comscoreAntes del tratamiento: Planificación del período de supervivencia

Antes del tratamiento: Planificación del período de supervivencia

Muchos de los expertos en recuperación de cáncer de mama alientan a los pacientes y los médicos a comenzar a planificar la vida posterior al tratamiento incluso antes del inicio del tratamiento.
 

Muchos de los expertos en recuperación de cáncer de mama alientan a los pacientes y los médicos a comenzar a planificar la vida posterior al tratamiento incluso antes del inicio del tratamiento. 1Hay pasos que puedes seguir con el fin de evitar o de minimizar los posibles efectos a largo plazo de los tratamientos del cáncer de mama o al menos prepararte para ellos. Nos referimos a esto como “planificación del período de supervivencia”.

De acuerdo con la Coalición Nacional para la Supervivencia del Cáncer (NCCS, sigla en inglés), la “supervivencia” comienza en el momento del diagnóstico de cáncer y continúa el resto de la vida. 2Sin embargo, cuando hablamos de supervivencia, por lo general, nos referimos al tiempo posterior al final de los tratamientos iniciales, como la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Es posible encontrarse en un tratamiento a largo plazo, como la terapia hormonal, pero los tratamientos “principales” para extirpar el tumor maligno probablemente hayan terminado.

Según los tratamientos que sean necesarios, es posible experimentar uno o más efectos secundarios físicos a largo plazo. Estos pueden comenzar durante el tratamiento, inmediatamente después o incluso meses o años después de él. 1Son diferentes de los efectos secundarios inmediatos, como las náuseas durante la quimioterapia o la irritación de la piel durante la radiación, que suelen mejorar después de que se detiene el tratamiento.

(Si una persona tiene cáncer de mama metastásico, estará en tratamiento el resto de su vida. Algunos de los datos a continuación sobre la planificación de los efectos secundarios a largo plazo pueden ser útiles. No obstante, también puedes visitar nuestras páginas en Cáncer de mama (seno) metastásico).

 

Algunos de los efectos a largo plazo que pueden experimentar los sobrevivientes de cáncer de mama:

  • dolor

  • fatiga y debilidad

  • disfunción en las extremidades superiores: tensión o amplitud de los movimientos limitada en la parte superior del cuerpo

  • linfedema: inflamación de los tejidos del brazo, la mano o la parte superior del cuerpo como resultado de la extracción de un ganglio linfático

  • dolor de articulaciones

  • neuropatía: dolor, adormecimiento u hormigueo en los dedos de las manos y los pies

  • depresión

  • menopausia o infertilidad como resultado de la quimioterapia

  • aumento de peso

  • efectos cardiovasculares: impacto en el corazón y los vasos sanguíneos

  • osteoporosis: debilitamiento de los huesos 1

  • problemas sexuales, como la pérdida del deseo sexual y los cambios vaginales que causan dolor o dificultad en las relaciones sexuales

  • cambios en la memoria o la capacidad de pensar (lo cual a veces se denomina “quimiocerebro”, aunque las personas que no reciben quimioterapia también informan este síntoma)

Estos efectos no suelen analizarse, empeoran, y los sobrevivientes de cáncer de mama asumen que esta es su nueva normalidad. 3

Una mayor cantidad de expertos recomiendan que los pacientes y los médicos:

  1. Revisen los posibles efectos secundarios a largo plazo antes de que comiencen los tratamientos: discute los objetivos de vida para después del tratamiento con el equipo. Por ejemplo, si eres cirujana, violinista o costurera, o tienes otra profesión en la que una de las prioridades es evitar la neuropatía, tu médico puede omitir las quimioterapias que produzcan este efecto secundario. Si quieres tener niños en el futuro, puede haber formas de preservar la fertilidad. Habla sobre los objetivos profesionales y personales a fin de planificar el tratamiento en consecuencia.

  2. Analicen las formas de prevenir los efectos secundarios y el modo de identificarlos y tratarlos si se presentan: Por ejemplo, se demostró que el ejercicio moderado, como las caminatas intensas treinta minutos por día, ayuda a evitar la fatiga a largo plazo. La dieta balanceada y los ejercicios para mantener el peso pueden ayudar en la osteoporosis. Conversen sobre lo que puedes hacer durante el tratamiento y después de él para reconocer y tratar los efectos secundarios. Es posible que tu médico también te recomiende otros especialistas que pueden ser de ayuda. Por ejemplo, pueden incluirse un cardiólogo, un especialista en fertilidad o un psiquiatra.

  3. Comunícate con un terapeuta especialista en la rehabilitación posterior al cáncer de mama. Esta persona evalúa a los pacientes antes del tratamiento y hace un seguimiento de ellos durante el tratamiento y después de él. Esto suele denominarse “prehabilitación”. 1Este enfoque aún no es el estándar de atención en todas partes. Además, el seguro médico puede cubrir o no las consultas con los terapeutas.

Todo lo que puedas hacer para planificar el período de supervivencia puede ser útil. En lugar de actuar cuando se manifiesta un efecto secundario, ya tendrás un plan para abordarlo. Eso podría mejorar tu vida en el largo plazo. 1

 

Trabajar con un terapeuta de rehabilitación

Antes de la cirugía o poco después, consulta con un terapeuta de rehabilitación que trabaje con sobrevivientes de cáncer de mama. Por lo general, esta persona es un terapeuta de rehabilitación certificado o psicólogo de ejercicios con formación en problemas relacionados con el cáncer 1, aunque podría ser un médico, un miembro del personal de enfermería u otro profesional de la medicina. Consulta con el médico o con el personal de enfermería para obtener recomendaciones. En muchos hospitales y centros médicos, estos especialistas ofrecen programas de rehabilitación posterior al cáncer o clínicas de supervivencia. Los objetivos de esta visita prequirúrgica son los siguientes: 1:

1. Revisar la parte superior del cuerpo o el brazo en este momento, además del vigor y el estado de salud física en general. El terapeuta puede establecer una referencia de los valores normales para ti, lo que puede ayudar a detectar los efectos secundarios futuros. El terapeuta podría observar lo siguiente:

  • la fuerza y la amplitud de los movimientos actuales en el hombro, el brazo y la parte superior del cuerpo en el mismo lado donde se te practicará la cirugía (o en ambos lados)

  • la circunferencia (la distancia alrededor) de los brazos y manos; estas mediciones en varios puntos de las manos y los brazos pueden servir para detectar el linfedema, un efecto secundario comúnmente gradual que comienza con la inflamación leve y puede ser difícil de detectar por cuenta propia; conoce más sobre Reducción del riesgo de linfedema: antes de la cirugía

  • el nivel de actividad física, ejercicio o energía general

  • el peso y el índice de masa corporal (IMC)

  • cualquier afección médica que provoque dolor o fatiga

El terapeuta también podría recomendarte ejercicios previos a la cirugía para el fortalecimiento, lo que se conoce como “prehabilitación”. Es un área bastante nueva, pero según la investigación, el ejercicio antes del tratamiento puede ser útil. 4Conversa con el terapeuta sobre lo adecuado para ti.

2. Hacer un plan para después de la cirugía. El terapeuta puede hacer lo siguiente:

  • Puede enseñarte ejercicios de estiramiento y amplitud de los movimientos para hacer después de la cirugía y asesorarte sobre cuándo es seguro comenzar con ellos. Por medio de la evidencia, se indica que el ejercicio moderado puede comenzar entre 1 y 2 semanas después de la cirugía. 1Pide recomendaciones al terapeuta.

  • Es posible que te dé instrucciones sobre el modo de retomar las actividades normales después de la cirugía.

  • Puede ayudarte con el diseño de un plan de ejercicios posoperatorio. Existe consenso general sobre los beneficios del ejercicio para todos los sobrevivientes de cáncer de mama.  3Para obtener más información sobre el modo seguro de ejercitar, consulta las páginas sobre Ejercicios y Linfedema y ejercicio

  • Puede asesorarte sobre la pérdida de peso (si es necesario) y la forma de administrar el peso en adelante, ya que el aumento de peso es una experiencia común para los sobrevivientes de cáncer de mama, probablemente como consecuencia de la quimioterapia, la terapia hormonal o ambas, además de la disminución de la actividad física y los cambios en los hábitos de alimentación. 5

  • Es posible que te enseñe a cuidar el brazo (o los brazos) para reducir el riesgo de linfedema, especialmente si te extirparon ganglios linfáticos axilares. Aprenderás a proteger la piel, evitar sobrecargarla con los brazos y mantener un peso saludable, lo cual puede reducir el riesgo. Para obtener más información, consulta Reducción del riesgo y las exacerbaciones del linfedema

  • Puede darte información sobre la nutrición y la alimentación saludable, o derivarte a un nutricionista o dietista que se dedique al asesoramiento de las personas diagnosticadas con cáncer.

  • Puede establecer un cronograma para las consultas de seguimiento y el monitoreo en busca de efectos secundarios. En general, se recomienda una primera consulta de seguimiento en un plazo de treinta días después de la cirugía. 1

  • Es posible que revise todo el plan de tratamiento cuando esté disponible para analizar los posibles efectos secundarios, los cuidados que debes tomar y qué hacer en relación con los efectos secundarios. Puedes hacerlo ahora y en las consultas siguientes.

No te preocupes si ya te practicaron una cirugía y no hiciste esta planificación: Nunca es tarde. El equipo de tratamiento y el plan de seguro pueden ayudarte a definir si se cubren estas consultas. Si no puedes acceder a un terapeuta de rehabilitación, pide a un miembro del equipo de tratamiento si puede ayudarte con la planificación del período de supervivencia.

 
Referencias
  1. Stout NL et al. A prospective surveillance model for rehabilitation for women with breast cancer (Un posible modelo de vigilancia para la rehabilitación de mujeres con diagnóstico de cáncer de mama). Cáncer. 2012; 118 (Supl. 8): 2191-2200. Disponible en inglés en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/cncr.27476

  2. Sitio web de la NCCS. Mission statement (Declaración de misión). Disponible en inglés en: http://www.canceradvocacy.org/about-us/our-mission/

  3. Binkley JM et al. Patient perspectives on breast cancer treatment side effects and the prospective surveillance model for physical rehabilitation for women with breast cancer. (Perspectivas del paciente sobre los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer de mama y el posible modelo de vigilancia para la rehabilitación física de mujeres con diagnóstico de cáncer de mama). Cáncer. 2012; 118 (Supl. 8): 2207-2216. Disponible en inglés en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/cncr.27469

  4. Silver J. Cancer prehabilitation: important lessons from a best practices model (Prehabilitación del cáncer: lecciones importantes para un modelo de mejores prácticas) [artículo en línea]J Hematol Oncol Pharm. Disponible en inglés en: http://jhoponline.com/ton-issue-archive/2015-issues/march-vol-8-no-2/16357-cancer-prehabilitation-important-lessons-from-a-best-practices-model

  5. Demark-Wahnefried W et al. Weight management and its role in breast cancer rehabilitation. (Control de peso y su función en la rehabilitación del cáncer de mama). Cáncer. 2012; 118 (Supl. 8): 2277-2287. Disponible en inglés en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/cncr.27466

Revisado por 3 advisers médicos
 
Brian Wojciechowski, MD
Sistema de salud Crozer Health, área de Filadelfia, PA
Dori Klemanski, DNP, CNP
Hospital Oncológico James del Centro Oncológico Integral de la Universidad Estatal de Ohio
Lillie D. Shockney, RN, MAS
Johns Hopkins University School of Medicine
Conoce más sobre el Comité de Asesoría

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022, 15:20