiende tus propios intereses

A medida que vayas conociendo las opciones de reconstrucción mamaria, recuerda que tú puedes ser la mejor persona para defender tus propios intereses. Pregunta, asegúrate de recibir respuestas y no temas hablar cuando algo no te hace sentir bien. No siempre es fácil; especialmente, cuando estás transitando las abrumadoras emociones que despierta el diagnóstico de cáncer de mama. Pero participar activamente en tu cuidado puede marcar una gran diferencia.

Suzette Simon se sintió motivada a defender sus propios intereses, en parte, por lo que le sucedió a su mamá. En los 80, le diagnosticaron cáncer de mama y se sometió a una mastectomía unilateral (cirugía para extirpar solo la mama en la que se detectó el cáncer). No tenía seguro médico y no le ofrecieron la reconstrucción.

“Mi mamá quedó completamente desfigurada y descartada por el sistema. Ahora me doy cuenta de que debe haber sufrido graves problemas de autoestima debido a cómo se veía”, reflexiona Simon.

Y frente a su propio diagnóstico de cáncer de mama, Simon decidió que iba a buscar segundas opiniones y asegurarse de estar completamente cómoda con cada médico que eligiera y cada decisión de tratamiento que tomara. “Tienes que luchar por lo tuyo”, agrega.

La Dra. Gary también les recomienda a las mujeres que están investigando sobre la reconstrucción que intenten no conformarse y creer que lo importante es que tienen suerte de estar vivas. A la larga, ella dice que estar satisfechas con la forma en que se ven puede mejorar su calidad de vida. “Tienen que entender que tienen derecho a estar felices con su apariencia. Y saber que merecen sentirse plenas”, concluye la Dra. Gary.

Para obtener más información sobre las experiencias de otras mujeres con la reconstrucción mamaria, puedes ver a la Dra. Monique Gary y a Ricki Fairley de Touch, The Black Breast Cancer Alliance en un episodio de su serie web “The Doctor Is In”.

 
Referencias
  1. Soni S. E. y otros. “Disparities in Use and Access to Postmastectomy Breast Reconstruction Among African American Women: A Targeted Review of the Literature” (Disparidades en el uso y acceso a la reconstrucción mamaria posmastectomía entre mujeres afroamericanas: una revisión selectiva de las publicaciones). Cancer Control. 2017;24(4):1073274817729053. Disponible en inglés en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28975838/

  2. Butler P. D. y otros. “Influence of race, insurance status, and geographic access to plastic surgeons on immediate breast reconstruction rates” (Influencia de la raza, la calidad del seguro y el acceso geográfico a los cirujanos plásticos en los índices de reconstrucción mamaria inmediata). Am J Surg. 2018;215(6):987-994. Disponible en inglés en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0002961017311108

 
Center for Restorative Breast Surgery

This information made possible in part through the generous support of www.BreastCenter.com.

Revisado por 6 advisers médicos
 
Aisha Baron, MD
Breast Body Beauty Plastic and Reconstructive Surgery, Marietta, GA
Paris Butler, MD, MPH
Penn Medicine, Philadelphia, PA
Ruth Celestin, MD
Celestial Plastic and Reconstructive Surgery, Riverdale, GA
Frank J. DellaCroce, MD, FACS
Hospital quirúrgico St. Charles, Nueva Orleans, Luisiana
Ricki Fairley, CEO
Touch, the Black Breast Cancer Alliance
Monique Gary, DO, MSc, FACS
Grand View Health, Sellersville, Pensilvania
Conoce más sobre el Comité de Asesoría

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:04