Sobrevivientes de cáncer duermen mejor si hacen yoga

Según un estudio, practicar yoga suave puede mejorar la calidad del sueño de sobrevivientes de cáncer y reducir su necesidad de medicamentos para dormir.

El estudio fue publicado en línea el 12 de agosto de 2013 por Journal of Clinical Oncology (Revista de oncología clínica).

Lee el resumen de “Multicenter, Randomized Controlled Trial of Yoga for Sleep Quality Among Cancer Survivors” (Estudio comparativo, aleatorio y multicéntrico del yoga para mejorar la calidad del sueño en sobrevivientes de cáncer) (en inglés).

El tratamiento del cáncer y el estrés y la preocupación asociados pueden causar problemas para dormir, lo que conduce a sentir cansancio durante el día. Se calcula que entre el 30 % y el 90 % de los sobrevivientes de cáncer tienen problemas para dormir.

En este estudio, 410 personas que recibieron tratamiento para el cáncer tuvieron problemas para dormir durante entre dos meses y dos años después de la cirugía, la quimioterapia o la terapia de radiación:

  • El 96 % de las personas en el estudio eran mujeres.
  • El 75 % de las mujeres habían sido diagnosticadas con cáncer de mama.

Todas las personas en el estudio recibieron cuidados complementarios estándar, pero se seleccionó a la mitad de las personas para que asistieran a un programa de yoga, de cuatro semanas de duración, llamado Yoga for Cancer Survivors (YOCAS, Yoga para sobrevivientes de cáncer). YOCAS está diseñado específicamente para sobrevivientes de cáncer e incluye posturas de yoga suave, además de ejercicios de respiración y meditación. Las clases de yoga de 75 minutos se llevaron a cabo dos veces por semana, durante cuatro semanas.

La otra mitad de los sobrevivientes no participó en las clases de yoga, pero recibió cuidados complementarios estándar.

Los investigadores evaluaron la calidad del sueño de las personas, la somnolencia durante el día y la calidad de vida general al comienzo del estudio y cuatro semanas más tarde, una vez finalizado el programa de yoga.

Al comienzo del estudio, la mayoría de los sobrevivientes dormían mal. Después de cuatro semanas, en comparación con los sobrevivientes que solo recibieron atención estándar, los sobrevivientes que hicieron yoga tenían:

  • mejor calidad del sueño
  • menos somnolencia durante el día
  • mejor calidad de vida
  • menor consumo de medicamentos para dormir (con un aumento del consumo de medicamentos para dormir entre los sobrevivientes que no hicieron yoga)

Alrededor del 90 % de las personas que participaron en el programa de yoga dijeron que las ayudó a mejorar el sueño, y el 63 % afirmó que lo recomendaría a otros sobrevivientes de cáncer.

Debido a que el estudio fue muy corto (solo 4 semanas), no es posible concluir que el yoga fue la única razón por la que los sobrevivientes de cáncer tuvieron menos problemas para dormir. Además, todas las personas que participaron en el estudio se ofrecieron como voluntarias, por lo que es posible que hayan estado más abiertas a la idea de que el yoga las ayudaría a dormir. No obstante, los resultados son prometedores, y en otros estudios se demostró que varias técnicas de la medicina complementaria y psicosomática, incluido el yoga, pueden contribuir a mejorar la calidad de vida durante el tratamiento del cáncer de mama y después de este.

En la sección Medicina complementaria y psicosomática del sitio Breastcancer.org, puedes obtener más información sobre estos temas:

  • qué puedes esperar de diferentes técnicas
  • cómo buscar un terapeuta calificado
  • factores importantes que debes considerar antes de probar una técnica

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio