Únete

Las directrices actualizadas de la ASCO recomiendan la hormonoterapia adyuvante durante 10 años en lugar de 5

Read this page in English

Después de la cirugía, las mujeres con diagnóstico de cáncer de mama con receptores de hormonas positivos suelen tomar medicamentos de terapia hormonal para reducir el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer (recurrencia). La terapia hormonal administrada después de la cirugía se denomina hormonoterapia adyuvante.

Los medicamentos de la hormonoterapia actúan de dos formas:

  • mediante la reducción de la concentración de estrógeno en el cuerpo
  • mediante el bloqueo de la acción del estrógeno en las células del cáncer de mama

Hay varios tipos de medicamentos indicados para la hormonoterapia. El tamoxifeno, un modulador selectivo de los receptores de estrógeno (MSRE), es uno de los más conocidos. El tamoxifeno también puede utilizarse para tratar a mujeres premenopáusicas y posmenopáusicas. En 2005, se demostró que los inhibidores de la aromatasa:

  • Arimidex (nombre genérico: anastrozol)
  • Aromasin (nombre genérico: exemestano)
  • Femara (nombre genérico: letrozol)

eran más eficaces para reducir el riesgo de recurrencia en mujeres posmenopáusicas y actualmente se los utiliza con más frecuencia que el tamoxifeno para tratar a las mujeres que ya atravesaron la menopausia. Los inhibidores de la aromatasa no se utilizan para reducir el riesgo de recurrencia en mujeres premenopáusicas.

La Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) ha establecido nuevas directrices sobre la hormonoterapia adyuvante que recomiendan ofrecerles a todas las mujeres con diagnóstico de cáncer de mama con receptores de hormonas positivos la opción de una hormonoterapia durante 10 años.

Las directrices fueron publicadas en línea el 27 de mayo de 2014 por la revista científica Journal of Clinical Oncology. Lee el resumen de “Adjuvant Endocrine Therapy for Women With Hormone Receptor-Positive Breast Cancer: American Society of Clinical Oncology Clinical Practice Guideline Focused Update” (Terapia endocrina adyuvante para mujeres con cáncer de mama con receptores de hormonas positivos: actualización específica de las directrices de práctica clínica de la Sociedad Americana de Oncología Clínica) (en inglés).

La ASCO es una organización nacional de oncólogos y otros profesionales especializados en el tratamiento del cáncer. Las directrices de la ASCO brindan a los médicos recomendaciones para tratamientos y pruebas de estudio avalados por gran cantidad de investigaciones y experiencias fiables.

Cuatro de los expertos que redactaron las nuevas directrices son miembros del Comité Profesional de Asesoría de Breastcancer.org:

  • El Dr. Thomas Buchholz, F.A.C.R., es profesor y presidente del Departamento de Radiooncología del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas y es titular de la Cátedra Frank T. McGraw para el estudio del cáncer.
  • La Dra. Jennifer Griggs, M.P.H., es profesora asociada de medicina en la Universidad de Michigan.
  • El Dr. Clifford Hudis es jefe del Servicio de medicina para cáncer de mama y médico adjunto en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, y profesor de medicina en el Weill Medical College de la Universidad Cornell; actualmente, el Dr. Hudis se desempeña como presidente de la ASCO.
  • El Dr. Eric Winer es profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y director del Programa de oncología mamaria del Centro Susan F. Smith para cáncer en la mujer del Instituto para el Cáncer Dana-Farber.

Las nuevas directrices se basan en los resultados de grandes estudios que muestran que la toma de tamoxifeno durante 10 años en lugar de 5 años después de la cirugía:

  • Disminuye el riesgo de recurrencia.
  • Mejora los índices de supervivencia del cáncer de mama.
  • Mejora los índices de supervivencia global.

Para las mujeres con diagnóstico de cáncer de mama con receptores de hormonas positivos, las directrices actualizadas de la ASCO recomiendan que:

  • Las mujeres premenopáusicas y perimenopáusicas con diagnóstico reciente tomen tamoxifeno durante 5 años como primera hormonoterapia y que, una vez cumplidos estos 5 años, la continuación de la hormonoterapia durante 5 años más (10 años de hormonoterapia en total) se determine en función de la condición menopáusica de la mujer:
    • Las mujeres posmenopáusicas pueden tomar tamoxifeno otros 5 años o cambiar por un inhibidor de la aromatasa durante 5 años.
    • Las mujeres pre- y perimenopáusicas pueden seguir tomando tamoxifeno durante otros 5 años.
  • Las mujeres posmenopáusicas con diagnóstico reciente tienen varias opciones:
    • tomar tamoxifeno durante 10 años
    • tomar un inhibidor de la aromatasa durante 5 años (hasta el momento, no hay evidencias suficientes para recomendar que se tome un inhibidor de la aromatasa durante 10 años)
    • tomar tamoxifeno durante 5 años y luego cambiar por un inhibidor de la aromatasa durante otros 5 años (10 años de hormonoterapia en total)
    • tomar tamoxifeno durante 2 a 3 años y luego cambiar por un inhibidor de la aromatasa durante otros 5 años (7 a 8 años de hormonoterapia en total)
  • Las mujeres posmenopáusicas que comenzaron a tomar un inhibidor de la aromatasa, pero no terminaron los 5 años de tratamiento, pueden cambiar por tamoxifeno hasta completar los 5 años de hormonoterapia.
  • Las mujeres posmenopáusicas que comenzaron a tomar tamoxifeno, pero no terminaron los 5 años de tratamiento, pueden cambiar por un inhibidor de la aromatasa y tomarlo durante 5 años (7 a 8 años de hormonoterapia en total).

Tanto el tamoxifeno como los inhibidores de la aromatasa pueden causar efectos secundarios. El tamoxifeno puede causar bochornos y aumentar el riesgo de presentar coágulos sanguíneos y accidentes cerebrovasculares. Los inhibidores de la aromatasa pueden causar molestias y dolores musculares y de las articulaciones, además de bochornos. Algunos efectos secundarios menos comunes, aunque más graves, de los inhibidores de la aromatasa son problemas cardíacos, osteoporosis y fracturas óseas. Sin embargo, los beneficios de la hormonoterapia durante 10 años superan los riesgos.

Si te han diagnosticado cáncer de mama incipiente con receptores de hormonas positivos, es probable que tomes algún tipo de medicamento hormonal durante 10 años. Si el médico no te recomienda prolongar el tratamiento con hormonas, es conveniente que preguntes por qué. Juntos pueden elegir el mejor plan de tratamiento para ti.

Visita las páginas de Hormonoterapia de Breastcancer.org para obtener más información.

También es importante que hables con tu médico si tienes efectos secundarios molestos causados por los medicamentos hormonales. Hay maneras de manejar estos efectos secundarios, incluso con acupuntura y ejercicio. También puedes probar con una hormonoterapia diferente.

Para obtener más información, visita las páginas sobre Cómo cumplir el tratamiento de Breastcancer.org.


Sr covid19 es sidebar v01
Volver al inicio