Únete

Más evidencia de que el ejercicio, incluido caminar, reduce el riesgo

Un estudio realizado por la Sociedad Americana contra el Cáncer descubrió que el ejercicio regular en un nivel moderado de intensidad, como caminar, reduce los riesgos de cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas.

El estudio se publicó en la edición en línea del 4 de octubre de 2013 de la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention (Epidemiología del cáncer, biomarcadores y prevención). Lee el artículo “Recreational Physical Activity and Leisure-Time Sitting in Relation to Postmenopausal Breast Cancer Risk.” (Actividad física recreativa y tiempo ocioso sedentario en relación con el riesgo de cáncer de mama posmenopaúsico.) (en inglés).

Muchos estudios indican que existe una relación entre el ejercicio a un nivel intenso, como correr o hacer ejercicios aeróbicos, y un menor riesgo de cáncer de mama. Pero no queda claro si hacer solo actividades de intensidad moderada, como caminar, brinda el mismo beneficio.

Este estudio fue parte del Estudio de prevención del cáncer: compañero de nutrición II, un estudio prospectivo sobre la incidencia del cáncer. Un estudio prospectivo realiza un seguimiento a un grupo de personas similares que son diferentes en términos de los factores que se estudian para analizar cómo los factores influyen en los índices de cierto resultado. En este caso, los investigadores evaluaron a 73 615 mujeres posmenopáusicas para analizar cómo los distintos niveles de ejercicio afectaban los índices de cáncer de mama.

Cuando el estudio comenzó en 1992, las mujeres completaron una encuesta que preguntaba acerca de una cantidad de factores, que incluía información demográfica, antecedentes médicos y actividad física. Completaron encuestas cada 2 años entre 1997 y 2009.

Las encuestas hacían preguntas específicas sobre la cantidad de horas que dedicaban a actividades físicas, como caminar, trotar, nadar, jugar al tenis, andar en bicicleta, y la realización de ejercicios aeróbicos a la semana, así como la cantidad de horas dedicadas al ocio sedentario, como ver televisión y leer:

  • alrededor del 9 % de las mujeres no realizaba ningún tipo de actividad física.
  • el 47 % de las mujeres dijo que caminar era su única actividad física

El nivel medio de actividad fue de 3,5 h de caminata a paso moderado por semana. Esto significa que la mitad de las mujeres hacía más ejercicio que eso y que la otra mitad de las mujeres hacía menos.

Durante el estudio, 4760 (6,5 %) de las mujeres desarrollaron cáncer de mama.

Entre las mujeres que dijeron que caminar era su única actividad física, las mujeres que caminaban al menos 7 horas por semana tenían un 14 % menos de riesgo de padecer cáncer de mama en comparación con las mujeres que caminaban 3 o menos horas por semana.

Las mujeres más activas presentaron un 25 % menos de riesgo de desarrollar cáncer de mama que las menos activas.

Las relaciones entre la actividad física y la disminución del riesgo de cáncer de mama no fueron afectadas por el índice de la masa muscular, el aumento de peso ni por una terapia de reemplazo hormonal. El tiempo que pasaban sentadas no afectó el riesgo de cáncer de mama.

«Nos complace haber descubierto que, sin ninguna otra actividad recreativa, solo caminar 1 hora por día se asoció con un riesgo menor de cáncer de mama en estas mujeres», dijo la Dra. Alpa Patel, epidemiologista de la Sociedad Americana contra el Cáncer de Atlanta, Georgia. «Más exigencia y actividades más largas redujeron el riesgo aún más».

Además de una dieta balanceada y un estilo de vida saludable, hacer ejercicio regular es una de las mejores medidas que todas las mujeres pueden adoptar para mantener el riesgo de cáncer de mama lo más bajo posible. Este estudio es alentador porque sugiere que caminar, algo que a muchas mujeres les gusta hacer, puede ayudar a disminuir el riesgo de cáncer de mama.

Para alcanzar la hora de caminata diaria, se puede dividir en dos sesiones de 30 minutos. Puedes caminar 30 minutos antes de ingresar a tu trabajo y otros 30 en el receso para almuerzo. También puedes hacer planes para caminar con una amiga a la salida del trabajo; es muy probable que te apegues a esta rutina si alguien te acompaña. Además, socializas y bajas el nivel e estrés diario. El ejercicio regular también ayuda a mantener la salud física y mental en su mejor forma. No importa la edad que tengas, nunca es demasiado tarde ni demasiado temprano para ponerse en movimiento.

Visita las páginas Ejercicio del sitio Breastcancer.org para obtener consejos sobre cómo hacer ejercicio de forma segura y cómo mantener una rutina de ejercicios.


Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio