Únete

Estudio canadiense cuestiona el valor de las mamografías para mujeres entre 40 y 59 años; los expertos dicen que la investigación es defectuosa

Varios estudios extensos, incluida una revisión a cargo del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos, de 2009, y un estudio de las causas de muerte en el Reino Unido en 2013, ponen en cuestión el valor de las mamografías de detección.

Por otro lado, un grupo de investigadores de todo el mundo reexaminó datos de cuatro grandes estudios sobre los riesgos y beneficios de las pruebas de detección de cáncer de mama, y presentó sus resultados en el Simposio sobre Cáncer de Mama 2013 de San Antonio. Encontraron que los beneficios de las mamografías de detección a través de estos estudios son más consistentes de lo anteriormente informado. También encontraron que todos los estudios mostraron una reducción considerable en el número de muertes por cáncer de mama debido a las mamografías de detección.

Los médicos que cuestionan el valor de las mamografías dicen que, si bien estas sí pueden salvar vidas, se diagnostica de más a tres o cuatro mujeres por cada muerte por cáncer de mama evitada. El sobrediagnóstico se refiere a cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Una mamografía de detección encuentra un área sospechosa que eventualmente se hubiera diagnosticado como cáncer a través de otros métodos, sin efecto alguno en el pronóstico.
  • Una mamografía de detección encuentra un área sospechosa que nunca habría afectado la salud de una mujer si no se la hubiera encontrado o tratado.

Los resultados falsos positivos de las mamografías de detección también colaboraron a alimentar el debate acerca del valor de la detección del cáncer de mama. Un falso positivo se refiere a lo que sucede cuando una mamografía muestra un área anómala que parece cáncer pero resulta ser un área sana. En definitiva, la noticia es buena: no es cáncer de mama. Sin embargo, el área sospechosa suele requerir un seguimiento con varios médicos, y análisis y procedimientos adicionales que incluyen una posible biopsia. Un falso positivo implica costos psicológicos, físicos y económicos.

Estos estudios y las historias mediáticas resultantes han alimentado el debate en curso acerca del valor de las mamografías de detección.

Ahora, un nuevo estudio canadiense ha descubierto que, después de 25 años de seguimiento, las mamografías anuales no redujeron la cantidad de mujeres de entre 40 y 59 años que murieron de cáncer de mama, en comparación con las mujeres que no se realizaron mamografías y solo se realizaron un examen físico. De cualquier forma, muchos expertos se apresuraron en criticar el estudio como defectuoso y engañoso.

Esta investigación se publicó en la edición del 11 de febrero de 2014 de BMJ. Lea el abstracto de “Twenty five year follow-up for breast cancer incidence and mortality of the Canadian national Breast Screening Study: randomized screening trial” (Seguimiento de veinticinco años para la incidencia y mortalidad de cáncer de mama del Estudio de detección nacional canadiense: ensayo de detección aleatorizada) (en inglés).

En el estudio, los investigadores asignaron al azar a 89,835 mujeres canadienses de 40 a 59 años de edad para que tuvieran una mamografía anual o no durante un período de 5 años. Todas las mujeres de 50 a 59 años tuvieron un examen mamario físico todos los años, sin importar si pertenecían o no al grupo de las mamografías. Las mujeres entre 40 y 49 años que estaban en el grupo de la mamografía también se realizaron un examen mamario todos los años. Las mujeres entre 40 y 49 años que no estaban en el grupo de la mamografía se realizaron un examen mamario cuando comenzó el estudio y luego recibieron cuidado estándar. La atención estándar significa que se realizaron mamografías y cualquier procedimiento de seguimiento necesario después de que terminara el período de cinco años del estudio.

Durante el período de cinco años cuando las mujeres en el grupo de las mamografías se sometían a detecciones:

  • se diagnosticaron 666 casos de cáncer de mama en las mujeres del grupo de las mamografías
  • se diagnosticaron 524 casos de cáncer de mama en las mujeres que no estaban en el grupo de las mamografías
  • 180 mujeres del grupo de las mamografías murieron de cáncer de mama
  • 171 mujeres fuera del grupo de las mamografías murieron de cáncer de mama

Durante los 25 años totales del estudio:

  • se diagnosticaron 3250 casos de cáncer de mama en las mujeres del grupo de las mamografías
  • se diagnosticaron 3133 casos de cáncer de mama en las mujeres que no estaban en el grupo de las mamografías
  • 500 mujeres del grupo de las mamografías murieron de cáncer de mama
  • 505 mujeres fuera del grupo de las mamografías murieron de cáncer de mama

Los investigadores concluyeron que las mamografías anuales no disminuyeron la cantidad de mujeres de 40 a 59 años que muere de cáncer de mama en comparación con el examen físico anual.

Sin embargo, existen algunas preguntas acerca de este estudio. Apenas fue publicado, el Colegio Americano de Radiología y la Sociedad de Imágenes Mamarias publicaron una declaración conjunta (en inglés) en la que manifestaban que el estudio era «un análisis increíblemente engañoso basado en el Estudio de detección nacional canadiense muy defectuoso y ampliamente desacreditado». La declaración conjunta continuó para decir que la calidad de la mamografía utilizada en el estudio canadiense era pobre y que el estudio había usado máquinas de mamografía de segunda mano. Las organizaciones también dijeron: «En la publicación BMJ más reciente, solo el 32 % de los casos de cáncer de mama fueron detectados solo por mamografía. Este número extremadamente bajo es consistente con la mamografía de poca calidad. Solo por mamografía se deberían detectar al menos dos tercios de los casos de cáncer de mama».

El Dr. Larry Norton, director médico adjunto de los programas sobre el cáncer de mama en Memorial Sloan-Kettering y miembro del Comité Profesional de Asesoría de Breastcancer.org, advirtió a las mujeres que no se dejaran influenciar por los titulares.

«Esto es seguimiento adicional de un estudio defectuoso», dijo Norton. «No hay datos nuevos aquí, por lo que no debería influenciar ningún cambio en las recomendaciones de detección».

Si eres mayor de 40 años y tienes un riesgo promedio de padecer cáncer de mama, las mamografías de detección anuales deben formar parte de tu atención médica. Si tu riesgo de desarrollar cáncer de mama es más alto que el promedio, debes consultar a tu médico sobre un plan de detección de cáncer de mama más agresivo que sea más adecuado para tu situación particular.

Eres única y mereces la mejor atención posible. No permita que ningún obstáculo le impida hacerse las mamografías de detección periódicas:

  • Si te preocupa el costo, habla con tu médico, con un trabajador social del hospital local o con los miembros del personal de un centro de mamografías. Pregunte sobre programas gratuitos en tu área.
  • Si tienes problemas para programar una mamografía, llama al Instituto Nacional del Cáncer (800-4-CANCER) o al Colegio Americano de Radiología (800-227-5463) para localizar proveedores de mamografía certificados cerca de tu área.
  • Si las mamografías te causan dolor, pregunta a los miembros del personal del centro de mamografías cómo se puede hacer para que la experiencia sea lo más sencilla y cómoda posible para ti.

Para obtener más información, visita las páginas Mamografías del sitio Breastcancer.org.


Sr covid19 es sidebar v01
Volver al inicio