Seis meses después de la segunda dosis de la vacuna Pfizer, las personas con tumores sólidos tienen los mismos niveles de anticuerpos de COVID-19 que las personas sin cáncer

Seis meses después de la segunda dosis de la vacuna Pfizer, las personas con tumores sólidos tienen los mismos niveles de anticuerpos de COVID-19 que las personas sin cáncer

Seis meses después de recibir la segunda dosis de la vacuna Pfizer contra la COVID-19, las personas diagnosticadas con tumores sólidos tienen aproximadamente los mismos niveles de anticuerpos que las personas que no recibieron un diagnóstico de cáncer.
9 sept 2021.
 

Según un estudio, seis meses después de recibir la segunda dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech contra la COVID-19, las personas diagnosticadas con tumores sólidos tienen aproximadamente los mismos niveles de anticuerpos que las personas que no recibieron un diagnóstico de cáncer.

La investigación se publicó en línea el 2 de septiembre de 2021 en la revista Cancer Discovery. Lee el resumen disponible en inglés: “Six Month Efficacy and Toxicity Profile of BNT162b2 Vaccine in Cancer Patients with Solid Tumors” (Perfil de toxicidad y eficacia de seis meses de la vacuna BNT162b2 en pacientes diagnosticados con cáncer por tumores sólidos).

Los médicos dividen el cáncer en dos tipos principales: el cáncer que consta de tumores sólidos y el cáncer de la sangre. En el cáncer de la sangre no se forman tumores.

 

Sobre la vacuna Pfizer-BioNTech contra COVID-19

El 23 de agosto de 2021, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, sigla en inglés) de los EE. UU. concedió la aprobación total de la vacuna Pfizer-BioNTech contra COVID-19. La vacuna se comercializa como Comirnaty para la prevención de COVID-19 en las personas desde los 16 años en adelante. La FDA determinó que esta vacuna es segura y altamente eficaz para prevenir la COVID-19, así como las enfermedades graves y la muerte que puede ocasionar la enfermedad.

La vacuna de Pfizer sigue estando disponible en virtud de una autorización de uso de emergencia en los siguientes casos:

  • para jóvenes adultos de entre 12 y 15 años

  • como una tercera dosis de refuerzo para determinadas personas inmunodeprimidas

La vacuna Pfizer-BioNTech emplea un material genético llamado “ARN mensajero” (ARNm). Las vacunas de ARNm contienen una pequeña parte del ARNm del coronavirus, que le indica a cuerpo que haga copias de una proteína del virus llamada “proteína espicular”. Luego, el sistema inmunitario acumula células inmunitarias y anticuerpos para combatir la proteína espicular. Entonces, si te expones al virus que provoca la COVID-19, tu sistema inmunitario reconocerá dicho virus y te protegerá de la infección.

La vacuna Moderna contra COVID-19 también emplea ARNm.

Como el ARNm es solo una pequeña parte del virus replicado en un laboratorio, la vacuna no puede causar la COVID-19 y se considera segura para las personas con sistemas inmunitarios debilitados, incluidas aquellas que reciben tratamiento para el cáncer.

Los expertos recomendaron que la mayoría de las personas diagnosticadas con cáncer o que tengan antecedentes de cáncer se vacunen contra la COVID-19. Aun así, debes preguntarle al médico si vacunarte es la mejor decisión para tu situación.

 

Acerca del estudio

Las personas que actualmente reciben tratamiento para el cáncer, incluido el cáncer de mama, tienen mayor riesgo de padecer un cuadro grave si se contagian de COVID-19.

En los primeros estudios sobre la eficacia de la vacuna Pfizer-BioNTech contra COVID-19, a menos del 4 % de los pacientes del estudio les habían diagnosticado cáncer. No había certezas sobre la efectividad de la vacuna en las personas que recibían tratamiento del cáncer.

En estudios posteriores, se determinó que las personas que recibían tratamiento del cáncer presentan una respuesta inmunitaria adecuada después de recibir la vacuna Pfizer. Para este estudio, los investigadores querían determinar si la vacuna seguía ofreciendo una protección contra el virus seis meses después de la segunda dosis en las personas que recibían tratamiento para tumores sólidos de cáncer.

