Investigación señala qué mujeres se benefician de los bifosfonatos tras una enfermedad en estadio temprano

Los bifosfonatos son medicamentos que se usan para prevenir o tratar la osteoporosis. Para hacer esto, limitan la actividad de determinadas células óseas, denominadas osteoclastos, que contribuyen al debilitamiento óseo y al deterioro que causa la osteoporosis.

Los bifosfonatos también podrían ayudar a evitar la metástasis del cáncer de mama en los huesos, al dificultar el crecimiento de las células de cáncer de mama allí. Así que los médicos se preguntaron si ciertos bifosfonatos podrían ayudar a reducir el riesgo de recurrencia (que el cáncer vuelva a aparecer) en mujeres con diagnostico de cáncer de mama en estadio temprano. Reclast (nombre genérico: ácido zoledrónico), Zometa (nombre genérico: ácido zoledrónico), Boniva (nombre genérico: ibandronato) y Bonefos (nombre genérico: clodronato) son bifosfonatos estudiados para reducir el riesgo de recurrencia de cáncer de mama.

Sin embargo, hasta diciembre de 2013 los resultados de los estudios habían arrojado resultados mixtos. Algunas investigaciones encontraron que los bifosfonatos ayudan a reducir el riesgo, mientras que otras mostraron que de hecho no lo hacían.

Un estudio extenso demostró que los bifosfonatos sí reducen el riesgo de recurrencia, pero solamente en mujeres posmenopáusicas o en mujeres que se hayan vuelto posmenopáusicas por supresión ovárica.

El estudio «Los efectos del tratamiento con bifosfonatos sobre la recurrencia y la mortalidad por causas específicas en mujeres con cáncer de mama en estadio temprano: un metaanálisis de datos de pacientes individuales extraídos de estudios aleatorios» (Effects of bisphosphonate treatment on recurrence and cause-specific mortality in women with early breast cancer: A meta-analysis of individual patient data from randomized trials) se presentó el 12 de diciembre en el Simposio sobre Cáncer de Mama 2013 de San Antonio.

Esta investigación consiste en un metaanálisis, es decir, en un estudio que combina y analiza los resultados de muchos estudios anteriores. En este caso, se analizaron los resultados de casi 18.000 mujeres en 41 estudios. Los estudios más tempranos analizaban los casos de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en estadio temprano. Después de la cirugía, se asignó de manera aleatoria a las mujeres que recibieran un bifosfonato o no.

En el análisis de TODAS las mujeres incluidas en el estudio, tanto pre como posmenopáusicas:

  • la recurrencia distante de cáncer de mama fue un 1,1 % más baja en las mujeres que recibieron un bifosfonato (recurrencia distante es cuando el cáncer de mama regresa en una parte del cuerpo que no es la mama)
  • la recurrencia ósea fue un 1,5 % más baja en las mujeres que recibieron un bifosfonato

En el análisis de las mujeres posmenopáusicas incluidas en el estudio:

  • la recurrencia distante de cáncer de mama fue un 3,5 % más baja en las mujeres que recibieron un bifosfonato
  • las muertes por cáncer de mama fueron un 3,1 % más bajas en las mujeres que recibieron un bifosfonato

Ambas diferencias fueron significativas, lo que significa que probablemente se debieron al bifosfonato y no se produjeron simplemente por casualidad.

El estado de los receptores de estrógeno del cáncer, el número de ganglios linfáticos afectados y el tipo de quimioterapia proporcionado después de la cirugía no afectaron la habilidad de los bifosfonatos para reducir el riesgo en mujeres posmenopáusicas.

Los investigadores hallaron que los bifosfonatos no redujeron el riesgo de recurrencia del cáncer en la otra mama (cáncer de mama contralateral). Esto significa que los bifosfonatos probablemente no reducirían el riesgo de cáncer de mama en mujeres que no han sido diagnosticadas, por lo que no se los utilizaría como medicamento preventivo.

Cabe destacar que los investigadores dijeron es probable que los bifosfonatos orales (píldoras que se toman por boca) no reduzcan el riesgo de recurrencia. La mejor opción para reducir el riesgo de recurrencia en mujeres posmenopáusicas es la aplicación intravenosa de bifosfonatos una o dos veces al año. Zometa, Boniva, Bonefos y Reclast son bifosfonatos que se suministran de manera intravenosa. Bonefos no está disponible de forma comercial en los Estados Unidos, pero sí en Canadá y en Europa.

También es importante saber que, si bien esta investigación muestra que los bifosfonatos reducen el riesgo de recurrencia distante en mujeres posmenopáusicas, el estudio no dice nada acerca de reducir el riesgo en mujeres a las que se diagnostica cáncer de mama antes de la menopausia y que la atraviesan durante el tratamiento. (Dado que la hormonoterapia se suministra durante cinco o diez años, es posible que muchas mujeres premenopáusicas se vuelvan posmenopáusicas durante el tratamiento con hormonas). De modo que no está claro si estas mujeres recibirían algún beneficio de tomar un bifosfonato. Es necesario realizar más estudios.

Los bifosfonatos pueden causar efectos secundarios poco frecuentes pero graves. Mediante investigaciones se ha demostrado que los bifosfonatos pueden aumentar el riesgo de fracturas atípicas del fémur cuando se toman durante 5 años o más. El fémur es el hueso grande de la pierna que va desde la cadera hasta la rodilla. Una fractura atípica significa que el hueso se quiebra en un lugar poco común. Sin embargo, las fracturas atípicas del fémur son poco frecuentes: solo alrededor del 0,22 % de las mujeres que toman bifosfonato durante más de 5 años tendrán una fractura atípica del fémur.

Los bifosfonatos en ocasiones también pueden causar otro efecto secundario poco frecuente, pero grave, la osteonecrosis mandibular, una afección en la cual las células de la mandíbula comienzan a morir. Los investigadores creen que la osteonecrosis mandibular podría ocurrir porque los bifosfonatos impiden que el organismo repare el daño microscópico en la mandíbula que puede presentarse debido a tratamientos dentales de rutina o al desgaste diario, pero aún no está claro por qué les sucede a algunas personas y no a otras. Si estás en tratamiento con bifosfonatos, infórmalo de inmediato a tu odontólogo. Juntos pueden planificar un tratamiento dental que mantenga tus dientes sanos y minimice el riesgo de tener osteonecrosis mandibular.

Si eres una mujer posmenopáusica a la que se diagnosticó cáncer de mama en estadio temprano, querrás preguntar a tu médico si sería bueno darte un bifosfonato intravenoso para reducir tu riesgo de recurrencia distante. Quizá ya estés considerando tomar un bifosfonato para fortalecer tus huesos o para tratar la osteoporosis. De ser así, quizá sea mejor escoger un bifosfonato intravenoso que ayude también a reducir el riesgo de recurrencia.

Para obtener más información sobre los bifosfonatos, visita la página Bifosfonatos para tratar la osteoporosis y proteger los huesos en la sección Salud ósea del sitio Breastcancer.org.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio