Únete

Las mujeres que se sometieron a la reconstrucción con implante en Europa y América Latina deben hacer que un médico examine el implante

A las mujeres que se sometieron a una cirugía de reconstrucción mamaria con implantes mamarios de silicona de la marca PIP (Poly Implant Prostheses) en países de Europa y América Latina, se les pide que un médico evalúe el implante.

Los implantes, fabricados por una compañía francesa que cesó su actividad, tienen los nombres comerciales de implante PIP o implante M. Los implantes fueron retirados del mercado en 2010 cuando se descubrió que su tasa de ruptura era muy elevada y que estaban hechos con un gel de silicona de tipo industrial, y no con el gel de grado quirúrgico recomendado. Los implantes no se comercializaron ni utilizaron en los Estados Unidos, pero se utilizaron en cientos de miles de mujeres en Europa y América Latina.

Las autoridades sanitarias en algunos países de Europa, como Francia, Alemania y los Países Bajos, recomendaron que las mujeres que tienen implantes PIP se los extraigan, a fin de minimizar cualquier riesgo para la salud, incluso si el médico que evalúa los implantes no detecta problemas. Algunos gobiernos incluso acordaron pagar la extracción del implante y la reconstrucción con uno nuevo. En otros países, como Gran Bretaña, Brasil y México, se recomendó que un médico revise el implante y la mama, y que se considere la extracción en caso de detectarse algún problema específico.

La mayoría de las mujeres que se someten a una mastectomía para tratar el cáncer de mama deciden someterse a la reconstrucción de una o ambas mamas. Existen varias maneras de reconstruir una mama. Se puede utilizar el tejido de la espalda, del abdomen o de las nalgas para crear una mama nueva. Probablemente, la opción más frecuente sea utilizar implantes de gel de silicona o de solución salina. Los implantes de gel de silicona o de solución salina también se utilizan para mejorar el tamaño o el aspecto de las mamas en mujeres sanas.

A finales de la década de los ochenta y a principios de la década de los noventa, a los médicos y a las mujeres les preocupaban los posibles vínculos entre determinados problemas de salud y los implantes mamarios de silicona. Los médicos creían que los implantes podían aumentar el riesgo de enfermedades autoinmunitarias inflamatorias, como la artritis y el lupus, así como también el riesgo de cáncer de mama y otros problemas de salud. Por lo tanto, desde finales de la década de los ochenta, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos ha trabajado con fabricantes de implantes para controlar las experiencias de mujeres que tienen implantes mamarios de silicona. En junio de 2011, la FDA publicó los resultados del programa de control de implantes de silicona obtenidos hasta la fecha (en inglés). La FDA no encontró pruebas de que los implantes de silicona aumenten el riesgo de padecer cáncer de mama o enfermedades autoinmunitarias.

Sin embargo, a principios del año 2011, la FDA informó una posible relación entre los implantes mamarios (de silicona o de solución salina) y una forma muy poco común de linfoma, llamado linfoma anaplásico de células grandes (LACG), en el tejido cercano al implante. El linfoma es un cáncer del sistema linfático. La FDA hizo hincapié en que no está claro si existe esta posible relación y en que incluso si dicha relación existe, el riesgo de LACG de mama en mujeres con implantes mamarios es extremadamente bajo. Siempre que se utilicen según las recomendaciones del fabricante, los implantes mamarios aprobados por la FDA disponibles actualmente son seguros. La FDA informó que “las mujeres con implantes mamarios que no presentan síntomas o problemas, como dolor, bultos, inflamación o asimetría, requieren solamente seguimiento de rutina”.

Los implantes PIP eran un producto defectuoso, y la FDA nunca los aprobó.

Si tienes un implante mamario que fue colocado en los Estados Unidos, no debes preocuparte por esta advertencia acerca de los implantes PIP. Pero si te sometiste a una reconstrucción mamaria con un implante de silicona fuera de los Estados Unidos, es conveniente que hables con un médico que pueda ayudarte a determinar si tu implante es un implante PIP y pueda evaluar el estado del implante y la salud de las mamas. Es bueno saber que la compañía que fabricó estos implantes defectuosos actualmente se encuentra cerrada. Independientemente del tipo de implante que tengas, no dudes en llamar a tu médico si te preocupa el estado del implante y la salud de las mamas. Debes llamar a tu médico si presentas síntomas o problemas con el implante, como dolor, bultos, inflamación o asimetría.

Si te diagnosticaron cáncer de mama y estás considerando someterte a una reconstrucción con un implante, es recomendable que le preguntes a tu médico sobre el anuncio de la FDA acerca de la posible relación entre los implantes y la forma poco común de cáncer LACG. Sin embargo, debes saber que la FDA no considera que este posible vínculo sea razón para disuadir a las mujeres de someterse a la reconstrucción con implante.

Para obtener más información sobre la cirugía con implante mamario y otras opciones de reconstrucción mamaria, visita las páginas de la sección Reconstrucción (en inglés) del sitio Breastcancer.org.


Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio