Únete

Una nueva mirada a los datos descubre que los beneficios de las mamografías son más consistentes de lo informado anteriormente

Read this page in English

Varios estudios extensos, incluida una revisión a cargo del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos, de 2009, y un estudio de las causas de muerte en el Reino Unido en 2013, ponen en cuestión el valor de las mamografías de detección.

Los médicos que cuestionan el valor de las mamografías dicen que, si bien estas sí pueden salvar vidas, se diagnostica de más a tres o cuatro mujeres por cada muerte evitada. El sobrediagnóstico se refiere a cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Una mamografía de detección encuentra un área sospechosa que eventualmente se hubiera diagnosticado como cáncer a través de otros métodos, sin efecto alguno en el pronóstico.
  • Una mamografía de detección encuentra un área sospechosa que nunca habría afectado la salud de una mujer si no se la hubiera encontrado o tratado.

Los resultados falsos positivos de las mamografías de detección también colaboraron a alimentar el debate acerca del valor de la detección del cáncer de mama. Un falso positivo se refiere a lo que sucede cuando una mamografía muestra un área anómala que parece cáncer pero resulta ser un área sana. En definitiva, la noticia es buena: no es cáncer de mama. Sin embargo, el área sospechosa suele requerir un seguimiento con varios médicos, y análisis y procedimientos adicionales incluida una posible biopsia. Un falso positivo implica costos psicológicos, físicos y económicos.

Estos estudios y las historias mediáticas resultantes han alimentado el debate en curso acerca del valor de las mamografías de detección. Para ayudar a resolver la discusión, un grupo de investigadores de todo el mundo reexaminó datos de cuatro grandes estudios sobre los riesgos y beneficios de las pruebas de detección de cáncer de mama. Encontraron que los beneficios de las mamografías de detección a través de los cuatro estudios son más consistentes de lo anteriormente informado. También encontraron que todos los estudios mostraron una reducción considerable en el número de muertes por cáncer de mama debido a las mamografías de detección.

El estudio, «Disparidades en el cálculo de beneficios y daños fruto de las mamografías: ¿Son realmente diferentes las cifras?» (Disparities in the estimates of benefits and harms from mammography: Are the numbers really different?) se presentó el 11 de diciembre de 2013 en el Simposio sobre Cáncer de Mama 2013 de San Antonio. Los resultados del estudio se publicaron en la edición de noviembre de 2013 de Breast Cancer Management. El artículo se tituló "Controversias reales y artificiales en la detección del cáncer de mama" (Real and artificial controversies in breast cancer screening) (en inglés).

Los cuatro estudios revisados por los investigadores son:

  • the Nordic Cochrane review
  • the U.K. Independent Breast Screening review
  • the U.S. Preventive Services Task Force review
  • the European Screening Network review

Cada uno de ellos calculó cuántas mujeres sería necesario revisar para evitar una muerte por cáncer de mama. Los resultados varían entre 111 y 2000, una diferencia de casi 20 veces. Esto resulta de importancia porque cuantas más mujeres sea necesario revisar, más sobrediagnósticos y falsos positivos habrá.

Los investigadores buscaban averiguar si estas diferencias eran reales o si se debían a variaciones en la forma de desarrollar cada estudio, así que analizaron las particularidades de cada uno de ellos. Encontraron que los estudios diferían ampliamente en función de:

  • la edad de las mujeres participantes
  • los períodos de detección
  • los períodos de seguimiento
  • el número de mujeres a las que se invitó a realizarse las pruebas de detección versus el número de mujeres que finalmente llegaron a hacerse los estudios

Debido a estas diferencias, los estudios no comparaban realmente las mismas cosas. En lugar de comparar manzanas con manzanas, las comparaban con peras, naranjas y bananas.

Así que los investigadores determinaron un estándar para los cuatro estudios. Esto significa que convirtieron cada estudio de modo que se centrara en los efectos de las mamografías de detección sobre las muertes por cáncer de mama en un período de 20 años, para mujeres entre la edad de 50 y 69 años.

Al hacer esto, la diferencia en el número de controles de detección a mujeres necesarios para evitar una muerte por cáncer de mama se redujo radicalmente. El número pasó a variar entre 64 y 257 en lugar de los 111 a 2000 originales. Esto resalta otros resultados que muestran que las mamografías de detección son una herramienta muy valiosa para salvar vidas.

«Es probable que el debate acerca del valor de las mamografías de detección continúe, y existen diferencias de opinión reales y razonables acerca de distintos aspectos de las pruebas de detección», dijo el doctor Robert Smith, director principal de detección del cáncer de la Sociedad Americana contra el Cáncer, quien presentó el estudio en San Antonio. «Sin embargo, esperamos que estos descubrimientos devuelvan a los médicos clínicos y al público en general la confianza en la efectividad de las mamografías de detección. Estas deberían seguir desempeñando un papel muy importante en nuestra lucha por prevenir las muertes por cáncer de mama».

Si eres mayor de 40 años y tienes un riesgo promedio de padecer cáncer de mama, las mamografías de detección anuales deben formar parte de tu atención médica. Si tu riesgo de desarrollar cáncer de mama es más alto que el promedio, debes consultar a tu médico sobre un plan de detección de cáncer de mama más agresivo que sea más adecuado para tu situación particular.

Eres única y mereces la mejor atención posible. No permitas que ningún obstáculo te impida hacerte las mamografías de detección periódicas:

  • Si te preocupa el costo, habla con tu médico, con un trabajador social del hospital local o con los miembros del personal de un centro de mamografías. Consulta sobre programas gratuitos en tu área.
  • Si tienes problemas para programar una mamografía, llama al Instituto Nacional del Cáncer (800-4-CANCER) o al Colegio Americano de Radiología (800-227-5463) para localizar proveedores de mamografía certificados cerca de tu área.
  • Si las mamografías te causan dolor, consulta a los miembros del personal del centro de mamografías cómo se puede hacer para que la experiencia sea lo más sencilla y cómoda posible para ti.

Para obtener más información, visita las páginas Mamografías del sitio Breastcancer.org.


Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio