comscoreDiagnóstico reciente
Type=Newly diagnosed, Size=Large

Diagnóstico
reciente

Recibir un diagnóstico de cáncer de mama puede ser abrumador. A continuación, presentamos algunos recursos que te ayudarán a informarte y organizarte para que puedas centrarte en conseguir el mejor tratamiento para tu situación particular.

Recibir un diagnóstico de cáncer de mama puede ser abrumador. Tras procesar la noticia, tú y tu médico decidirán un plan de tratamiento en función del tipo de cáncer de mama que te diagnosticaron, su estadio y otros factores. Es lógico que tengas muchas preguntas, no solo sobre el diagnóstico y las opciones de tratamiento, sino también sobre aspectos como el seguro médico, tus gastos de subsistencia y el impacto en tu vida profesional y personal.

Puede parecer que tienes que aprender una gran cantidad de información en poco tiempo, pero no tienes que hacerlo sola. A continuación, presentamos algunos recursos que te ayudarán a informarte y organizarte para que puedas centrarte en conseguir el mejor tratamiento para ti. Aquí tienes algunos recursos que te ayudarán a empezar.

 

El informe patológico

Después de someterte a una biopsia o a una cirugía para extirpar el cáncer de mama, un tipo de médico llamado “patólogo” examinará el tejido extirpado y realizará análisis adicionales. Los resultados de todos estos análisis conforman el informe patológico.

El informe patológico es la clave para entender el diagnóstico. Al proporcionar un panorama más claro del aspecto y el comportamiento del cáncer de mama, los resultados de los análisis del informe patológico los ayudarán a ti y al médico a tomar las decisiones de tratamiento adecuadas para tu diagnóstico específico.

Obtén más información en Información sobre el informe patológico.

 

Planificación del tratamiento

En función del informe patológico y en otros factores, tú y tus médicos trabajarán juntos para elaborar un plan de tratamiento específico para el diagnóstico.

Por lo general, los planes de tratamiento del cáncer de mama tienen dos objetivos principales:

  • destruir las células cancerosas

  • reducir el riesgo de que el cáncer de mama vuelva a aparecer en el futuro (lo que se denomina “recurrencia”)

Según las características del diagnóstico, el plan puede incluir uno o más tratamientos, como cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal u otros.

Obtén más información en planificación del tratamiento.

Pedir una segunda opinión

Es posible que sientas la urgencia de empezar el tratamiento de inmediato. Sin embargo, normalmente hay tiempo para obtener una segunda opinión de otro médico. Una segunda opinión puede tranquilizarte al confirmar el diagnóstico original, o bien otro médico puede recomendarte opciones de tratamiento que no habías considerado. Puedes pedir una segunda opinión en cualquier momento del proceso de planificación del tratamiento, incluso si ya te están tratando.

Obtén más información en Pedir una segunda opinión.

Toma de decisiones sobre la cirugía

La cirugía para extirpar el cáncer suele ser, aunque no siempre, el primer paso del plan de tratamiento del cáncer de mama. Si el médico te aconseja que empieces el tratamiento con una cirugía, trabajarás con el equipo médico para decidir qué tipo de cirugía es la adecuada para ti:

  • En la lumpectomía, se extirpa el tumor y una pequeña cantidad de tejido circundante.

  • En la mastectomía, se extirpa todo el tejido mamario.

Puedes considerar las opciones de reconstrucción mamaria si te resulta importante.

Obtén más información en cirugía.

Tratamientos que se pueden realizar además de la cirugía

Según tu diagnóstico específico, se pueden recomendar los siguientes tratamientos además de la cirugía. Estos tratamientos suelen administrarse después de la cirugía (lo que se denomina “tratamiento adyuvante”) para reducir el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer. No obstante, algunos de estos tratamientos pueden administrarse antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor antes de extirparlo (lo que se denomina “tratamiento neoadyuvante”). Obtén más información sobre los siguientes temas:

 

Hablar con familiares y amigos sobre el cáncer de mama

Contarles a tus seres queridos que te han diagnosticado cáncer de mama puede difícil. Aun después de haber dado la noticia, habrá momentos en que te resulte difícil hablar abiertamente sobre cómo te sientes y qué clase de apoyo necesitas. A veces es incómodo pedir ayuda, responder preguntas sobre cómo estás o decirles a parientes y amigos bienintencionados que necesitas tiempo y espacio para ti.

Obtén más información en Hablar con familiares y amigos sobre el cáncer de mama.

 

Problemas de fertilidad

Si quieres tener hijos en el futuro, es importante que hables con el médico sobre las cuestiones relacionadas con la fertilidad mientras planifican el tratamiento. Algunos tratamientos para el cáncer de mama pueden dificultar o imposibilitar el embarazo una vez finalizado el tratamiento. Un especialista o consejero en fertilidad puede hablar contigo sobre cuáles son tus opciones.

Obtén más información en Problemas de fertilidad.

 

Salud mental y emocional

Recibir un diagnóstico y tratamiento de cáncer de mama puede ser duro. Es probable que hayas escuchado a personas en la televisión y en las redes sociales describir el tratamiento del cáncer de mama como una “lucha” o una “batalla”, y a las personas que pasaron por el tratamiento como “sobrevivientes” y “guerreras”. Es estupendo que te sientas fuerte y tenaz mientras procesas la noticia sobre el diagnóstico y comienzas el tratamiento. Pero también está bien si no te sientes así. La experiencia de cada persona es distinta, y es perfectamente válido sentir preocupación, miedo, tristeza o cualquier clase de emociones con respecto a un diagnóstico de cáncer de mama.

Si sientes depresión o ansiedad, debes hablar con el médico y considerar la posibilidad de hablar con un profesional de la salud mental. Juntos, pueden conversar sobre formas de proteger tu salud mental, ya sea con psicoterapia, un antidepresivo o enfoques holísticos como la meditación o el yoga.

Conoce más sobre el manejo de la ansiedad y la depresión.

 

Mejorar tus conocimientos sobre salud

Los conocimientos sobre salud tienen que ver con la capacidad de entender y hablar sobre información relacionada con la salud. Tener buenos conocimientos sobre salud te ayuda a comunicarte con los médicos y a tomar decisiones fundamentadas sobre el tratamiento.

Solo un 12 % de los adultos en los Estados Unidos tienen un buen nivel de conocimientos sobre salud. Por lo tanto, lo más probable es que te beneficies de mejorar tus conocimientos sobre salud durante el proceso de planificación del tratamiento y después de este. Puedes tomar muchas medidas sencillas para mejorar tus conocimientos sobre salud, como hacer preguntas en las consultas, repetir lo que te dice el médico con tus propias palabras o llevar a un ser querido a las consultas para que te ayude a tomar notas.

Obtén más información en Mejorar tus conocimientos sobre salud.

 

Manejo de la vida cotidiana

Una vez que pasa la urgencia de obtener un diagnóstico y elaborar un plan de tratamiento, todavía puede haber muchas cosas que gestionar en tu vida diaria: cuestiones financieras, conservar el trabajo, hacer cambios en el estilo de vida y gestionar la historia clínica.

Obtén más información en el artículo sobre el manejo de la vida con cáncer de mama.

Hablar con otras personas con diagnóstico reciente

Nuestros foros de discusión cuentan con miembros registrados de todo el mundo que ofrecen apoyo e información práctica.