Únete

El ejercicio aeróbico ayuda a aliviar la fatiga relacionada con el cáncer

La investigación sugiere que el ejercicio ayuda a las mujeres que reciben tratamiento por cáncer de mama porque:

  • Atenúa las náuseas durante la quimioterapia.
  • Mejora el flujo de sangre hacia las piernas, lo que reduce el riesgo de que se formen coágulos de sangre.
  • Alivia el estreñimiento porque estimula los sistemas de digestión y eliminación.
  • Aumenta el deseo sexual.
  • Alivia la fatiga.

La fatiga es el efecto secundario más común del tratamiento del cáncer de mama. Algunos médicos calculan que 9 de cada 10 personas experimentan cierta fatiga durante el tratamiento. El descanso no alivia la fatiga, y esta puede prolongarse durante meses después de finalizado el tratamiento.

Una nueva revisión de estudios sobre el ejercicio y la fatiga relacionada con el cáncer aporta mayores y más contundentes evidencias de que el ejercicio aeróbico puede ayudar a aliviar la fatiga asociada con el cáncer y el tratamiento de esta enfermedad.

La revisión fue publicada en línea del 14 de noviembre de 2012 por The Cochrane Library. The Cochrane Library cataloga la información de la Colección Cochrane, un programa muy prestigioso que ayuda a los médicos y los pacientes a decidir sobre los mejores enfoques de tratamiento sobre la base del análisis meticuloso de las investigaciones disponibles.

Lee el resumen de “The effect of exercise on fatigue associated with cancer” (El efecto del ejercicio sobre la fatiga asociada con el cáncer) (en inglés).

Una revisión Cochrane realizada en 2008 sobre los beneficios del ejercicio indica que la actividad física a veces alivia la fatiga relacionada con el cáncer, según una limitada cantidad de estudios.

Esta nueva revisión agrega otros 28 estudios a la revisión de 2008. Ahora se incluyen 56 estudios que comprenden más de 4.000 personas con diagnóstico de cáncer. La mitad de las estudios incluían pacientes con diagnóstico de cáncer de mama.

La revisión determinó que el ejercicio aeróbico, como caminar o andar en bicicleta, tanto durante como después del tratamiento del cáncer, ayudó a aliviar la fatiga. Otros tipos de ejercicios, tales como el entrenamiento de resistencia, no dieron muestras de atenuar la fatiga.

Si estás o estuviste recibiendo tratamiento contra el cáncer de mama, intenta incorporar el ejercicio a tu rutina diaria. Piensa en ellos como otra parte importante del plan global de tratamiento que te ayuda a recuperarte y mantenerte saludable. Habla con tu médico sobre cuánto ejercicio debes hacer y con qué frecuencia. Averigua si algún grupo de apoyo para pacientes con cáncer de mama cerca de tu zona organiza clases de actividad física. Si no encuentras una clase a través de un grupo de apoyo, considera unirte a otra clase o empezar a caminar con un amigo. Hacer ejercicio con otras personas te dará la motivación y el apoyo para convertir la práctica habitual de ejercicio en parte de tu recuperación. Encuentra la rutina de ejercicio adecuada para TI y luego haz todo lo posible por mantenerla. Puede marcar una diferencia tanto física como mental de hoy en adelante.

En la sección Ejercicio de Breastcancer.org encontrarás información sobre:

  • los beneficios del ejercicio
  • distintos tipos de ejercicio
  • cuándo puedes hacer ejercicio y cuándo no mientras estás en tratamiento
  • consejos para encontrar un entrenador

Sr covid19 es sidebar v01
Volver al inicio