En este estudio, se incluyeron 154 personas diagnosticadas con tumores sólidos y 135 trabajadores de atención sanitaria de edad similar que no habían recibido un diagnóstico de cáncer.

Todas las personas diagnosticadas con cáncer recibían un tratamiento en el centro oncológico Rambam Health Care Campus en Haifa, Israel.

De las personas diagnosticadas con tumores sólidos, se observó lo siguiente:

  • El 36 % tenía cáncer gastrointestinal.

  • El 23 % tenía cáncer de pulmón.

  • El 17 % tenía cáncer de mama.

  • El 11 % tenía cáncer genitourinario.

  • El 84 % tenía enfermedad metastásica.

De las personas diagnosticadas con cáncer, se observó lo siguiente:

  • Todas recibían tratamientos intravenosos (lo que significa que los medicamentos ingresaban directamente en el torrente circulatorio a través de una vía).

  • El 62 % recibía quimioterapia.

  • El 36 % recibía terapia dirigida.

  • El 30 % recibía inmunoterapia.

Algunas de las personas recibían más de un tipo de tratamiento.

Las personas recibían tratamiento del cáncer en el momento de aplicación de la segunda dosis de la vacuna Pfizer y lo continuaron durante los seis meses posteriores.

Los investigadores compararon los niveles de anticuerpos de COVID-19 entre los dos grupos después de recibir la segunda dosis y seis meses después. Seis meses después de la aplicación de la segunda dosis, se descubrió lo siguiente:

  • El 79 % de las personas que recibían tratamiento del cáncer tenía anticuerpos de COVID-19.

  • El 84 % de los trabajadores de atención sanitaria que no recibieron un diagnóstico de cáncer tenía anticuerpos de COVID-19.

Los niveles reales de anticuerpos de COVID-19 entre los dos grupos eran similares. Aun así, los investigadores notaron que los niveles de anticuerpos disminuyeron drásticamente en ambos grupos seis meses después de haber recibido la segunda dosis.

Los investigadores también señalaron que a solo una persona que recibió tratamiento del cáncer le diagnosticaron COVID-19 después de la segunda dosis de la vacuna Pfizer.

“En nuestro estudio, observamos que en todos los resultados, incluidos los de inmunogenicidad, índice de ineficacia durante el período de seis meses y seguridad, los pacientes con tumores sólidos presentaron una tendencia similar a la de la población en general”, dijo la autora principal Dra. Irit Ben-Aharon, PhD, directora de la División de Oncología en Rambam Health Care Campus.

 

Qué significa esto para ti

Si actualmente estás recibiendo tratamiento del cáncer de mama y te preocupa la eficacia de la vacuna contra COVID-19 en tu situación particular, este estudio brinda resultados tranquilizadores.

Si bien los niveles de anticuerpos de COVID-19 disminuyeron en las personas diagnosticadas con cáncer, es alentador saber que dicha disminución fue la misma que para las personas sin diagnóstico de cáncer.

Según los resultados, recibir una dosis de refuerzo, una tercera dosis de cualquier vacuna ARNm, sería una buena idea si estás recibiendo tratamiento del cáncer de mama.

Si tienes un sistema inmunitario debilitado por el tratamiento del cáncer de mama y recibiste todas las vacunas, ya sean Pfizer o Moderna, la FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, sigla en inglés) recomiendan que hables con tu médico sobre la aplicación de una dosis de refuerzo. Aún no hay recomendaciones sobre una dosis de refuerzo para las personas inmunodeprimidas que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson (J&J), también llamada “vacuna Janssen”.

Para obtener más información, visita Información sobre las vacunas contra COVID-19 para personas diagnosticadas con cáncer de mama.

— Se actualizó por última vez el 10 de agosto de 2022 15:15

Revisado por 1 adviser médicos
 
Brian Wojciechowski, MD
Sistema de salud Crozer Health, área de Filadelfia, PA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría
Comparte tus comentarios
Ayúdanos a saber cómo podemos mejorar la cobertura de noticias de investigación.